Germina ambicioso proyecto de arbovirus en Puerto Rico

Dr. Juan Carlos Orengo Valverde, catedrático de Epidemiología de la Ponce Health Science University (PHSU) junto a la Dra. Luisa Morales, epidemióloga molecular. Copyright Servicio de Noticias Científicas de Medicina y Salud Pública de Puerto Rico.

Mucho se habla de un sistema de salud reactivo, donde los servicios están fragmentados y dirigidos a solo tratar las enfermedades mas no prevenirlas.

Mientras, muchos especialistas en salud pública aúnan estrategias para de alguna forma, lograr imponerle al aparato salubrista proyectos de ayuden a prevenir consecuencias adversas para la salud de los pacientes puertorriqueños.

Precisamente la determinación de riesgos, prevención y control de las enfermedades más emergentes de la isla como el dengue, chikungunya y Zika a través de modelos entomológicos, moleculares y de educación es la misión de un ambicioso proyecto de arbovirus de la Ponce Health Science University (PHSU), liderado por Dr. Juan Carlos Orengo Valverde, catedrático de Epidemiología del centro académico.

En entrevista con la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP), Orengo Valverde explicó que el proyecto piloto trabaja directamente con el vector del arbovirus, el mosquito Aedes Aegypti, que transmite dichas afecciones virales en Puerto Rico y para las cuales aún no se ha podido desarrollar alguna vacuna.

El mismo está compuesto por tres grandes fases, comenzando por vigilancia entomológica y molecular,  la creación por primera vez de modelos matemáticos de la epidemia y de ciudadanos empoderados de herramientas de prevención a través de la educación.

La unión de paso de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Mayagüez (RUM) así como el Recinto de Ponce, con epidemiólogos moleculares y entomólogos, ha provocado que por primera vez el proyecto emitiera un cálculo sobre cuántas personas aproximadamente podrían en Puerto Rico adquirir el virus del Zika de un mosquito infectado, revelando que en la isla tres personas podrían infectarse de un solo vector.

La iniciativa tampoco fuera posible sin varios equipos de intervenciones salubristas del Programa de Salud Pública de la PHSU, donde voluntarios de la comunidad han sido entrenados para

brindar charlas de prevención y control de vector alrededor de la isla.

“Se capturarán las hembras, se eutanizarán y se clasificarán en grupos y por medio de la técnica de RT-PCR con los que identificaremos qué tipo de virus podría estar portando ese mosquito entre dengue, chikungunya o Zika. Juntando la información obtenida por los ciudadanos entomólogos y la parte molecular, se evaluarán los riesgos de infección de cualquier arbovirus en una determinada zona de la comunidad”, abundó.

“Nosotros educamos y permitimos que la comunidad se empodere y velen por su salud que es lo importante. También educaremos a los ciudadanos entomólogos. Lo que harán estos ciudadanos es marcar el tipo de mosquito que identifiquen así como las larvas, para saber si existe el mosquito que transmite la enfermedad, etcétera. También estamos desarrollando una nueva trampa”, explicó a MSP el salubrista.

Más allá, la creación por primera vez de una guía de mosquitos será parte de la iniciativa de tal forma que las agencias salubristas conozcan la distribución de mosquitos en Puerto Rico.

Se espera que este proyecto piloto pueda extenderse a otros municipios de la isla.

El Dr. Orengo Valverde también funge como editor-fundador de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP), único medio especializado en Puerto Rico en noticias en el ámbito de la medicina, investigación y salud pública en Puerto Rico.

Comentarios

X