Existe un alto riesgo de epilepsia 1 año después del accidente cerebrovascular, según estudio

Los resultados mostraron que 3.483 pacientes fueron diagnosticados con epilepsia durante los primeros 4 años después del accidente cerebrovascular.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

Existe un alto riesgo de epilepsia 1 año después del accidente cerebrovascular, según estudio

Los pacientes que sufren un accidente cerebrovascular tienen un riesgo muy alto de epilepsia un año después, según muestra esta nueva investigación.

Los resultados de un gran estudio de registro revelan que los pacientes que experimentaron una hemorragia intracerebral grave (HIC) tenían una probabilidad de casi el 10% de desarrollar epilepsia o estado epiléptico en el primer año después del evento. El mismo riesgo fue del 8% para los pacientes con accidente cerebrovascular isquémico agudo (AIS) grave y del 5% para aquellos con HIC leve.

"El riesgo de epilepsia después de un accidente cerebrovascular es muy alto, especialmente después de hematomas y accidentes cerebrovasculares graves", dijo Mads Ebbesen, MD, candidato a PhD, Departamento de Neurología, Instituto de Medicina Clínica, Universidad de Aarhus, Aarhus, Dinamarca.

"Aunque el riesgo disminuye sustancialmente con el tiempo, sigue siendo significativamente elevado, especialmente para aquellos con los accidentes cerebrovasculares más graves", dijo Ebbesen.

El vínculo entre el accidente cerebrovascular y la epilepsia es bien conocido, con investigaciones anteriores que muestran que hasta la mitad de los incidentes de epilepsia que ocurren después de los 60 años son causados por un accidente cerebrovascular.

Para el estudio actual, los investigadores buscaron el momento de la epilepsia posterior al accidente cerebrovascular y la asociación con el tipo y la gravedad del accidente cerebrovascular.

Utilizaron datos del Registro danés de accidentes cerebrovasculares, que incluye información sobre el tipo de accidente cerebrovascular isquémico o hemorrágico y la gravedad, así como los factores de riesgo de accidente cerebrovascular. Para identificar los casos de epilepsia, los investigadores utilizaron el Registro Nacional de Pacientes de Dinamarca.

El estudio incluyó a 88.119 residentes daneses adultos (53,4% hombres) sin antecedentes de epilepsia y que sufrieron un primer accidente cerebrovascular entre el 1 de abril de 2004 y el 16 de diciembre de 2016. La edad media en el momento del accidente cerebrovascular era de 69,8 años.

De estos participantes, 7661 habían tenido un HIC, 79,157 un AIS y 10,301 un ataque isquémico transitorio (AIT).

El resultado primario fue un diagnóstico de epilepsia o estado epiléptico. Debido a que las convulsiones tempranas pueden ser parte de un accidente cerebrovascular agudo, el período de seguimiento comenzó 14 días después de que se produjo el accidente cerebrovascular.

Los investigadores calcularon la incidencia acumulada de epilepsia para cada uno de los primeros 4 años después de un accidente cerebrovascular. Lo estratificaron por tipo de accidente cerebrovascular y gravedad utilizando la Escala Escandinava de Accidentes Cerebrovasculares. 

Las puntuaciones de 0 a 15 se definieron como "muy graves", de 16 a 30 como graves, de 31 a 45 como moderadas y de 46 a 58 como leves.

Los resultados mostraron que 3.483 pacientes fueron diagnosticados con epilepsia durante los primeros 4 años después del accidente cerebrovascular

El riesgo absoluto de epilepsia fue mayor para los pacientes con HIC. El riesgo en el primer año después de una HIC muy grave fue del 9,8%.

El riesgo fue casi la mitad (5,1%) en pacientes con HIC leve (IC del 95%, 4,3-5,9). El riesgo fue del 7,8% (IC del 95%, 6,8-8,7) para los pacientes con AIS muy grave y del 1,3% (IC del 95%, 1,2-1,4) para los que tenían AIS leve.

Después de un AIT, el riesgo de epilepsia en el primer año fue del 0,81%. "Parte de este riesgo puede deberse a accidentes cerebrovasculares posteriores, pero no lo investigamos específicamente", dijo Ebbesen.

Para todos los grupos, el riesgo disminuyó en los años posteriores al accidente cerebrovascular, pero no desapareció por completo. Por ejemplo, con hematomas muy graves, el riesgo fue del 2,3% en el cuarto año.

"Me sorprendió que todavía hubiera un riesgo significativo de epilepsia incluso después de 4 años", dijo Ebbesen. "La mayoría de los estudios anteriores han descrito el inicio de la epilepsia después de un accidente cerebrovascular principalmente dentro de los primeros 2 años".

Aunque los investigadores no examinaron el efecto que la edad, el sexo u otros factores demográficos pueden transmitir, Ebbesen anotó que estudios previos han sugerido un mayor riesgo de epilepsia entre los pacientes más jóvenes con accidente cerebrovascular.

Él y sus colegas no tuvieron la oportunidad de evaluar los tipos de epilepsia o en qué parte del cerebro se originaron las convulsiones.

Si bien este estudio no investigó los mecanismos biológicos, Ebbesen dijo que es posible que las cicatrices en el cerebro puedan enviar una actividad eléctrica anormal. En el caso de accidentes cerebrovasculares hemorrágicos, la irritación de los residuos de sangre puede provocar una actividad eléctrica anormal, agregó.

Al comentar los hallazgos, Jacqueline French, MD, profesora del Centro Integral de Epilepsia Langone de la Universidad de Nueva York en la ciudad de Nueva York, dijo que el estudio proporciona "información importante" para los médicos.

"Deben ser conscientes de la alta probabilidad de convulsiones después de un accidente cerebrovascular, especialmente un accidente cerebrovascular hemorrágico , durante el primer año", dijo French, que no participó en la investigación.

"Los médicos deben decirles a los pacientes en riesgo ya sus familias que estén atentos a episodios sutiles de sentimientos o comportamientos inusuales para asegurarse de que las convulsiones no se pasen por alto", agregó.   

Fuente consultada aquí

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Geriatría