Nuevos estudios sobre la dieta contra el cáncer confirman los efectos de las verduras y la carne roja

Un par de nuevos estudios ofrecen más evidencia sobre el valor de las verduras y el riesgo de la carne roja frente a la prevención del cáncer.

Isbelia Farías

    Nuevos estudios sobre la dieta contra el cáncer confirman los efectos de las verduras y la carne roja

    Los investigadores informan que un alto consumo de verduras, especialmente lechuga, legumbres y variedades crucíferas, parece reducir el riesgo de cáncer de hígado /enfermedad del hígado. Otro equipo sugiere que el alto consumo de carnes rojas, vísceras y carnes procesadas aumenta el riesgo de cáncer gástrico.

    Los hallazgos del último estudio "refuerzan la idea de que evitar la carne roja y la carne procesada es probablemente bueno, más allá de [la prevención del] cáncer colorrectal ", dijo el autor y epidemiólogo Paolo Boffetta, del Stony Brook University Cancer Center, Nueva York. "El posible efecto cancerígeno puede extenderse más allá del colon".

    Ambos estudios fueron publicados en la reunión anual de la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer.

    Para el estudio de la carne roja, los investigadores examinaron las estadísticas del estudio de cohorte de Golestan, que realiza un seguimiento prospectivo de 50.045 personas de entre 40 y 75 años del noreste de Irán. El estudio se enfoca en el cáncer de esófago debido a la alta tasa de la enfermedad en la región.

    El consumo de carne roja es bastante raro en la región, donde los residentes suelen preferir el pollo, dijo en una entrevista la autora principal del estudio, Giulia Collatuzzo, médica residente de medicina ocupacional en la Universidad de Bolonia, Italia. En promedio, los participantes informaron comer 18,4 gramos diarios de carne roja y 72,1 gramos diarios de carne blanca.

    Los investigadores siguieron a los participantes del estudio durante años, en los cuales 369 desarrollaron cáncer de esófago y 368 desarrollaron cáncer gástrico. La carne roja solo se relacionó con más cáncer de esófago en las mujeres.

    El consumo general de carne roja (incluida las vísceras y la carne procesada) se vinculó con tasas más altas de cáncer gástrico.

    Según Collatuzzo, los hallazgos sugieren que aquellos en el cuartil más alto del consumo general de carne roja pueden tener un aumento del riesgo de alrededor del 25 %, en comparación con el cuartil más bajo.

    En general, "los hallazgos del estudio no son sorprendentes. La falta de conexión entre el consumo de carne roja y el cáncer de esófago puede deberse al hecho de que la carne solo transita temporalmente por el esófago", sostuvo Collatuzzo.

    Para el estudio de cáncer de hígado/enfermedad hepática, los investigadores examinaron los registros médicos de 470,653 sujetos en el Estudio de dieta y salud NIH-AARP. Fueron reclutados en 1995-1996 cuando tenían entre 50 y 71 años. Durante una mediana de seguimiento de 15,5 años, 899 desarrollaron cáncer de hígado y 934 murieron de enfermedad hepática crónica.

    La ingesta mediana de verduras en el quintil 5 (más alto) y el quintil 1 (más bajo) fue de 3,7 tazas diarias y 1,0 tazas diarias, respectivamente, informó el autor principal del estudio, Long-Gang Zhao, estudiante de posgrado en la Universidad de Harvard.

    Aquellos en el quintil más alto de consumo de verduras tenían un tercio menos de probabilidades de desarrollar cáncer de hígado, en comparación con el quintil más bajo.

    Varios tipos de vegetales parecían ser los combatientes más fuertes contra el cáncer: crucíferas (brócoli, coliflor), lechuga, legumbres y zanahorias. Estos tipos de verduras también se vincularon con tasas más bajas de mortalidad por enfermedad hepática crónica. "Un aumento de una taza (8 oz o 225 g) en la ingesta de vegetales se asoció con una reducción del 20 % en el riesgo de incidencia de cáncer de hígado y mortalidad hepática crónica", afirmó Zhao.

    No hubo un vínculo estadísticamente significativo entre el consumo de frutas y el cáncer de hígado o la mortalidad por enfermedad hepática crónica.

    Los hallazgos brindan más información sobre la dieta y la enfermedad hepática. Según Zhao: "La enfermedad hepática crónica, que predispone al cáncer de hígado, es la décima causa de muerte en el mundo, provocando dos millones de muertes cada año. Comparte algunos procesos etiológicos con el cáncer de hígado. Por lo tanto, examinar tanto la mortalidad por enfermedad hepática crónica como la incidencia de cáncer de hígado en nuestro estudio puede proporcionar una imagen más general para la prevención de enfermedades hepáticas".

    En cuanto a las limitaciones, ambos estudios se basan en autoinformes sobre el consumo de alimentos, que pueden ser poco fiables, y los sujetos del análisis de frutas/verduras eran principalmente de origen europeo.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Oncología-Hematología