El uso de TDF en la coinfección VHB-VIH está relacionado con problemas renales y óseos

El TDF es un componente común de la terapia antirretroviral en adultos coinfectados con Hepatitis B y el virus de la inmunodeficiencia humana.

Luisa Ochoa

    El uso de TDF en la coinfección VHB-VIH está relacionado con problemas renales y óseos

    Los pacientes coinfectados con el virus de la hepatitis B (VHB) y el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que toman tenofovir disoproxil fumarato (TDF) pueden tener un empeoramiento de la función renal y del recambio óseo, según un pequeño estudio de cohorte prospectivo en HIV Medicine.

    "En esta cohorte de adultos VHB-VIH con alta prevalencia de uso de tenofovir, varios biomarcadores de la función renal y el recambio óseo indicaron un empeoramiento del estado durante aproximadamente 4 años, lo que destaca la importancia de la concienciación de los médicos", dijo el autor principal Richard K. Sterling, MD.

    El TDF es un componente frecuente de la terapia antirretroviral (ART) en adultos coinfectados con HBV y VIH. Se sabe que el fármaco afecta negativamente a la función renal y al recambio óseo, pero pocos estudios han evaluado estos problemas, escriben los autores.

    "Es importante monitorear los efectos a largo plazo del TDF sobre la salud renal y ósea", aconsejó Sterling. "Para la salud renal, los médicos deben controlar la TFG y la creatinina y para la salud ósea, es posible que el control del calcio sérico, la vitamina D, la hormona paratiroidea y el fosfato no detecte el aumento del recambio óseo".

    "Sabíamos que el TDF puede causar disfunción renal; sin embargo, nos sorprendió que no observamos un aumento significativo en la creatinina sérica, pero sí observamos una disminución en la tasa de filtración glomerular y varios marcadores de aumento del recambio óseo".

    Estudio de pacientes con los virus de Hepatitis B y VIH

    Sterling y sus colegas inscribieron a adultos coinfectados con el VHB y el VIH, que estaban tomando cualquier tipo de TAR, en su estudio en ocho sitios de América del Norte.

    Los autores evaluaron datos demográficos, historial médico, informes sobre el estado de salud actual, exámenes físicos y análisis de sangre y orina. Extrajeron datos clínicos, de laboratorio y radiológicos de registros médicos, y procesaron sangre completa, almacenaron suero a -70 °C (-94 °F) en cada sitio y analizaron muestras en laboratorios centrales.

    Los investigadores evaluaron a los participantes al inicio del estudio y cada 24 semanas hasta 192 semanas (3,7 años). Analizaron los marcadores óseos del suero almacenado al inicio, la semana 96 y la semana 192 y registraron los cambios en los marcadores de la función renal y el recambio óseo a lo largo del tiempo.

    Al inicio del estudio, la mediana de edad de los 115 pacientes fue de 49 años; el 91 % eran hombres, de los cuales el 52 % eran negros no hispanos. Su índice de masa corporal (IMC) mediano fue de 26 kg/m 2, con un 6,3 % de participantes con bajo peso y un 59 % con sobrepeso u obesidad. Los participantes habían estado viviendo con el VIH durante una media de unos 20 años.

    En general, el 84 % de los participantes informaron que usaban tenofovir, el 3 % informó que no recibió terapia contra el VHB y el 80 % tenían supresión del VHB/VIH. Además, el 13 % tenía fibrosis hepática en estadio 2 y el 23 % tenía fibrosis hepática en estadio 3 o 4. Ningún participante informó utilizar inmunosupresores, el 4 % indicó que empleaba un anticoagulante. El 3 % afirmó tomar calcio, más vitamina D y el 33 % informó tomar multivitaminas.

    A lo largo del período de seguimiento, el uso de TDF osciló entre el 80 % y el 92 %. La tasa de filtración glomerular estimada (TFGe) disminuyó de 87,1 a 79,9 ml/min/1,73 m 2 durante 192 semanas, pero la prevalencia de eGFR <60 ml/min/1,73 m 2 no pareció cambiar con el tiempo (siempre <16%).

    Los predictores de disminución de eGFR incluyeron edad más joven, sexo masculino y sobrepeso u obesidad. Los predictores del empeoramiento del recambio óseo incluyeron raza negra, peso saludable, fibrosis avanzada, ADN del VHB indetectable y niveles más bajos de hormona paratiroidea.

    Sterling reconoció que las limitaciones del estudio incluyen su pequeña cohorte, el seguimiento corto y la falta de control de los participantes que estaban tomando TDF mientras estaban monoinfectados con el VHB o el VIH. Agregó que los puntos fuertes incluyen un seguimiento estrecho, la utilización de marcadores de recambio óseo y el control de la gravedad de la enfermedad hepática.

    Joseph Alvarnas, MD, hematólogo y oncólogo del Departamento de Hematología y Trasplante de Células Hematopoyéticas del Centro Oncológico Integral City of Hope en Duarte, California, dijo que acoge con beneplácito el rigor del estudio. "Este estudio proporciona un recordatorio importante de las complejidades de adoptar un enfoque de gestión integral para la atención de pacientes con infección por VIH a largo plazo", escribió Alvanas en un correo electrónico. Él no estaba involucrado en el estudio.

    "Más de 6 millones de personas en todo el mundo viven con coinfección", agregó. "Los pacientes coinfectados con el VHB y el VIH tienen necesidades de atención adicionales en comparación con aquellos que viven solo con una infección crónica por el VIH. Con más pacientes infectados con el VIH que se convierten en sobrevivientes a largo plazo que se manejan mediante el uso de TAR eficaz, comprender completamente las necesidades diferenciadas de atención a largo plazo de esta población es fundamental".

    Debika Bhattacharya, MD, especialista en coinfección por VIH y hepatitis viral en la División de Enfermedades Infecciosas de UCLA Health en Los Ángeles, se unió a Sterling y Alvarnas para asesorar a los médicos para que evalúen regularmente la salud renal y ósea de sus pacientes coinfectados.

    "Si bien este estudio se enfoca en el agente antirretroviral TDF muy común, será importante ver el impacto de un fármaco similar, tenofovir alafenamida (TAF), que se ha asociado con un menor impacto en la salud de los huesos y los riñones, en los resultados clínicos en pacientes con VHB. Coinfección con el VIH", escribió Bhattacharya, que tampoco participó en el estudio.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Infectología