COVID prolongado y su repercusión a nivel neurológico en la población puertorriqueña

El Long COVID, o COVID prolongado, deja secuelas, tal como se ha indicado en una sesión especial llevada a cabo por Puerto Rico Public Health Trust.

Isbelia Farías

    COVID prolongado y su repercusión a nivel neurológico en la población puertorriqueña

    En dicho panel se comentó que, entre los síntomas, las personas afectadas por esta enfermedad pueden experimentar fatiga, debilidad muscular, necesidad persistente de oxígeno, tos, trastornos cognitivos y neurológicos, de forma prolongada.

    Hasta el momento no se cuenta con un tratamiento exacto establecido, por lo que la guía es mejorar el estilo de vida, pues, los síntomas ni siquiera tienen una posible explicación. Asimismo, es destacable que la severidad respiratoria no va a la par con los síntomas iniciales.

    El historial del paciente es muy importante, sobre todo para determinar si ha recibido un trasplante de riñón y evaluar si algún medicamento le pudiese ocasionar daños.

    Luego de haber pasado COVID-19, el paciente puede sentirse cansado, con falta de aire, por lo que amerita ser evaluado a nivel cardiológico, así como también es necesario hacer una revisión de sus pulmones.

    Daños neurológicos

    Se puede dar, de igual modo, un daño neuronal en el área de la laringe, por lo que el paciente sentirá la necesidad de continuar tosiendo. No obstante, muchos pacientes vuelven a la normalidad, pero otros, luego de la suspensión de los esteroides, vuelven a experimentar los síntomas iniciales.

    Haciendo mayor énfasis en los síntomas respiratorios, la doctora Ruth Santos, neumóloga y catedrática del Recinto de Ciencias Médicas, acotó que los médicos no solo se deben guiar por las placas, ya que, en doce semanas, aunque el paciente manifieste sentirse mejor, las radiografías pueden presentar cambios.

    También comentó que en la espirometría no salen mal, pero es necesario efectuar la difusión para observar el intercambio de oxígeno y el carbono, lo cual permite evaluar mejor al paciente, pues, por medio de la medición constante, se determina si la enfermedad está mejorando o no.

    imagen-cuerpo

    Los pacientes también deben mantener, bajo supervisión médica, un nivel adecuado de vitamina D y conservar una buena higiene del sueño, para evitar la ansiedad y el insomnio que también pueden asociarse con el COVID prolongado.

    Aun padeciendo de COVID-19 severo y difuso, el paciente puede ir sanando, pero es necesaria la medición repetitiva del oxígeno. Finalmente, el paciente va a tener secuelas respiratorias, que pueden ser tratadas con esteroides, pero hacen falta más estudios.  

    Mas noticias de Covid-19