Bajos niveles de calcio y potasio estarían asociados al desarrollo de enfermedades renales

Un bajo consumo de calcio y potasio en la dieta son factores de riesgo importantes para el desarrollo de cálculos renales incidentes.

Pedro Felipe Cuellar

    Bajos niveles de calcio y potasio estarían asociados al desarrollo de enfermedades renales

    Según muestra un estudio basado en la población de los factores dietéticos, el bajo consumo de calcio y potasio podría ser un factor de riesgo para el desarrollo de cálculos, así lo postulan investigadores, "nuestra investigación es de particular importancia, ya que las recomendaciones para prevenir la recurrencia sintomática de los cálculos renales se han basado en gran medida en factores dietéticos asociados con la incidencia en lugar de la recurrencia de la formación de cálculos".

    "Recomendamos una ingesta diaria de calcio de aproximadamente 1200 mg y una dieta rica en potasio, especialmente rica en frutas y verduras, para prevenir la formación de cálculos renales sintomáticos tanto incidentes como recurrentes", enfatizaron, en el estudio se ha publicado en Mayo Clinic Proceedings.

    El estudio fue desarrollado con 411 pacientes con formación de cálculos renales sintomáticos incidentes, de los cuales se compararon las dietas entre ellos y 384 controles, estos pacientes fueron atendidos en la Clínica Mayo en Minnesota o Florida entre el 1 de enero de 2009 y el 31 de agosto de 2018. "Los factores dietéticos se basaron en un cuestionario de frecuencia de alimentos de Viocare, Inc., administrado durante una visita de estudio en persona inicial".

    Durante una mediana de seguimiento de 4,1 años, un total de 73 pacientes experimentaron una recurrencia sintomática. 

    El análisis completamente ajustado, una ingesta dietética de calcio < 1200 mg/d se asoció con la formación de cálculos incidentes, de esta manera, fue igual entre los participantes con una ingesta de líquidos < 3400 ml/d (unos nueve vasos de 12 onzas de líquido) también se asoció con la formación de cálculos incidentes, al igual que una menor ingesta de potasio, cafeína y fitato en la dieta.

     El fitato es un antioxidante que se encuentra en los cereales integrales, las nueces y otros alimentos que pueden aumentar la absorción de calcio y la excreción urinaria de calcio.

    Después de excluir a los pacientes que estaban tomando un diurético tiazídico o un suplemento de calcio, la ingesta más baja de calcio y potasio en la dieta, líquidos y fitatos permaneció significativamente asociada con la formación de cálculos incidentes.

    Sin embargo, solo una ingesta más baja de calcio en la dieta se asoció con un mayor riesgo de recurrencia sintomática, aunque una ingesta más baja de potasio en la dieta también se asoció con un mayor riesgo de recurrencia sintomática en un análisis que se ajustó por índice de masa corporal, ingesta de líquidos y energía.

    Como sugieren los autores, los pacientes pueden estar menos dispuestos a ajustar su dieta para prevenir el desarrollo de cálculos renales incidentes. Por otro lado, pueden estar mucho más dispuestos a ajustar su dieta para prevenir su recurrencia sintomática. 

    El Departamento de Agricultura de EE. UU. actualmente recomienda que las personas consuman aproximadamente 1200 mg/día de calcio en la dieta que, según los resultados del estudio, parece estar justificado para la prevención de la recurrencia de cálculos sintomáticos.

    Una dieta rica en calcio se asocia con un pH urinario más alto, y el citrato confiere una carga alcalina que ayuda a proteger contra la formación de cálculos de oxalato de calcio. Los alimentos con alto contenido de potasio también contienen más líquido, citrato y fitato, que, nuevamente, se ha informado que protegen contra los cálculos renales. "Cambiar su dieta para prevenir cálculos renales puede ser muy difícil", dijo Andrew Rule, MD, nefrólogo de la Clínica Mayo en un comunicado.

    "Por lo tanto, conocer los factores dietéticos que son más importantes para prevenir la recurrencia de cálculos renales puede ayudar a los pacientes y proveedores a saber qué priorizar", concluyeron.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Nefrología