Ghana declara brote del letal y altamente infeccioso Virus de Marburgo

De la misma familia que el ébola este virus que ahora prende las alarmas, fue descubierto por primera vez en la ciudad de Marburgo, Alemania, en 1967.

Pedro Felipe Cuellar

    Ghana declara brote del letal y altamente infeccioso Virus de Marburgo

    Ghana, país de África Occidental, hoy confirmo sus dos primeros casos del mortal virus, y con una tasa de infección es alta; según informan las autoridades del país, los dos pacientes, fallecieron en un hospital del sur de Ashanti. 

    La agencia de la ONU ha desplegado expertos, y ha entregado equipos de protección personal, para reforzar la vigilancia, hacer pruebas, rastrear contactos y alertar a las comunidades

    Dieron como resultado, las muestras de estos dos pacientes que fueron confirmadas por un laboratorio en Senegal, para este momento los funcionarios de salud de Ghana, informan que actualmente se cuentan 98 personas en cuarentena como casos sospechosos de contacto. 

    ¿Qué se adelanta, con respecto a la Salud Pública?

    Por su parta la Organización Mundial de la Salud (OMS), que está apoyando a las autoridades sanitarias del país, elogió la rápida respuesta frente al tema por parte de Ghana, "las autoridades sanitarias han respondido rápidamente, adelantándose a la preparación para un posible brote. Esto es bueno porque, sin una acción inmediata y decisiva, -el virus de- Marburgo puede descontrolarse fácilmente", afirmó la directora de la OMS para África, Matshidiso Moeti, mediante un comunicado.

    Además, dicha organización se ha comunicado con los países vecinos de alto riesgo de Ghana y que están en alerta, "La OMS está apoyando a las autoridades sanitarias sobre el terreno y, ahora que se ha declarado el brote, estamos reuniendo más recursos para la respuesta", agregó Moeti.

    ¿Existe tratamiento?

    Frente a este virus Marburgo (EVM), aún no se cuenta con tratamiento, los médicos y especialistas señalan que beber mucha agua y tratar los síntomas específicos que van surgiendo como consecuencia del virus mejora las posibilidades de supervivencia del paciente.

    ¿Cómo se trasmite esta enfermedad?

    Este virus surge a través de los murciélagos de fruta, y fue trasmitido a las personas, se propaga entre humanos gracias a los fluidos corporales; esta es una enfermedad a menudo mortal. 

    Por lo que los profesionales recomiendan, alejarse de las cuevas, cocinar muy bien y completamente todos los alimentos cárnicos antes de consumirlos.

    ¿Hay tratamientos o vacunas?

    Aunque no hay vacunas ni tratamientos antivirales aprobados para tratar el virus, los cuidados -rehidratación con líquidos orales o intravenosos- y el tratamiento de síntomas específicos, mejoran la supervivencia. Se están evaluando diversos tratamientos potenciales, como productos sanguíneos, terapias inmunológicas y farmacológicas, así como vacunas candidatas con datos de fase 1.

    Desde un punto de vista clínico, puede resultar difícil distinguir el Marburgo de otras enfermedades infecciosas como el paludismo, la fiebre tifoidea, la shigelosis, la meningitis y otras fiebres hemorrágicas víricas. Para confirmar que la causa de los síntomas es el virus de Marburg se emplean métodos de diagnóstico en laboratorio como pruebas PCR y de antígenos.

    Algunos síntomas son: 

    • Dolor de cabeza;

    • fiebre;

    • dolores musculares;

    • vómitos con sangre;

    • hemorragia.

    Esta es la segunda vez que se identifica el Marburgo en África Occidental; puesto que hubo un caso confirmado en Guinea el año pasado, pero ese brote se declaró finalizado, cinco semanas después de que se identificara el primer caso.

    Anteriormente, se han registrado otros brotes y casos aislados en regiones como: Angola, República Democrática del Congo, Kenia, Sudáfrica y Uganda; este virus en el año 2005, y que mató a más de 200 personas en Angola, ha sido el brote más letal registrado hasta el momento, según la OMS.

    ¿Cómo se controla correctamente?

    Para controlar correctamente los brotes se deben aplicar varias medidas relacionadas con el tratamiento, la prevención y el control de la infección, la vigilancia y el rastreo de los contactos, la calidad de los servicios de laboratorio, la seguridad de las inhumaciones y la movilización social. La participación de la población es fundamental para controlar los brotes.

    Los mensajes de la OMS están encaminados a reducir el riesgo deberían centrarse en varias cuestiones:

    - La reducción del riesgo de transmisión del murciélago de la fruta al ser humano a través de la exposición prolongada en minas o cuevas habitadas por colonias de estos animales. Durante los brotes deben cocinarse bien todos los productos animales (sangre y carne).

    - Debe evitarse el contacto físico estrecho con pacientes infectados por el virus de Marburgo. Las personas que cuiden a pacientes en el domicilio deben llevar guantes y otras prendas de protección personal adecuadas y lavarse las manos regularmente. También es necesario lavarse las manos tras visitar a pacientes hospitalizados o atender a pacientes en su domicilio.

    - Las comunidades afectadas deben hacer lo posible por informar debidamente a la población acerca de la naturaleza de la enfermedad y de las medidas necesarias de contención de los brotes.

    - La inhumación de los cadáveres debe ser rápida, digna y sin riesgos y se debe identificar a las personas que puedan haber estado en contacto con alguna persona infectada y hacerles seguimiento durante 21 días separar  las personas sanas y las enfermas para no aumentar la propagación.

    - La reducción del riesgo de transmisión sexual. De acuerdo con los resultados de las investigaciones en curso, la OMS recomienda que los varones convalecientes no incurran en riesgos y apliquen medidas protectoras durante las relaciones sexuales, además de mantener una buena higiene durante los 12 meses posteriores al inicio de los síntomas o hasta que los análisis del semen den dos veces negativo para el virus de Marburgo.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Infectología