Obesidad aumenta la capacidad de proliferación del cáncer en pacientes con mieloma múltiple

A medida que aumenta el IMC de un paciente, las células grasas se comunican con las células de mieloma múltiple, encontraron los investigadores.

Pedro Felipe Cuellar

    Obesidad aumenta la capacidad de proliferación del cáncer en pacientes con mieloma múltiple

    En un nuevo estudio de la American University muestra cómo según el aumento del Índice de Masa Corporal (IMC) también se desarrolla la propagación del mieloma múltiple, un cáncer de las células plasmáticas, que representa aproximadamente el 10 % de todos los cánceres de la sangre en Estados Unidos.

    "Una vez que una persona con cáncer está fuera de la categoría de peso normal, su IMC contribuye al crecimiento y la progresión del mieloma múltiple", dijo Katie DeCicco-Skinner, profesora asociada de biología en la American University y autora principal del estudio.

    DeCicco-Skinner y sus colegas examinaron el IMC y los efectos sobre el mieloma múltiple en pacientes normales, con sobrepeso, obesos y con obesidad mórbida. Muy pocas investigaciones se enfocan hacia el mieloma múltiple, y aún más pocas, se enfocan en la variable del peso del paciente y si esto estimula el crecimiento del cáncer en el organismo. 

    Obesidad y cáncer 

    Se cree que la obesidad es un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer, y cada aumento de 5 kg/m2 en el IMC se asocia con un aumento del 10 % en las muertes relacionadas con el cáncer, según los estudios. En el estudio de mieloma múltiple, el peso normal se define como un IMC de no más de 25 kg/m2, y la obesidad mórbida está en el rango de 35 a 40 kg/m2.

    Creando cultivos células madre

    En la médula ósea, donde a menudo se arraiga el mieloma múltiple, las células grasas desempeñan un papel importante en la proliferación, supervivencia, progresión y resistencia a los medicamentos de las células cancerosas. En este estudio, los investigadores obtuvieron células madre de la grasa desechada de pacientes de liposucción que se sometieron a cirugía electiva y los convirtieron en células grasas, cultivando allí las células grasas con mieloma múltiple

    A medida que aumenta el IMC de un paciente, las células grasas se comunican con las células de mieloma múltiple, encontraron los investigadores. Las células grasas se hacen más grandes, obtienen lípidos adicionales y secretan proteínas relacionadas con el cáncer. Los investigadores también encontraron una correlación entre el IMC y la angiogénesis y la adhesión, indicadores claves de progresión.

    "Sabemos que las células de mieloma múltiple se anclarán en la médula ósea y que las células grasas en la médula ósea apoyarán el crecimiento y la diseminación del cáncer. En nuestro estudio, a medida que aumentó el IMC, comenzamos a observar un aumento en la capacidad de las células de mieloma múltiple para adherirse, lo que hace que el cáncer se ancle mejor", explicó DeCicco-Skinner, sosteniendo que, "con la angiogénesis, las células cancerosas no pueden existir sin su propio suministro de sangre. También encontramos que la cantidad de vasos sanguíneos que se desarrollaron fue directamente proporcional al IMC de un paciente".

    DeCicco-Skinner y sus colegas asumieron que la proliferación del cáncer se beneficiaría de un IMC más alto de lo normal debido al vínculo epidemiológico entre la obesidad y el cáncer, pero esta relación entre el mieloma múltiple, el IMC de los pacientes obesos y con obesidad mórbida fue drástica.

    "Descubrimos que las células grasas de los pacientes obesos o con obesidad mórbida secretaban una gran cantidad de proteínas inflamatorias, lo que contribuía a la progresión del tumor", dijo DeCicco-Skinner.

    Implicaciones para el tratamiento

    La investigación de DeCicco-Skinner sugiere un nuevo enfoque para el tratamiento del mieloma múltiple donde es posible que los médicos deseen considerar adaptar los medicamentos en función del IMC de un paciente porque un medicamento puede no ser tan efectivo en pacientes obesos o con obesidad mórbida.

    "La mayoría de la gente piensa que si desarrolla mieloma múltiple, va al médico, averigua cuál es el cóctel de medicamentos más efectivo y cómo le afectará", dijo DeCicco-Skinner. 

    Ya sea que se investiguen las células grasas, la inmunoterapia o el uso de la herramienta de edición de genes CRISPR-Cas9, que un panel federal aprobó recientemente para un número selecto de pacientes que padecen tres tipos de cáncer, incluido el mieloma múltiple, se necesitan enfoques más allá de atacar las células cancerosas en la lucha contra muchos cánceres.

    Con mieloma múltiple, la mayoría de los pacientes viven de cuatro a siete años desde la fecha del diagnóstico y, con el tiempo, la mayoría se vuelve resistente a los medicamentos de quimioterapia.

    "La obesidad juega un papel cada vez más importante en los casos de cáncer a medida que aumenta el número de personas obesas. Mejorar nuestra comprensión de cómo las células grasas y las células cancerosas se comunican entre sí, y cómo cambia la comunicación durante la obesidad, es fundamental", concluyó DeCicco-Skinner.

    Fuente: American University.

    Mas noticias de Oncología-Hematología