Cáncer en la sangre: las células T pueden combatir el Covid-19

Estudio muestra que pacientes con Leucemia o Linfoma, no generan anticuerpos cuando se aplican las dos primeras dosis de la vacuna contra Covid-19. Pero desarrollan células T que ayudan a combatir el virus.

Alexander Triana Yanquén

    Cáncer en la sangre: las células T pueden combatir el Covid-19

    La Sociedad de Leucemia y Linfoma publicó Blood Cancer Discovery, una revista de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, un estudio en el que se evidenciaría que los pacientes con Leucemia, no producen anticuerpos detectables después de recibir la vacuna contra el Covid-19. La investigación revela que estos pacientes pueden tener otra forma de protección como son las Células T, diseñadas para atacar el Sars Cov-2.

    El Registro Nacional de Pacientes de la LLS revela que el 45% de los pacientes con cáncer de sangre que no tenían anticuerpos detectables después de dos vacunas de Moderna o Pfizer/BioNtech generaron células T.

    Los anticuerpos y las células T 

    Según estudios realizados previamente, concluyen que estos tienen funciones críticas, pero distintas, en la lucha contra el COVID-19. Los niveles elevados de anticuerpos neutralizan el virus tan pronto como entra en el sistema respiratorio, impidiendo que entre en las células y bloqueando así la infección por completo. Las células T actúan más tarde en el proceso, atacando al virus una vez que está dentro de las células, limitando la replicación del virus y su capacidad de causar daños.

    El doctor Lee Greenberger, director científico de LLS, autor de la investigación, asegura que el mensaje a los pacientes es "vacunarse, actuar sin vacunarse. Esto significa recibir todas las dosis de la vacuna tal y como recomiendan las autoridades de salud pública -son seguras y la mayoría de los pacientes obtendrán al menos algún beneficio-, pero no tiren la máscara todavía", concluye.

    La tercera dosis primaria de la vacuna COVID-19 

    La investigación recopila datos en los que se muestra que, 1 de cada 4 pacientes con cáncer de sangre, no desarrollará anticuerpos después de las dos primeras dosis, por lo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan una tercera dosis primaria en este grupo (más un nuevo refuerzo bivalente para los mayores de 12 años). El estudio de la LLS muestra que la tercera dosis es útil, ya que estimula niveles significativos de anticuerpos en otro 20 % de los que se quedan atrás después de dos dosis, y conduce a un aumento considerable de los niveles de anticuerpos para los que ya los tienen.

    No obstante, los resultados varían en todas las formas de cáncer de sangre. Los pacientes con leucemia linfocítica crónica y los linfomas no Hodgkin (derivados de las células B), tienen una capacidad reducida de fabricar anticuerpos antipéptidos en comparación con otras formas de cáncer de la sangre y la población general. Las células B son las células inmunitarias encargadas de fabricar anticuerpos. La parte del sistema inmunitario correspondiente a las células T puede seguir respondiendo, incluso en los pacientes con cáncer de células B. 

    Acerca del estudio de células T de la LLS

    En la investigación, más de 12.000 pacientes han participado con consentimiento informado en el Registro de la Sociedad de Leucemia y Linfoma (LLS). Esta es una de las mayores bases de datos que examinan la respuesta a la vacunación contra el SARS-CoV-2 en pacientes con cáncer de sangre. Estudios anteriores de la organización han informado sobre la capacidad de producir anticuerpos contra el Covid-19 después de recibir las vacunas de ARNm del SARS-CoV-2. Este estudio demostró la respuesta de anticuerpos y células T, a la vacunación en más de 1.000 y 500 participantes, respectivamente. 

    La Sociedad de Leucemia y Linfoma (LLS), utilizó el Registro Nacional de Pacientes de LLS para vincular los resultados comunicados por los pacientes (incluyendo la vacunación, el tipo de enfermedad y el tratamiento) con las mediciones de la respuesta inmunitaria mediante el muestreo de sangre de los pacientes. 

    Continúan los estudios

    A medida que surgen variantes de COVID-19, la protección de las vacunas existentes puede cambiar, por lo que se recomiendan refuerzos actualizados que se dirigen tanto a las nuevas variantes de Omicron como a la cepa original del virus. Por tal razón, los investigadores están trabajando para determinar cuánta respuesta de anticuerpos o de células T es necesaria para proteger contra la infección por COVID-19 o sus peores resultados. 

    El ensayo actual se llevó a cabo bajo la revisión del IRB con el consentimiento electrónico de los pacientes. Los datos fueron desidentificados antes de ser analizados para obtener los resultados de la vacuna, y todos los registros de los pacientes se mantienen en estricta confidencialidad.

    Nota con información de la Sociedad de Leucemia y Linfoma

    Mas noticias de Oncología-Hematología