Evolución y desarrollo de estrategias diagnósticas y de tratamiento a pacientes con cáncer de seno

El experto hace un llamado a la población a informarse sobre esta condición.

María Camila Sánchez

    Evolución y desarrollo de estrategias diagnósticas y de tratamiento a pacientes con cáncer de seno

    En Puerto Rico la incidencia de cáncer de seno en mujeres se estima en cerca de 29.7%. Entre los cánceres que padecen las mujeres en la isla, este es el de mayor incidencia, según cifras oficiales. 

    Por esta razón, el Dr. Luis Delgado, director del Hospital Oncológico Dr. Isaac González Martínez, explicó la importancia de conocer el proceso siguiente, una vez se ha diagnosticado la enfermedad.

    "Es importante evaluar varios detalles o características de la enfermedad, entre ellas, si es invasivo o no, la posible extensión de la enfermedad a nódulos linfáticos, o a otros órganos. Establecer el estadio de la enfermedad, TNM (T-tamaño, N-nódulos envueltos, M -metástasis a otros órganos)", resalta.

    Lo cierto es que el estrógeno y la progesterona pueden tener un porcentaje de responsabilidad al estimular el crecimiento de las células malignas, que al unirse pueden atraer algunas proteínas conocidas como receptores, sostiene.

    "Cuando esta unión ocurre, se puede estimular el crecimiento del tumor.  A estos tumores los llamamos cáncer de seno con receptores positivos, y suelen ser menos agresivos que aquellos que no tienen esas proteínas", explica.

    El estadio (TNM), la calidad de los receptores y el estado general de salud del paciente son criterios fundamentales para establecer recomendaciones de tratamiento para el cáncer de seno

    Cada paciente debe ser orientado en función de estas características y del resultado de cada una de las alternativas terapéuticas existentes, incluyendo las indicaciones, riesgos y beneficios de cada una de ellas para que así la persona tenga el conocimiento necesario para elegir entre uno y otro.

    Hasta hace unas décadas, las alternativas terapéuticas existentes impactaron de manera significativa en la vida de las pacientes, no solo porque se trataban de radioterapias más extensas, sino porque la toxicidad de algunos químicos interferían en el estado de salud de la mujer, y los procedimientos eran radicales.

    Afortunadamente, y tal como lo reconoce el Dr. Delgado, con los avances científicos y tecnológicos de los recientes años, se ha logrado darle a las pacientes un diagnóstico más temprano y más certero.

    "Esto se debe a los equipos radiológicos con mayor resolución y confiabilidad, procesos de diagnósticos menos invasivos o extensos, como biopsias dirigidas, biopsias de aspiración y/o biopsias estereostáticas guiadas por mamografías, en las cuales se utiliza una computadora y un aparato tridimensional para identificar y guiar el procedimiento".

    Evolución de los medicamentos para tratar esta condición

    Inhibidores de ciclina (CDK4/6): Existen varios medicamentos de esta clase, entre ellos el abemaciclib, el palbociclib y el ribociclib. Estos fármacos se utilizan en pacientes con un estadio avanzado de la enfermedad, cuyos receptores de hormonas sean positivos y cuyo receptor Her 2 neu sea negativo. 

    Usualmente se utilizan en combinación con bloqueo hormonal y han demostrado un aumento en la sobrevida libre de progresión de estas personas. Aunque pueden estar asociados a efectos secundarios como diarreas, y disminución en el conteo de células blancas.

     Tucatinib, deruxtecan, perjetta, Neratinib, Kadcyla: Estos medicamentos están aprobados en el tratamiento del cáncer de seno cuyo receptor del Her 2 neu sea positivo. Han demostrado beneficios en términos de progresión de la enfermedad y sobrevida. 

    Algunos se administran en combinación con quimioterapias, de forma adyuvante o en pacientes con enfermedad avanzada.  

    PDL1 inhibitors: Los estudios en diferentes tipos de cáncer, han demostrado que la expresión del PDL1 está ligada a que las células cancerosas no sean identificadas ni destruidas por el sistema inmunológico, de modo que pueden extenderse a diferentes órganos.

    "El desarrollo de nuevos medicamentos que bloqueen los puntos de cotejo que les permiten a las células cancerosas escaparse de los linfocitos T, ha sido de gran beneficio en tumores como el melanoma maligno, el cáncer de pulmón, el cáncer de riñón, entre otros. Durante los pasados años, se han presentado estudios evaluando la eficacia y beneficio de estas inmunoterapias en el tratamiento del cáncer de seno triple negativo, logrando la aprobación del FDA", asegura.

    El pembrolizumab ha sido aprobado para el uso concomitante con quimioterapia, en pacientes con cáncer de seno triple negativo, en etapas tempranas, con un alto riesgo de recurrencia, que presenten tumores de 1 a 2 cm y en tumores mayores a 2 cm; los estudios demostraron una reducción de 37% en el riesgo de progresión de la enfermedad, recurrencia o metástasis.

    La combinación de pembrolizumab y quimioterapia, ya había sido aprobada, el pasado 13 de noviembre de 2020, para el tratamiento de enfermedad avanzada o irresecable.

    El sacituzumab (govitecan-hziy) fue aprobado para el tratamiento de cáncer de seno triple negativo avanzado, que haya recibido al menos dos líneas de tratamientos anteriores. Este fármaco es un conjunto de anticuerpos dirigidos a TROP2 e inhibidor de topoisomerasa. 

    Es un anticuerpo artificial que hace que el sistema inmunológico ataque aquellas células malignas que expresan la proteína TROP 2; estudios demostraron una reducción de al menos un 30% en el tamaño de las lesiones y la respuesta tuvo una duración promedio de 8 meses.

    Aún con todas estas alternativas que menciona, el experto asegura que el camino por recorrer aún es largo: "El cáncer de seno ha impactado a muchas mujeres de nuestra población. Todos debemos hacer un mayor esfuerzo en la educación, identificación temprana y en la modificación de aquellos factores de riesgos que podemos corregir. Los pasados años han sido unos de mucha actividad y de mucho entusiasmo en el tratamiento en contra del cáncer, pero aún falta mucho por descubrir", concluye el experto.



    Mas noticias de Oncología-Hematología