Cuadros sintomáticos incidentes y recurrentes: factores de riesgo dietéticos para cálculos renales

La nutrición alta en calcio y potasio ayuda a prevenir los cálculos renales sintomáticos recurrentes.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Cuadros sintomáticos incidentes y recurrentes: factores de riesgo dietéticos para cálculos renales

    Investigadores indican que una ingesta más baja de calcio, potasio, cafeína, fitato y líquidos en la dieta se asoció con una mayor probabilidad de un cálculo renal sintomático incidente. Por esa razón, se recomienda enriquecer las dietas de los formadores de cálculos con alimentos ricos en calcio y potasio puede ayudar a prevenir los cálculos renales sintomáticos recurrentes.

    Se refieren que entre los formadores de cálculos incidentes, los participantes del estudio, al menos 73 personas experimentaron recurrencia sintomática durante una mediana de 4,1 años de seguimiento. Al ajustar el índice de masa corporal, la ingesta de líquidos y la ingesta de energía, la ingesta más baja de calcio y potasio en la dieta predijo la recurrencia de cálculos renales sintomáticos.

    Con un ajuste adicional para los factores de riesgo no dietéticos, la ingesta más baja de calcio en la dieta siguió siendo un predictor de recurrencia, pero la ingesta más baja de potasio solo siguió siendo un predictor de recurrencia entre aquellos que no tomaban diuréticos tiazídicos o suplementos de calcio.

    Los pacientes han reportado, a lo largo de la historia, que los cálculos renales causan, no solo, un dolor insoportable, sino que también están asociados con la enfermedad renal crónica, la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares. 

    Por otra parte, es importante mencionar que si alguna persona ha experimentado un cálculo renal una vez, tiene un 30 % de probabilidades de tener otro cálculo renal dentro de cinco años.

    A menudo se prescriben cambios en la dieta para prevenir cálculos renales sintomáticos recurrentes. Sin embargo, hay poca investigación disponible con respecto a los cambios en la dieta para aquellos que tienen un incidente de formación de cálculos renales en comparación con aquellos que tienen incidentes recurrentes.

    Los investigadores de Mayo Clinic diseñaron un estudio prospectivo para investigar el impacto de los cambios en la dieta. Sus hallazgos muestran que enriquecer las dietas con alimentos ricos en calcio y potasio puede prevenir los cálculos renales sintomáticos recurrentes.

    Los factores dietéticos se basaron en un cuestionario administrado a 411 pacientes que habían experimentado cálculos renales sintomáticos por primera vez y a un grupo de control de 384 personas, todas las cuales fueron atendidas en Mayo Clinic en Rochester y Mayo Clinic en Florida entre 2009 y 2018.

    Los hallazgos, que se publicaron en Mayo Clinic Proceedings, muestran que una dieta más baja en calcio y potasio, así como una menor ingesta de líquidos, cafeína y fitato, se asocian con mayores probabilidades de experimentar un cálculo renal sintomático por primera vez.

    De los pacientes que tuvieron formación de cálculos por primera vez, 73 experimentaron cálculos recurrentes en una mediana de 4,1 años de seguimiento. Un análisis posterior encontró que los niveles más bajos de calcio y potasio en la dieta predijeron la recurrencia.

    "Estos hallazgos dietéticos pueden tener una importancia particular porque las recomendaciones para prevenir los cálculos renales se han basado principalmente en factores dietéticos asociados con la formación de cálculos por primera vez en lugar de recurrentes", dice Andrew Rule, nefrólogo de Mayo Clinic y autor principal del estudio. "Es probable que los pacientes no ajusten su dieta para prevenir la incidencia de cálculos renales, pero es más probable que lo hagan si puede ayudar a prevenir la recurrencia".

    La ingesta de líquidos de menos de 3400 mililitros por día, o unos nueve vasos de 12 onzas, se asocia con la formación de cálculos por primera vez, junto con la ingesta de cafeína y fitato, encuentra el estudio. La ingesta diaria de líquidos incluye la ingesta de alimentos como frutas y verduras.

    La baja ingesta de líquidos y cafeína puede resultar en un bajo volumen de orina y una mayor concentración de orina, lo que contribuye a la formación de cálculos. El fitato es un compuesto antioxidante que se encuentra en los cereales integrales, los frutos secos y otros alimentos que pueden aumentar la absorción de calcio y la excreción urinaria de calcio.

    "Cambiar su dieta para prevenir cálculos renales puede ser muy difícil", dice el Dr. Rule. "Por lo tanto, conocer los factores dietéticos que son más importantes para prevenir la recurrencia de cálculos renales puede ayudar a los pacientes y proveedores a saber qué priorizar".

    El bajo contenido de calcio y potasio en la dieta fue un predictor más importante que la ingesta de líquidos de la formación recurrente de cálculos renales

    Dice el Dr. Api Chewcharat, primer autor del artículo e investigador postdoctoral en Mayo Clinic en el momento del estudio. "Esto no quiere decir que la ingesta elevada de líquidos no sea importante. Simplemente, no encontramos beneficios de aumentar la ingesta de líquidos entre los pacientes con antecedentes de formación de cálculos renales".

    El estudio concluye que las dietas con una ingesta diaria de 1200 miligramos de calcio pueden ayudar a prevenir los cálculos renales recurrentes y por primera vez. Esa ingesta diaria está en línea con la nutrición diaria recomendada por el Departamento de Agricultura.

    Si bien también se recomienda una mayor ingesta de potasio, el USDA no hace una recomendación para la ingesta diaria de potasio. El estudio tampoco recomienda un nivel de ingesta.

    El Dr. Chewcharat dice que la lección es que los pacientes deben agregar más frutas y verduras con alto contenido de calcio y potasio a sus dietas. Las frutas con alto contenido de potasio incluyen plátanos, naranjas, pomelos, melones, melones dulces y albaricoques. Las verduras incluyen patatas, champiñones, guisantes, pepinos y calabacines.

    Acceda al caso aquí

    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Nefrología