El huracán María, una tragedia con muertes que se pudieron evitar

A cinco años del huracán María, la Isla todavía se sigue recuperando y hoy recordamos aquel momento histórico-trágico lleno de valentía y resiliencia por parte de la población puertorriqueña.

Isbelia Farías

    El huracán María, una tragedia con muertes que se pudieron evitar

    Se considera que los huracanes son los fenómenos atmosféricos más violentos de la naturaleza. A lo largo del tiempo, Puerto Rico ha sido testigo directo de dicha aseveración. Sin embargo, pocos huracanes han dejado una huella tan devastadora como lo hizo el huracán María, el cual aterrizó en la Isla el 20 de septiembre de 2017.

    Este huracán llegó con tal fuerza a Puerto Rico que dejó el 100 % de la Isla a oscuras y a un 60 % de la población sin agua potable. También destruyó las telecomunicaciones, causó casi tres mil muertes y daños superiores a los 100.000 millones. Su paso, significó un retroceso de varias décadas para la Isla y sin embargo los esfuerzos por salir adelante nunca pararon en estos últimos años.

    Muertes que se pudieron evitar y el recuento de los daños

    En un artículo publicado en The Conversation, se afirmó que muchos de los decesos que ocurrieron en Puerto Rico se pudieron evitar, ya que esto no fue causado directamente por el huracán, sino por el fracaso de respuestas a desastres, por parte de Estados Unidos, pues, muchas personas perdieron la vida en los días y meses siguientes a María, debido a que carecían de acceso a mercancías y servicios básicos indispensables para vivir así como a medicamentos y atención de calidad.

    A diferencia de Katrina, en el que las muertes se produjeron de forma inmediata durante la tormenta, más de 3,3 millones de personas en Puerto Rico fueron impactadas por el paso del huracán María, pero casi todas las muertes ocurrieron después.

    Los daños que causó María fueron tangibles e intangibles. Por un lado, fue terrible para quienes tenían ingresos muy bajos, acceso deficiente a los servicios o vivían en zonas pobladas. Hubo un mayor aumento de discapacidad, mayor incidencia de malnutrición, baja participación escolar, falta de vivienda, entre otros, y, también, ocasionó daños en la salud mental de muchas personas.

    Evitar nuevos desastres en Puerto Rico

    El ecólogo e ingeniero, Carl Soderberg, quien fue director de la Agencia Federal de Protección Ambiental en la región de Puerto Rico y el Caribe, comentó, ante la idea de zonificación en el área de la costa, que "no se permitan nuevos desarrollos en esas áreas, a menos que se construya de una forma en las que se protejan".

    Para Soderberg, es una "imprudencia volver a construir donde un huracán causó daño... eso es tentar a la naturaleza".

    Desde el punto de vista social, la reconstrucción de las comunidades afectadas por inundaciones y huracanes ha sido un tema de debate, sobre todo en lo que respecta a atender lo que ya está construido o emprender nuevas construcciones.  

    Para Soderberg, la mayoría de los aeropuertos corren peligro, bien sea en mayor o menor grado, con excepción del Rafael Hernández Aguadilla, que se encuentra sobre un monte y no está en riesgo.

    Muchos científicos estiman que el nivel del mar aumentará, pero está en debate el cuándo sucederá. Por ello, Soderberg señalaba que: "Lo que necesitamos es una reubicación planificada de la infraestructura, y si eso se hace poco a poco se puede lograr, pero si lo dejamos a lo último, pues va a ser caos total".

    La adaptación es clave

    Lo que puede hacer Puerto Rico, según Carl Soderberg, es enfocarse en la adaptación, ya que es lo único que se puede controlar. Territorios como Florida ya han emprendido estos procesos de adaptación, sobre todo con las carreteras que están siendo elevadas a dos pies.

    Finalmente, el ecólogo enfatiza que lo ideal es tener construcciones y urbanizaciones de forma segura en las costas, procurando una nueva ley de costas para su protección.  

    Adelantos científicos a favor de la salud puertorriqueña

    El doctor Daniel Vázquez, en conjunto con los ingenieros del Ohio State University, han estado trabajando en prototipos de ventiladores capaces de funcionar con energía renovable desde el huracán Maria.

    Este proyecto surgió luego del desastre provocado por el huracán María, pues la salud de los puertorriqueños se vio muy afectada. Así, el cirujano Vázquez, comentó en una oportunidad a la Revista de Medicina y Salud Pública que: "Uno de los proyectos... es crear un ventilador médico que no utiliza electricidad, o sea, con energía renovable... que se pueda utilizar en momentos de desastres naturales".

    Vázquez también comentó que: "La tecnología ha avanzado tanto y es una posibilidad que, de tener resultados, se puede llevar en apenas algunas horas a lugares de necesidad. Hicimos un prototipo y tenemos el esquemático de cómo se va a construir. Nos dieron unos fondos a través IEEE -institución internacional que trabaja para el avance de la tecnología humana- para poder hacer prototipos más específicos y en esa estamos. Tenemos un área donde están los ingenieros y en cuanto bajen los fondos, a final de verano tendríamos el prototipo".

    Sin embargo, al ser un equipo tan novedoso, debe ser aprobado por la FDA, lo cual tomaría varios años para que pudiese llegar al mercado, pero, con un marcado impacto, sobre todo en la población de infantes que nacen con problemas respiratorios.

    En el caso de Estados Unidos, este país cuenta con un almacén provisto de ventiladores para desastres, pero estos deben ser conectados a la electricidad para funcionar, por lo que, la invención puertorriqueña sería un avance único en el mundo.

    Fuentes consultadas aquí

    Mas noticias de Administración y Gerencia Médica