Desde Puerto Rico se prueba lo que podría ser la primera vacuna contra la hepatitis C

En medio de la crisis salubrista por la que atraviesa Puerto Rico, grandes logros se cosechan el campo de la ciencia e investigación.


Desde Puerto Rico se prueba lo que podría ser la primera vacuna contra la hepatitis C
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud PúblicaEn medio de la crisis salubrista por la que atraviesa Puerto Rico, grandes logros se cosechan el campo de la ciencia e investigación. Esta vez, el País logró tener el primer centro donde se prueba lo que podría ser la primera vacuna contra la infección de la hepatitis C.Y es que frente a los altos costos de los tratamientos que controlan el virus y el limitado acceso a estos, la comunidad científica se ha dado a la tarea de iniciar protocolos investigativos que buscan el que el sistema inmunológico sea el propio combatiente del virus y serán parte de esta nueva promesa se resguarda en los laboratoratorios puertorriqueños.

Son los doctores Marcia Cruz Correa, gastroenteróloga oncóloga del Centro Comprensivo de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico (CCCUPR), Víctor Carlo Cheverre?, director de la División de Gastroenterología de la Escuela de Medicina? del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) y el doctor Lemuel Melecio, médico generalista, quienes realizan el estudio en los centros de investigación del Puerto Rico Clinical and Translational Research Consortium (PRCTRC). A nivel de los Estados Unidos, Puerto Rico tiene el tercer centro, en conjunto con Mayo Clinic y Temple University.

El estudio es uno fase 1 inició hace dos meses en Puerto Rico? y hasta el momento son dos pacientes los que han recibido las dosis de la vacuna. Se espera que un tercer paciente se una al protocolo a inicios de la semana próxima, explicó la doctora Cruz Correa a Medicina y Salud Pública (MSP).

Entre los criterios de estos para ser parte de la investigación clínica -auspiciada por el Instituto Nacional de Cáncer y la farmacéutica Inovio- se encuentra el que sean pacientes que hace más de un año hayan sido diagnosticados con la infección, no tengan otras comorbilidades como el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) o complicaciones asociadas a la hepatitis C.En Puerto Rico 2.3% -más alta de los Estados Unidos, con un 1.8%- de la población está diagnosticada con hepatitis C y el 20% desarrolla cirrosis y otras complicaciones asociadas al virus, como la ascitis, encefalopatía, sangrado de las várices.Además, están en mayor riesgo de desarrollar cáncer del hígado, lo que requiere que estos pacientes necesiten un trasplante del órgano, siendo un problema serio de salud pública, sobretodo, por el uso de drogas intravenosas, donde el virus se cuela a través de los fluidos de la sangre.“A diferencia de otros víruses de hepatitis, como el “A” y el “B”, es que estos tienen sus vacunas mientras aún no existe para el “C”, señaló el doctor Melecio a MSP.“No es una vacunación habitual, es una vacuna de DNA. Nosotros le inyectamos material sintético a nuestros pacientes. Este material genético codifica para unas proteínas que se encuentran en la superficie del virus de Hepatitis C. Se trata de una terapia donde a través de anticuerpos logramos que el sistema inmunológico ataque el virus de la Hepatitis C. Es una vacuna bastante segura”, detalló el médico.“Estamos emocionados porque ofrece la oportunidad al paciente de?participar en un estudio novel para evaluar el desarrollo de una vacuna para atacar el virus de la Hepatitis C. Incluir a los pacientes hispanos de Puerto Rico en este estudio es importante para tomar en cuenta las particularidades genéticas de nuestra población”, insistió la Dra. Cruz.“Sabemos que los tratamientos contra la Hepatitis C son costosos, rondando los $80 mil y que los planes médicos presentan problemas para aprobarlos, distinto a los pacientes diagnosticados con cáncer, donde se consiguen las terapias. Una hospitalización nada más de un solo paciente con hepatoma o alguna complicación por cirrosis hepática podría rondar los $30 mil”, destacó.En detalle, son 36 semanas de vacuna, que buscan crear la inmunidad en estos pacientes. Las mismas estarán contenidas en cuatro dosis con un mes o mes y medio de diferencia.“Son pocos los estudios fase 1 en Puerto Rico”, celebró Cruz.  

Artículos Relacionados