Proteína vinculada al Alzheimer podría contribuir a la propagación del melanoma al cerebro

Los cúmulos de esta proteína, llamados placas, se encuentran en el cerebro de las personas que desarrollan los síntomas cognitivos de esta enfermedad.

María Camila Sánchez

    Proteína vinculada al Alzheimer podría contribuir a la propagación del melanoma al cerebro

    Los investigadores descubrieron que las células de melanoma que viajan al cerebro producen su propio suministro de beta amiloide y que esta proteína es necesaria para su supervivencia. Los resultados de un nuevo estudio realizado en roedores por investigadores financiados por el NCI, publicado en Cancer Discovery, sugieren que el beta amiloide también desempeña un papel en la propagación (metástasis) del melanoma al cerebro. 

    También demostraron cómo la beta amiloide consigue esta hazaña: frenando la respuesta inmunitaria normal del organismo contra las células cancerosas que llegan al cerebro. Al rechazar la respuesta inmunitaria, la proteína gana tiempo para que las células cancerosas se conviertan en tumores completos. 

    El tratamiento de los ratones con fármacos que bloquean la proteína redujo en gran medida la capacidad de las células del melanoma para sobrevivir en el cerebro. Estos resultados, según los investigadores, plantean la interesante posibilidad de utilizar los fármacos desarrollados para tratar el Alzheimer con el fin de frenar o impedir que el melanoma se extienda al cerebro.

    Otros grupos de investigación también han encontrado conexiones intrigantes entre el cáncer que se ha extendido al cerebro y los trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Parkinson, explicó la doctora Eva Hernando-Monge, de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York, que dirigió el nuevo estudio.

    "Así que estamos tratando de entender si [estas conexiones] podrían presentar nuevas oportunidades de tratamiento", dijo la Dra. Hernando-Monge.

    Células tumorales con afinidad por el cerebro

    Entre todos los tipos de cáncer, el melanoma es especialmente propenso a extenderse al cerebro. Los estudios estiman que entre el 40% y el 75% de las personas cuyo melanoma se extiende acabarán teniendo una o más metástasis cerebrales. Los síntomas de estos tumores -que pueden incluir convulsiones, problemas de visión y audición, y dificultad para pensar y recordar- pueden ser devastadores.

    "El diagnóstico de cáncer suele ser un acontecimiento traumático que provoca un gran trastorno en el estilo de vida", afirma la doctora Brunilde Gril, de la División de Biología del Cáncer del NCI, que no participó en el estudio. "Las metástasis cerebrales, al afectar a las funciones cognitivas, tocan la identidad y el sentido del yo de la persona, añadiendo otra capa de retos emocionales y funcionales".

    Actualmente, no existen terapias para evitar que el melanoma se instale en el cerebro. Los ensayos clínicos de inmunoterapias para el melanoma avanzado han demostrado cierto éxito en la reducción de las metástasis cerebrales, dijo la Dra. Hernando-Monge. "Funcionan hasta cierto punto. Hay una cierta reducción del [tamaño de los] tumores", pero estas respuestas no son duraderas, explicó.

    Su equipo ha estudiado los mecanismos que utilizan las células cancerosas para propagarse y prosperar en el cerebro. Para este estudio, el equipo comenzó con una técnica llamada análisis proteómico no sesgado. Este enfoque permite observar el conjunto completo de proteínas producidas por las células, sin hacer ninguna suposición de antemano sobre lo que se encontrará.

    Con este método, los investigadores compararon muestras de melanomas que se habían extendido a otras partes del cuerpo, como los ganglios linfáticos o los pulmones, con muestras de las metástasis cerebrales de los mismos pacientes. 

    La comparación demostró que las células tomadas del cerebro tenían diferentes patrones de expresión de proteínas relacionadas con enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer, el Parkinson y la enfermedad de Huntington. Entre ellas se encontraban proteínas que se sabe que están implicadas en la producción de beta amiloide. 

    ¿Pueden reutilizarse los fármacos contra el Alzheimer para prevenir las metástasis cerebrales?

    En conjunto, estos resultados plantean la posibilidad de que el bloqueo de la beta amiloide pueda impedir que el melanoma se extienda al cerebro. 

    Así que, en sus experimentos finales, los investigadores inyectaron a ratones células de melanoma humano. Una vez establecidos los tumores, administraron a los ratones un compuesto que bloquea la generación de beta amiloide. Como se esperaba, el compuesto ayudó a reducir la formación de tumores en el cerebro.

    Este efecto se observó independientemente de que el fármaco se administrara antes o después de que las células hubieran cruzado la barrera hematoencefálica.

    El estudio sólo araña la superficie de la comprensión de cómo las células cancerosas del cerebro utilizan la beta amiloide, dijo Kevin Kleffman, estudiante de doctorado en el laboratorio de Hernando-Monge que dirigió el estudio. Es posible que las células del melanoma estén aprovechando un proceso relacionado con la detención de la inflamación a largo plazo tras una lesión cerebral o algún otro proceso relacionado con la reparación de las células cerebrales dañadas. 

    Aunque se necesita más trabajo para comprender la amplitud de estas interacciones, la Dra. Hernando-Monge subrayó que no existe una relación directa entre el melanoma y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. 

    "El Alzheimer está asociado a la acumulación de beta amiloide en placas. No vemos eso en nuestros modelos de melanoma, y no vemos eso en los pacientes [con melanoma]", dijo.

    Pero como la beta amiloide ha sido objeto de un intenso interés en la investigación de la enfermedad de Alzheimer, se han desarrollado varios fármacos que bloquean la proteína como posibles tratamientos para el Alzheimer. Estos fármacos han mostrado resultados decepcionantes a la hora de detener o ralentizar el Alzheimer en sí. Sin embargo, como han demostrado ser muy seguros en grandes estudios en humanos, explicó la Dra. Hernando-Monge, pueden probarse fácilmente en estudios en humanos de otras enfermedades.

    El equipo de investigación explicó que habría que realizar más investigaciones antes de probar estos fármacos en personas con melanoma. Estos estudios incluyen la comprobación de si serían seguros en combinación con los fármacos de inmunoterapia que son ahora los tratamientos estándar para el melanoma.

    Con el tiempo, los investigadores esperan examinar si la beta amiloide es necesaria para que otros tipos de cáncer se extiendan al cerebro, así como para el crecimiento de tumores cerebrales primarios como el glioblastoma. 

    Las metástasis cerebrales pueden ser devastadoras no sólo para las personas con melanoma, sino también para las que padecen otros tipos de cáncer que tienden a hacer metástasis en el cerebro, como el de mama y el de pulmón, explica la Dra. Hernando-Monge. "Si la beta amiloide es necesaria para que otros tipos de cáncer se propaguen al cerebro, [este conocimiento] podría aplicarse a un conjunto más amplio de pacientes". 

    La investigación adicional en esta área también podría ayudar a los científicos a entender mejor algunos aspectos de las enfermedades neurodegenerativas, dijo el Dr. Gril. "A menudo obtenemos los mayores conocimientos al romper los silos de investigación entre las enfermedades y establecer conexiones entre ellas".

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Neurología