Atención a pacientes con cáncer de pulmón sin quimioterapia

Los pacientes con cáncer tienen otras alternativas para ayudar con su recuperación, sin embargo, esos pacientes deben estar en las primera etapas de la enfermedad.

Redacción MSP


Atención a pacientes con cáncer de pulmón sin quimioterapia

Actualmente, el cáncer de pulmón sigue siendo el más prevalente a nivel mundial. Se estima que en Estados Unidos existen alrededor de 230.000 casos y, aproximadamente 176.000 muertes al año son relacionadas con este padecimiento.

Sin embargo, los avances en el tratamiento permiten que los pacientes tengan mejor calidad de vida. En este sentido, el Dr. Nelson Matos, Hematólogo Oncólogo, indica que la inmunoterapia es una alternativa que llegó para dar excelentes resultados y podría ser la respuesta a pacientes en etapas tempranas de la enfermedad. 

Avances a favor de los pacientes

El especialista señaló que una vez el paciente tiene contacto con su médico se realizan todos los exámenes para conocer el estado real del órgano afectado yo tomar una decisión respeto al tipo de tratamiento. 

Es por ello que en ocasiones se combinan dos tipos de terapias, es decir, la quimio y radioterapia. "Todo depende de qué tan avanzado esté el cáncer, pero siempre hacemos lo mejor porque cada paciente tiene su propia historia y modo de enfrentar el cáncer", dijo el experto.

Basado en su experiencia el Dr. Matos señaló que lo más importante es la detección  temprana y el no fumar.  "La clave está en dejar de fumar o simplemente no empezar a fumar, hace unos años era difícil pensar en una inmunoterapia como alternativa, pero estamos avanzando", afirmó. 

Inmunoterapia en EE.UU.  y Puerto Rico

La inmunoterapia o terapia biológica es el uso de medicamentos que estimulan el propio sistema inmunitario del paciente para que reconozca y destruya las células cancerosas con más eficacia.

Según la American Cancer Society, las células cancerosas usan distintos mecanismos para burlar y evitar ser atacadas por el sistema inmunitario, pero los medicamentos que afectan estos puestos de control pueden ser utilizados para tratar a algunos pacientes con cáncer, como por ejemplo, cáncer de pulmón microcítico en fases iniciales.

Por otro lado, la quimioterapia es un tratamiento que usa medicamentos para el ataque directo de las células cancerosas, aunque puede tener como efecto adverso la muerte de células sanas, por lo que se asocia a un sinnúmero de efectos secundarios.

No obstante, la buena noticia es que ya existen protocolos de tratamiento que no incluyen quimioterapia y se componen de terapia biológica en combinación con radioterapia, que consiste en radiación ionizante contra el tumor en cuestión.

Estos regímenes se alejan de los efectos secundarios indeseables de la quimioterapia y son utilizados en un grupo selecto de pacientes, teniendo en cuenta el origen del cáncer y su estadío. Cabe aclarar que tanto la radioterapia como la inmunoterapia no son tratamiento inocuos, simplemente se asocian a un menor número de efectos secundarios más locales y controlables si se compara con aquellos que presentan los pacientes tratados con quimioterapia.

Existen consejos que están enfocados en mejorar el estado de salud del paciente que padece de cáncer, además de fortalecer las zonas afectadas durante la enfermedad.

Cuando una persona desarrolla cáncer de pulmón, la ineficiencia en la respiración es notoria, lo que afecta que el individuo pueda realizar algunas  actividades y de acuerdo al estadio de la condición o de la patología incluso hasta caminar puede crear algún tipo de agotamiento, muchas veces cuando el factor de riesgo está orientado al tabaquismo es necesario que las personas esté sometida a usar un equipo de apoyo incluso de por vida.

Entre tanto, en el momento en que el paciente puede recuperarse de la condición existen algunas repercusiones que pueden quedar en el organismo, como falta de respiración o agotamiento por actividades que necesitan de poca energía, es por eso que, existen algunos consejos ya sean actividades físicas o prácticas para volver a restablecer las funciones respiratorias.

Cómo lograr una buena rehabilitación respiratoria en pacientes con cáncer de pulmón

De acuerdo con la Asociación Española de Afectados de Cáncer de Pulmón, AEACaP, estos son los ejercicios más efectivos para que una persona pueda rehabilitarse de un cáncer pulmonar:

Mantener una dieta balanceada: la alimentación luego de un cáncer es fundamental, llevar hábitos alimenticios balanceados y regulados es importante para evitar hasta una recurrencia.

Fijar objetivos viables: es importante que el paciente fije algunas metas que no sean muy complejas para no generar frustración ni muy sencillas para que se asuman como retos.

Mantener una vida activa: es importante que luego del cáncer de pulmón para poder restablecer la actividad respiratoria se realice ejercicio o actividad física, con el fin de que el cuerpo se acople nuevamente a diversos tipos de respiración.

Caminar, nadar, bailar o montar en bicicleta, es importante que se realicen actividades aeróbicas de manera diaria por lo menos durante unos 30 minutos.

Es necesario realizar actividad de fuerza, para restablecer  y estimular la zona muscular.

Entrenamiento de la respiración: es primordial que se realice cuando el paciente está sentado o de pie, se debe inhalar el aire por la nariz y exhalar normalmente por la boca.

Beber abundante líquido y ejercicios de limpieza bronquial, si se tiene alto contenido de mucosa.

Ejercicios de flexibilidad en la zona de la espalda, costillas y brazos.

Es importante que se tengan en cuenta todos aquellos ejercicios o prácticas que puede proveer al paciente una rehabilitación de su sistema luego de pasar y superar una enfermedad crónica como  el cáncer, asimismo es necesario que de la mano a este tipo de prácticas se haga el acompañamiento debido con un especialista médico.

Cirugía torácica

A su vez, la AEACaP recomienda que en caso de tener prevista una cirugía torácica, la rehabilitación respiratoria puede ayudarle a reducir las posibles complicaciones y a que el postoperatorio sea más llevadero con las siguientes medidas.

Deje de fumar al menos cuatro semanas antes si es posible y durante esos plazos realice el entrenamiento propuesto anteriormente con la mayor intensidad posible.

Piense en que pasará probablemente entre una o dos semanas en la cama, acostúmbrese a realizar los ejercicios con el espirómetro en esa posición.

Tras la cirugía es bueno que mueva las piernas y los brazos en la cama, pero con la precaución de que el brazo el del lado de la cirugía no lo elevará más alto de la vertical respecto a la cama

Tendrá que llevar un tubo de drenaje en las costillas durante ese tiempo, lo cual es molesto. Pese a ello intente mantenerse recto y piense que respirar hondo y toser si es necesario le ayudará a expulsar moco cuya acumulación es causa de múltiples complicaciones. 

Para reducir el dolor de estas maniobras apriete con su mano sana posicionándola sobre la herida entre las costillas y el brazo del costado intervenido y tosa. Si su cirujano o médico de rehabilitación se lo indica podrá usar el Acapella para facilitar la expulsión del moco, pero con la presión a nivel 1

Cuando su cirujano o equipo de rehabilitación se lo indique podrá aumentar las actividades a sentarse en un sillón, caminar por la habitación e incluso salir de ella.

Los pacientes deben tener en cuenta que, en el tratamiento del cáncer broncopulmonar los especialistas más habitualmente implicados serán neumólogos, oncólogos, cirujanos torácicos, especialistas en radioterapia y por supuesto la enfermería especializada. Pero en los servicios de medicina física y rehabilitación encontrarán médicos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales con medidas terapéuticas a tener en cuenta para ayudar durante todo el proceso.

imagen-cuerpo

Paciente con cáncer junto a familiar con esperanza por su tratamiento. 

¿Qué es el cáncer de pulmón

El cáncer es una enfermedad que se origina porque las células contaminadas comienzan a multiplicarse sin control, y afectan cualquier órgano, en este caso los pulmones. 

Los cánceres de pulmón por lo general se agrupan en dos tipos principales, de células pequeñas y de células no pequeñas. Estos tipos de cáncer crecen de manera distinta y requieren distintos tratamientos. 

Síntomas

El cáncer de pulmón en general no produce signos ni síntomas en los primeros estadios, estos aparecen cuando la enfermedad está avanzada, por eso es importante que los fumadores pasivos y activos se hagan un chequeo. 

Estos son los signos y síntomas del cáncer de pulmón que necesitas conocer:

*Tos reciente que no se va

*Tos con sangre, incluso en pequeñas cantidades

*Falta de aire

*Dolor en el pecho

*Ronquera

*Pérdida de peso sin intentarlo

*Dolor de huesos

*Dolor de cabeza

Leer más: Cómo lograr una buena rehabilitación respiratoria en pacientes con cáncer de pulmón

Factores de riesgo

Hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de cáncer de pulmón. Sin embargo, otros factores no se pueden controlar, como los antecedentes familiares.

Los factores de riesgo de cáncer de pulmón comprenden lo siguiente:

Tabaquismo: El riesgo de cáncer de pulmón aumenta dependiendo de la cantidad de cigarrillos que fumes por día y la cantidad de años que hayas fumado. Dejar de fumar a cualquier edad puede disminuir mucho el riesgo de tener cáncer de pulmón.

Exposición al humo de otros fumadores: Incluso si no fumas, el riesgo de cáncer de pulmón aumenta si estás expuesto al humo de otros fumadores.

Radioterapia previa: Si te has sometido a radioterapia en el pecho por otro tipo de cáncer, puedes tener un mayor riesgo de presentar cáncer de pulmón.

Exposición al gas radón: El radón se produce por la descomposición natural del uranio en el suelo, las rocas y el agua y, con el tiempo, se vuelve parte del aire que respiras. Los niveles peligrosos de radón se pueden acumular en cualquier edificio, incluso en los hogares.

Exposición al asbesto y otras sustancias carcinógena:  La exposición laboral al asbesto y otras sustancias que se demostró que producen cáncer (como el arsénico, el cromo y el níquel) también puede aumentar el riesgo de tener cáncer de pulmón, sobre todo si eres fumador.

Antecedentes familiares de cáncer de pulmón: Las personas con un padre, hermano o hijo con cáncer de pulmón tienen un mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad.

Leer más: Cáncer de pulmón: mayor prevalencia en el mundo con un aproximado de 176.000 muertes al año

Complicaciones

El cáncer de pulmón puede causar complicaciones como las siguientes:

Falta de aire: Las personas con cáncer de pulmón pueden experimentar falta de aire si el cáncer avanza hasta bloquear las vías respiratorias principales.

Tos con sangre: El cáncer de pulmón puede provocar sangrado en las vías respiratorias, y como consecuencia, tos con sangre (hemoptisis).

Dolor:  El cáncer de pulmón avanzado, que se disemina hacia el revestimiento del pulmón o hacia otras áreas del cuerpo, como los huesos, puede causar dolor.

Líquido en el tórax (derrame pleural): El cáncer de pulmón puede provocar la acumulación de líquido en el espacio que rodea al pulmón afectado en la cavidad torácica (espacio pleural).

Es importante que frente a cualquiera de estos síntomas usted acuda al especialista. 


Artículos Relacionados