No todas las faringitis son iguales: conoce los tipos y síntomas asociados a cada una

La faringitis puede ocasionar graves complicaciones en su salud. Un ´simple resfriado´ puede llevarlo a la muerte

Alexander Triana Yanquén

    No todas las faringitis son iguales: conoce los tipos y síntomas asociados a cada una

    La faringitis es una inflamación en la parte posterior de la garganta o faringe, ubicada entre las amígdalas y la laringe. En la mayoría de los casos se presentan dolores de garganta causados por resfriados, gripe, virus coxsackie o mononucleosis. Las faringitis crónicas son mucho menos frecuentes.

    Faringitis aguda y crónica: las diferencias

    Existen dos tipos de faringitis: agudas y crónicas. En el caso de las primeras se producen por virus y bacterias, más raramente fúngicas, y hasta en el 30% de los casos no se identifica ningún microorganismo patógeno. Suelen presentando condiciones de clima frío cuando las enfermedades de tipo respiratorio e infecciones son más altas. 

    Las faringitis bacterianas son más frecuentes en niños y la mayoría de las veces son producidas por el estreptococo beta hemolítico del grupo A. La faringitis estreptocócica es una causa grave de faringitis. Las complicaciones de la faringitis estreptocócica pueden incluir fiebre reumática aguda, insuficiencia renal y enfermedades graves como la bacteriemia y el síndrome del choque tóxico estreptocócico. En los adultos es relativamente frecuente la faringitis gonocócica producida por Neisseria gonorrhoeae.

    Faringitis crónica

    En el caso de las segundas, las faringitis crónicas, representan modificaciones inflamatorias, irritativas o alérgicas de la faringe, que se mantienen a lo largo del tiempo. No suele tener una causa infecciosa, sino una serie de factores causales debido a diferentes aspectos como: alergias, consumo de alcohol, cigarrillo, sinusitis, factores hormonales (menopausia, hipotiroidismo), diabetes y el abuso de gotas.

    En las faringitis crónicas hay una sensación muy molesta de secuela de garganta, carraspera, eliminación de mucosidad espesa, sensación de ocupación faríngea, dificultad para tragar saliva, aunque el paciente tiene la necesidad de tragar constantemente, sensación de sed y tos irritativa.

    De acuerdo a las edades se ven diferentes sintomas

    En los niños y adolescentes el cuadro coincide siempre con un aumento del tamaño de amígdala faríngea, adenoides o «vegetaciones». Frecuentemente aparecen crisis agudas con otitis de repetición y gran cantidad de producción de moco que baja del cavum.

    En los adultos pueden presentarse de diferentes formas como: Faringitis purulenta (con pus). Casi siempre coincide con rinorrea o aumento de la mucosidad nasal purulenta o sinusitis crónica. El origen es siempre nasal;  faringitis congestiva frecuente en alcohólicos, fumadores y profesionales de ambientes con polvo. Hay enrojecimiento faríngeo y tos seca; faringitis hiperplásica (aumento de tamaño de las estructuras glandulares de la faringe que provocan un aumento de producción de moco); faringitis seca (hay atrofia o adelgazamiento de las glándulas, secundaria a un aumento de la ventilación nasal por operaciones agresivas sobre los cornetes o el tabique nasal).

    Faringitis estreptocócica

    La faringitis aguda producida por el estreptococo betahemolítico del grupo A es la infección bacteriana más común de la faringe. Es más frecuente entre los 5 y los 15 años de edad, aunque puede aparecer también en niños pequeños y en adultos. Es más común a finales de otoño, durante todo el invierno y a principios de primavera. La infección se contagia de persona a persona a través de las secreciones nasales o la saliva, a menudo entre miembros de la familia o las personas que conviven en la casa.

    Faringitis gonocócica

    La faringitis gonocócica, producida por la bacteria Neisseria gonorrhoeae o gonococo, es una enfermedad de transmisión sexual que se adquiere a través del sexo oral con una pareja infectada. En la mayoría de casos no hay síntomas, pero de presentarse son leves y cuando la enfermedad evoluciona hacia una gonococemia diseminada por el torrente circulatorio. La gonorrea sin tratamiento puede diseminarse a otras partes del cuerpo, produciendo inflamación de los testículos o la próstata en los hombres y enfermedad inflamatoria pélvica en las mujeres.

    Los síntomas típicos de la faringitis gonocócica son: irritación de garganta, dificultad para tragar, fiebre y adenopatías cervicales. Otros síntomas que pueden acompañar a la infección son los siguientes: dolor en el cuello, secreción nasal, congestión nasal, dolor muscular, rigidez articular, dolor de cabeza, alteración del sentido del gusto. Cabe mencionar que puede cursar sin síntomas y su diagnóstico solamente se realiza por medio de un frotis faríngeo positivo para el gonococo tras su cultivo en el laboratorio.

    Candidiasis orofaríngea

    La candidiasis de la boca y la faringe, conocida como muguet o candidiasis orofaríngea (COF) es una infección fúngica producida por el hongo Candida. El cual es un residente habitual de la piel o las membranas mucosas, pero en situaciones de desequilibrio del microambiente del interior de la boca y la faringe es capaz de multiplicarse y acabar produciendo los síntomas clásicos del muguet.

    La COF puede afectar a recién nacidos normales, especialmente si la madre padece candidiasis vulvovaginal durante el embarazo y el parto, pero ocurre con mayor frecuencia y es más grave en pacientes con su sistema inmunitario debilitado, y en particular en pacientes con sida.

    Los síntomas clásicos del muguet son la presencia de manchas blancas indoloras sobre la mucosa de la orofaringe, que puede acompañarse de dolor y dificultad al tragar. En la mayoría de los casos se deben a la Candida presente en el propio organismo del paciente, en particular, a los hongos normalmente residentes en la boca y al tracto digestivo.

    Fuente: elsevier.es



    Mas noticias de Infectología