El poderoso legado de la Dra. Ana Finch en la salud cardiovascular de las mujeres puertorriqueñas

Por más de dos décadas la especialista ha liderado esfuerzos para sensibilizar sobre la importancia de la salud cardiovascular en la población femenina.

Luisa Ochoa

    El poderoso legado de la Dra. Ana Finch en la salud cardiovascular de las mujeres puertorriqueñas

    A principios de los 2000, un grupo de cardiólogas de Puerto Rico vio la necesidad de priorizar la atención de las enfermedades cardiovasculares en las mujeres, una población que por años había sido infravalorada y sobre la cual no se conocía que pudieran tener un mayor riesgo cardíaco en comparación con los hombres.

    Una de ellas fue la Dra. Ana Finch, cardióloga pediátrica y pasada presidenta de la Asociación de Cardiólogas de Puerto Rico, quien en los últimos 20 años ha sido un eje clave en la transformación de la cardiología en la Isla, a través de su liderazgo enfocado en educar sobre el impacto de las enfermedades cardíacas en la población femenina.

    Vea el programa completo aquí.

    "Nos hemos encontrado que muchas veces una mujer iba una sala de emergencia con dolor de pecho y no se le daba el mismo tratamiento que un hombre. Muchas veces creían que eran los nervios, otra cosa, y no se le daba la importancia a esos síntomas", afirmó.

    Trayectoria de la Dra. Ana Finch en la cardiología de Puerto Rico

    En ese contexto, la Dra. Ana Finch hizo parte de la fundación de la Asociación de Cardiólogas de Puerto Rico, una institución creada para cuidar a la mujer desde el punto de vista cardíaco y sensibilizar sobre la salud cardiovascular.

    "Durante muchos años instruimos a las mujeres y a sus familiares haciendo clínicas de pacientes donde se le enseñaba de las condiciones cardiovasculares y nos pasó como en Estados Unidos, las personas empezaron a crear conciencia sobre la educación cardiovascular, una de las principales causas de muerte en las mujeres", indicó.

    Debido a que las mujeres pasan por diferentes etapas en su vida, desde la adolescencia hasta la adultez, el embarazo, y después de los 50 años la menopausia; para la doctora era importante que no solo las pacientes se instruyeran en la prevención de estas enfermedades sino que los mismos médicos y especialistas comprendieran la presentación y el manejo de cada enfermedad desde una perspectiva enfocada hacia la mujer.

    "Empezamos a llevar informaciones, haciendo convenciones donde se enfatizaban a los compañeros médicos varones y también a los médicos primarios la importancia de la atención de las diferentes condiciones cardiovasculares de las mujeres", explicó.

    El trabajo realizado por la Dra. Ana Finch en el campo de la cardiología ha sido de admirar tanto por sus colegas como por la comunidad médica en general, ya que se ha convertido en una referente para la salud cardiovascular en Puerto Rico.

    Pese a que la especialista considera que se ha avanzado mucho en términos de igualdad en la atención médica y en la educación sobre el riesgo elevado que enfrentan las mujeres a nivel cardiovascular, aún persisten muchos retos por superar para disminuir las brechas e inequidades en la salud.

    Las mujeres siguen teniendo mayor riesgo cardiovascular

    "La mayoría de las mujeres son amas de casa y además son las portadoras de su hogar, por ende tienen muy poco tiempo para ellas. Hemos encontrado un aumento de la obesidad, con la obesidad tenemos la alta presión y con la alta presión viene también la diabetes. Por eso tenemos que sacar un tiempo para nosotras, no solo para salir de la rutina, sino para tener mejor salud".

    "La mayoría de las mujeres mueren de un derrame cerebral, de un accidente cardiovascular como un infarto y no solamente eso, muchas tienen problemas cardiovasculares, de las venas varicosas, enfermedades arteriales, además de la alta presión", informó.

    Más noticias de Cardiología