Complicaciones microvasculares de la diabetes: retinopatía, nefropatía y neuropatía diabética

La prevalencia e incidencia sobre la diabetes, ha llevado a tomar medidas más de raíz con el objetivo de prevenir complicaciones de vaso pequeño y vaso grande que pueden costar la vida.

Alexander Triana Yanquén

    Complicaciones microvasculares de la diabetes: retinopatía, nefropatía y neuropatía diabética

    Un estudio del laboratorio Abartys Health, con apoyo de la Asociación Puertorriqueña de Diabetes, concluye que casi la mitad de la población en la isla padece diabetes. La investigación detalla que el 20 % de los puertorriqueños tienen la enfermedad y un 28 % son prediabéticos. 

    Ante este hecho, se han encendido las alertas y la comunidad médica ha tomado como objetivo generar conciencia sobre lo que esto implica, las complicaciones que se derivan de la deficiencia o exceso de insulina en el organismo. 

    Por ello, conversamos con el Dr. Luis Sepúlveda García, fellow de la Sección de Endocrinología, en el Hospital Universitario de Adultos del Recinto de Ciencias Médicas, para aclarar dudas frente a lo que son las complicaciones microvasculares, entre ellas están: "retinopatía diabética, nefropatía diabética, y neuropatía diabética. Es decir, daños en los riñones, en los nervios, y en los ojos por la diabetes", explica el experto.

    Agrega que "el control del azúcar es importante en los pacientes diabéticos, esto depende de sus condiciones de salud, y capacidades funcionales", dice.

    Retinopatía diabética

    Esta enfermedad es una complicación que afecta a los ojos. Causada por el daño a los vasos sanguíneos del tejido sensible a la luz que se encuentran en el fondo del ojo (retina).

    Al principio, puede no presentar síntomas o solo problemas leves de visión, llegando a provocar ceguera.

    El doctor Sepúlveda afirma que "es la causa más común en el mundo y se debe a los altos índices de azúcar descontrolada en los pacientes. Es importante para las mujeres diabéticas conocer si padece o no la condición, ya que en el embarazo la retinopatía diabética puede empeorar", aclara.

    Cualquier persona con diabetes tipo 1 o tipo 2 puede desarrollar este trastorno. Cuanto más tiempo el paciente haya tenido diabetes y menos se le diera control a la glucosa en la sangre, mayor es la probabilidad de desarrollar esta complicación.

    Sintomatología de la retinopatía

    Como ya mencionamos, es posible que no se presenten o no se den síntomas en los primeros estadios de la retinopatía diabética. A medida que la afección avanza, el paciente puede experimentar manchas o hebras oscuras que flotan en la vista (cuerpos flotantes), visión borrosa o variable, zonas de la visión oscuras o vacías, y pérdida de la visión.

    "Va a ser bien importante en los pacientes diabéticos hacer seguimiento con un oftalmólogo al menos una vez al año. El profesional le puede evaluar para establecer la condición, y si lo padece, ofrecerle tratamiento si lo requiere", detalla. 

    Nefropatía Diabética

    Es una complicación grave de la diabetes tipo 1 y 2. En Estados Unidos, aproximadamente 1 de cada 3 personas con diabetes la padece. Afecta la capacidad de los riñones de hacer su trabajo habitual de eliminar los desechos y el exceso de líquido del cuerpo. 

    "Es una complicación de azúcar en el tejido de los riñones. Es una de las causas más comunes a nivel mundial de lo que sería la enfermedad crónica de riñón", dice el experto. 

    La mejor manera de prevenir o retrasar la enfermedad es mantener un estilo de vida saludable y controlar adecuadamente la diabetes y la presión arterial alta.

    Es importante que se considere que con el transcurso de los años, la afección daña lentamente el delicado sistema de filtración de los riñones. El tratamiento temprano podría prevenir o retrasar la evolución de la enfermedad y reducir la posibilidad de complicaciones.

    "No da síntomas, y a largo plazo la encuentran solo con laboratorios alterados de la función de riñón y quizás a veces es muy tarde", asegura Sepúlveda.

    Insuficiencia renal

    La enfermedad renal puede evolucionar y convertirse en insuficiencia renal, a la que también se la llama enfermedad renal en etapa terminal. En esta etapa, las opciones de tratamiento son la diálisis o el trasplante de riñón.

    "Usualmente lo evaluamos enviando pruebas, encontrando lo que sería albúmina en orina o proteína, y nos preocupa más cuando hay más proteína excretada. Igualmente hay medicamentos, como por ejemplo para la presión alta: los lisanna prl, losartán o clases parecidas que ayudan a proteger el riñón. Igualmente hay medicamentos más nuevos como es el SGLT2 que también están indicados para lo que es la condición de nefropatía diabética, pero esto va a depender de las condiciones, si el riñón está muy afectado no se recomienda", explica el doctor.

    El seguimiento es vital, por lo menos cada tres a seis meses, para ver cómo está el riñón. En caso que esté muy afectado, posiblemente va a ser necesaria la valoración de un neurólogo: "Lo que queremos en esta evaluación que se le hace al paciente, es evitar que llegue a la diálisis", aclara.

    Neuropatía Diabética

    Es un tipo de daño en los nervios que puede producirse si tienes diabetes. Un nivel de glucosa sanguínea alto puede dañar los nervios de todo el cuerpo. Afecta, con mayor frecuencia, los nervios de las piernas y los pies.

    "Hay otros tipos de neuropatía, por ejemplo la autonómica, pero la más común que se habla es la neuropatía de las manos y pies. Los pacientes tienden a sentir hormigueo, inflamación y pérdida de los balances si es en los pies, y esto es una condición que gran parte de los diabéticos van a padecer", afirma Sepúlveda.

    Según cuáles sean los nervios afectados, los síntomas de la neuropatía diabética incluyen dolor y entumecimiento, también puede causar problemas en el aparato digestivo, las vías urinarias, los vasos sanguíneos y el corazón. En el caso de algunas personas, los síntomas son leves. Sin embargo, en otros casos, la neuropatía diabética puede ser bastante dolorosa e incapacitante.

    "Igualmente hay un grupo grande diabéticos que no tienen síntomas, pero los encontramos en lo que sería en el examen físico, por ejemplo: pérdida de la sensación de vibración en los pies, reflejos disminuidos, cuando hacemos la prueba de monofilamentos, encontramos que el paciente tiene una pérdida de sensación", explica.

    Es una complicación grave de la diabetes que puede afectar hasta el 50 % de las personas con la enfermedad. Es posible prevenir o reducir su progreso con un control constante de la glucosa sanguínea y un estilo de vida saludable.

    "Es importante que los pacientes diabéticos conozcan si lo padecen porque esa pérdida de sensación a largo plazo, pueden desarrollar úlceras en los pies, y se pueden infectar, complicar y hacerse más profundas, al punto de llegar a requerir de amputación", aclara. 

    Concluye el Dr. Sepúlveda diciendo que el chequeo autónomo es vital: "verifiquen los pies todos los días y si empiezan a notar que hay úlceras, o piel abierta, ir a su médico primario, algún médico que los ayude para tratarlo desde bien temprano y evitar estas complicaciones a largo plazo".

    Ver la cápsula completa aquí:

    Mas noticias de Endocrinología-Diabetes