Embarazo y alcohol: los trastornos del espectro alcohólico fetal

Los trastornos del espectro alcohólico fetal comprenden los efectos que se pueden manifestar en aquellos sujetos cuyas madres consumieron alcohol estando embarazadas.

Isbelia Farías

    Embarazo y alcohol: los trastornos del espectro alcohólico fetal

    Los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) hacen referencia a los efectos que se pueden manifestar en aquellas personas cuyas madres consumieron alcohol durante el embarazo y que pueden incluir padecimientos físicos, mentales, conductuales o de aprendizaje.

    El número exacto de los niños que padecen de estos trastornos no se ha determinado, pero, los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades calculan que entre 800 y 8.000 bebés en los Estados Unidos nacen cada año con este síndrome.

    Las afecciones del espectro alcohólico fetal

    Este trastorno comprende varias afecciones, incluyendo tres áreas específicas de anormalidades faciales: surco nasolabial liso (el área entre la nariz y el labio superior), un labio superior delgado, fisuras palpebrales pequeñas (la apertura horizontal del ojo).

    También incluye un déficit de crecimiento y anormalidades en el sistema nervioso central.

    Síndrome alcohólico fetal parcial

    Las personas que no reúnen las condiciones para un diagnóstico completo de este síndrome, pero tienen antecedentes de exposición al alcohol y ciertas anormalidades faciales, problemas de crecimiento o del sistema nervioso central, reciben el diagnóstico del síndrome alcohólico fetal parcial.

    Trastornos del desarrollo neurológico relacionado con el alcohol

    Aunque estas personas no tienen anormalidades faciales ni dificultades en el crecimiento, sí presentan problemas con el funcionamiento del cerebro y sistema nervioso, lo cual las hace proclive a padecer de discapacidades intelectuales, problemas de aprendizaje, conductuales y alteraciones de los nervios.

    Trastorno neuroconductual relacionado con la exposición prenatal al alcohol

    Estas personas, además de la exposición prenatal al alcohol, presentan deterioro de las funciones neurocognitivas de autorregulación y adaptación. Se manifiesta con síntomas en la infancia y deterioro en el área social, académica u ocupacional.

    Defectos de nacimiento asociado al alcohol

    Estas personas tienen problemas con la formación y funcionamiento de sus órganos, como el corazón, riñón, huesos, visión o audición.

    La causa

    Estos trastornos solo tienen lugar cuando la mujer embarazada ingiere bebidas alcohólicas, pues, esta pasa a la placenta y a la sangre del bebé, ocasionando daños en su cerebro y órgano. Si la mujer no consume alcohol, esto se puede prevenir hasta en un 100 % de los casos.

    Diagnóstico

    Aunque no existe una prueba específica para ello, algunas manifestaciones pudiesen dar indicios, tales como problemas en el desarrollo, de comportamiento, bajo rendimiento escolar, entre otras tareas del diario vivir.

    Tratamiento

    No hay un solo tratamiento que sea efectivo para los niños que sufren de estos trastornos, pues, estos varían según el caso particular. Algunos de estos tratamientos contemplan intervenciones educativas, modificación de la conducta, medicamentos, entrenamiento para padres, entrenamiento para destrezas sociales, terapias médicas, entre otros.

    Perspectivas para los niños con trastornos del espectro alcohólico fetal

    Estos trastornos del espectro alcohólico fetal son de por vida. No existe una cura, pero, si se identifican, se le puede brindar ayudar a los niños afectados y que ellos alcancen su potencial.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Genética