Dengue y lo que debe saber sobre sus 4 serotipos: sarpullidos, intenso dolor muscular o hemorragias

Se recomienda evitar las picaduras de mosquitos mediante el uso de repelentes, ropa protectora y manteniendo cerradas puertas y ventanas sin protección.

Jose Ibraim Alape

    Dengue y lo que debe saber sobre sus 4 serotipos: sarpullidos, intenso dolor muscular o hemorragias

    El dengue, una infección viral transmitida por mosquitos, ha estado presente en áreas cálidas y húmedas del mundo, y aunque raro, también se ha registrado en partes de los Estados Unidos. La enfermedad es causada por cuatro virus relacionados y se propaga a través de la picadura de mosquitos infectados, siendo más común durante las estaciones lluviosas.

    Cómo se propaga el dengue y cuáles son sus síntomas

    El dengue se transmite exclusivamente por la picadura de mosquitos infectados y no directamente de persona a persona, aunque en casos raros puede transmitirse de madre a hijo durante el embarazo o a través de procedimientos médicos. 

    Los síntomas varían desde fiebre alta, náuseas y vómitos hasta sarpullido y dolores musculares, y generalmente duran de 2 a 7 días. Sin embargo, cerca de una de cada 20 personas desarrolla dengue grave, una forma seria de la enfermedad que puede llevar a complicaciones como shock, hemorragia interna e incluso la muerte.

    Serotipos del Dengue y complicaciones

    El dengue presenta cuatro serotipos diferentes: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4. Todos estos serotipos pueden causar dengue, pero la gravedad de la enfermedad puede variar según el serotipo y la respuesta inmunitaria del individuo.

    De hecho, el dengue hemorrágico es la complicación más grave y potencialmente mortal. Se caracteriza por un sangrado grave, daño en los órganos y disminución de las plaquetas en la sangre. Esta forma de dengue requiere atención médica inmediata y puede llevar a shock y fallo orgánico múltiple si no se trata adecuadamente.

    ¿Cómo identificar el dengue hemorrágico y el dengue clásico?

    Existen dos tipos de dengue, el clásico, que es una forma menos severa de la enfermedad, donde los síntomas suelen incluir fiebre alta, dolores musculares y articulares, dolor de cabeza y erupciones cutáneas. Aunque suelen ser molestos, la mayoría de los pacientes se recuperan por completo con el reposo adecuado y una hidratación adecuada.

    Por otro lado, el dengue grave es una forma más peligrosa de la enfermedad y requiere atención médica inmediata. Además de los síntomas mencionados anteriormente, los pacientes pueden experimentar complicaciones potencialmente mortales, como hemorragias internas, dificultad para respirar y daño en los órganos. La rápida detección y un tratamiento médico adecuado son fundamentales en estos casos para evitar complicaciones graves e incluso la muerte.

    Diagnóstico y tratamiento actuales

    El diagnóstico del dengue se realiza mediante un análisis de sangre que revela la presencia del virus. No hay un tratamiento específico para el dengue, y la mayoría de las personas mejoran después de aproximadamente una semana.

    Es fundamental descansar, tomar acetaminofén para controlar la fiebre y beber líquidos en casos leves. El dengue grave, sin embargo, requiere atención hospitalaria con líquidos intravenosos, control de la presión arterial y, en algunos casos, transfusiones sanguíneas.

    Prevención: vacuna y medidas de protección

    Una vacuna contra el dengue, llamada Dengvaxia, está aprobada para personas de 9 a 45 años que hayan tenido la enfermedad previamente. Sin embargo, esta vacuna no está exenta de controversias, y su aplicación se limita a áreas específicas donde el virus es común. En otras regiones, la prevención se centra en evitar las picaduras de mosquitos. Se recomienda el uso de repelentes de insectos, ropa protectora y mantener cerradas puertas y ventanas sin protección.

    Avances en la investigación sobre dengue y embarazo

    El dengue durante el embarazo puede tener consecuencias graves, y la transmisión al feto es posible. Investigaciones continúan para comprender mejor estos riesgos y desarrollar estrategias de prevención. Además, se están llevando a cabo estudios para mejorar el diagnóstico temprano y los tratamientos específicos.

    Así pues, la lucha contra el dengue no solo se centra en tratamientos actuales y prevención, sino también en investigaciones innovadoras. Se exploran terapias antivirales específicas, técnicas de modificación genética de mosquitos para reducir la transmisión y nuevas estrategias de vacunación. Además, la inteligencia artificial se utiliza para prever brotes y mejorar las respuestas de salud pública.

    En general, la prevención sigue siendo clave en la lucha contra el dengue. Con la combinación de medidas de protección personal, avances en la investigación y una mayor conciencia pública, se espera reducir la incidencia de esta enfermedad potencialmente grave. Si experimentas síntomas del dengue o resides en áreas propensas a la enfermedad, es crucial buscar atención médica para un diagnóstico adecuado y tratamiento oportuno.

    Fuentes consultadas aquí, aquí y aquí

    Más noticias de Infectología