Tres síntomas sugieren un mayor riesgo de autolesión en el cáncer, según estudio

La autolesión no fatal (NFSI, por sus siglas en inglés) es una manifestación centrada en el paciente de angustia severa

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Tres síntomas sugieren un mayor riesgo de autolesión en el cáncer, según estudio

    La ansiedad, la depresión y la dificultad para respirar de moderadas a graves indican un mayor riesgo de autolesiones no fatales entre los pacientes recién diagnosticados con cáncer, según un estudio canadiense.

    En un estudio de casos y controles basado en la población, cada uno de estos síntomas se asoció con un aumento de al menos un 60 % en el riesgo de autolesión no fatal en los siguientes 180 días, informan los investigadores.

    "Los médicos deben saber que las autolesiones son un problema real después de un diagnóstico de cáncer", dijo la investigadora principal Julie Hallet, MD, científica asociada del Centro de Ciencias de la Salud Sunnybrook en Toronto, Ontario.

    La autolesión "no representa necesariamente un intento de suicidio", agregó. "Si bien nuestros datos no nos permiten saber cuál fue la intención, sabemos por otros trabajos que las repercusiones de la angustia en pacientes con cáncer son mucho más amplias que el suicidio. Las autolesiones pueden ser un medio para hacer frente a las dificultades psicológicas de algunos pacientes, sin intención de suicidio", según el estudio publicado en JAMA Oncology.

    Nueve síntomas comunes

    El estudio incluyó a adultos a los que se les diagnosticó cáncer entre el 1 de enero de 2007 y el 31 de marzo de 2019, y que habían completado la evaluación del Sistema de evaluación de síntomas de Edmonton (ESAS) dentro de los 36 meses posteriores a su diagnóstico índice de cáncer. ESAS evalúa nueve síntomas comunes asociados con el cáncer, que incluyen dolor, cansancio, náuseas, depresión, ansiedad, somnolencia, apetito, bienestar y dificultad para respirar, en una escala informada por el paciente de 0 (ausencia de síntoma) a 10 (peor posible síntoma).

    El análisis incluyó a 406 pacientes que habían visitado un departamento de emergencias por un NFSI dentro de los 180 días de su evaluación ESAS, así como a 1624 pacientes de control emparejados con cáncer que no tenían un NFSI. Los pacientes de casos y los pacientes de control se emparejaron según la edad en el momento del diagnóstico de cáncer, el sexo, las autolesiones previas dentro de los 5 años posteriores al diagnóstico de cáncer y el tipo de cáncer. Las co-variables no emparejadas incluyeron enfermedad psiquiátrica y terapia recibida antes de la autolesión no fatal, carga de comorbilidad, privación material y estadio del cáncer.

    Hacia una intervención a medida

    Una mayor proporción de pacientes de casos que de pacientes de control informaron puntuaciones de moderadas a graves para los nueve síntomas de ESAS. En un análisis ajustado, la ansiedad de moderada a grave, depresión y dificultad para respirar se asociaron de forma independiente con mayores probabilidades de autolesión no fatal (NFSI) posterior. Cada aumento de 10 puntos en la puntuación también se asoció con un mayor riesgo.

    "Estos hallazgos son importantes para mejorar el uso de las puntuaciones ESAS de detección para apoyar mejor a los pacientes", dicen los autores. "Los puntajes de las evaluaciones ESAS se pueden usar para identificar a los pacientes con mayor riesgo de NFSI, lo que indica un mayor nivel de angustia y ayudar a dirigir la evaluación e intervención personalizada".

    En un trabajo anterior, el grupo de Hallet demostró que la NFSI ocurre en 3 de cada 1000 pacientes con cáncer. La NFSI es más frecuente entre los pacientes más jóvenes y aquellos con antecedentes de enfermedad mental previa. "Identificar a los pacientes en riesgo en la práctica clínica requiere que indagues sobre el historial previo de un paciente, identifiques puntajes altos de síntomas y preguntes sobre ellos, y actives vías de intervención cuando se identifique el riesgo", dijo Hallet.

    "Por ejemplo, un paciente joven con cáncer de cabeza y cuello y un historial previo de enfermedad mental que reporta puntajes altos de ansiedad y somnolencia estaría en alto riesgo de autolesionarse", agregó. Dicho paciente debe ser derivado a psicooncología, psiquiatría o trabajo social. "Para facilitar esto, estamos trabajando en puntajes de pronóstico que se pueden integrar en la práctica clínica, como en el registro médico electrónico, para señalar a los pacientes en riesgo", dijo Hallet. "El trabajo futuro también deberá identificar las vías de atención óptimas para los pacientes en riesgo".

    Fuente consultada aquí.

    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Oncología-Hematología