Fumar continúa siendo un factor de riesgo para el cáncer de vejiga en Puerto Rico

La enfermedad afecta más a hombres, según especialista.

Belinda Z. Burgos González Belinda Z. Burgos González
  • Belinda Z. Burgos González  - Correo Electrónico

Fumar continúa siendo un factor de riesgo para el cáncer de vejiga en Puerto Rico

El fumar continúa siendo un catalítico para el desarrollo de enfermedades crónicas y graves, esta vez su uso puede promover el desarrollo del cáncer de vejiga.

Cerca de 350 hombres y 120 mujeres en Puerto Rico son diagnosticados anualmente con este tipo de cáncer, que se desarrolla en el tejido constituido por células íntimamente unidas que cubre la vejiga, según especialistas en uro-oncología en Puerto Rico en entrevistas previas con Medicina y Salud Pública (MSP).

Según el Dr. Alvin López Pujals, urólogo del Hospital San Pablo Hima en Caguas, ha demostrado que fumar es un factor de riesgo que aumenta la probabilidad de sufrir esta enfermedad. En la vejiga se puede presentar el cáncer urotelial, el cual es el más común, también el cáncer de célula escamosa y el cáncer adenocarcinoma.

El cáncer uroterial se da por infecciones crónicas, por infecciones con parásitos, y se desarrolla cuando cuando las células que están en el urotelio están continuamente expuestas a algo que va irritando, causa cambios y mutaciones en el DNA. 

“Fumar no solo es un factor que aumenta el riesgo para el cáncer de pulmón y ahora se debe tener en cuenta para evitar esta enfermedad en la vejiga, pues el cigarrillo tiene unos metabolitos que se arrojan en la orina, irrita el tracto urinario y esto causa mutaciones en la célula que les impiden que se regeneren y esto crece y se forma el cáncer en el organismo, por eso fumar es un enemigo que no solo ataca los pulmones y también tiene unos efectos dañinos en otras partes del organismo como la vejiga”, explicó el especialista a MSP.

“Los niveles de estrés en Puerto Rico han aumentado y eso se ve reflejado en el crecimiento del consumo de cigarrillo, lo que ha llevado a los especialistas a estar pendiente de los síntomas en pacientes, como el sangrado en la orina, ya sea un cambio de color o con un examen de rutina de laboratorio que determinan un sangrado microscópico, pero, la cotidianidad hace que muchas personas no vean problema el tener estos síntomas, es por eso que los médicos recomiendan hacer exámenes apropiados como estudios anatómicos de radiología y estudios para analizar la orina, como la citología de orina y la cistoscopía que diagnostica los tumores en la vejiga”, abundó.

Reiteró que, aunque no se debe crear alarma colectiva, recomienda que la población solicite a sus médicos primarios las pruebas necesarias ante cualquier sospecha clínica, debido a que, de detectarse a tiempo de  enfermedad, el paciente puede presentar una favorable prognosis de vida.

“El cáncer de vejiga ataca a hombres y mujeres, pero ocurren más casos en los hombres, por el estilo de vida al estar más expuesto a los factores de riesgo, pero esto no exime a las mujeres que pueden sufrir esta patología, pues las dinámicas de la sociedad han cambiado entre hombres y mujeres, y ahora vemos como ha aumentado el consumo de cigarrillo entre las damas y también ellas ocupan puestos de trabajo que antes eran exclusivos para los varones, lo que aumenta la exposición a los factores de riesgo”, reiteró.

De otra parte, sostuvo que la operación endoscópica figura como una de las primeras opciones para extraer el tejido de la vejiga y determinar el grado de agresividad del tumor. 

“Cuando se encuentra temprano con el seguimiento endoscópico, es suficiente para erradicar la enfermedad del organismo. También se invita a las personas a que pierdan el miedo de ir al médico por la pandemia Covid-19, pues es necesario iniciar tratamientos a tiempo para atacar algunas patologías como puede ser el cáncer de vejiga, ya que la pandemia no es la única enfermedad que ataca a la humanidad, otras también están al acecho y lo más importante debe ser consultar a los especialistas para diagnosticar a tiempo el cáncer de vejiga y así iniciar con el tratamiento”, reiteró.

“Los médicos en Puerto Rico aumentaron los cuidados para evitar el contagio de Covid-19, como el lavado de manos, mantener el distanciamiento social en la sala de espera, establecer horarios para disminuir el flujo de personas, disminuir las citas en los centros médicos e incorporar las medidas de seguridad, para continuar con los tratamientos de otras enfermedades, para que las personas puedan tener una atención temprana ante enfermedades como el cáncer de vejiga”, formuló.

Alrededor de un 30 por ciento de estos pacientes puede fallecer a causa de la enfermedad. 

Entre los síntomas a observar es sangre en la orina. A menudo, los cánceres de vejiga se describen basándose en cuán lejos han invadido la pared de la vejiga.

Los cánceres no invasivos permanecen en la capa interna de las células (el epitelio de transición), y no han crecido hacia las capas más profundas.

Mientras, los cánceres invasivos han crecido hacia capas más profundas de la pared de la vejiga. Estos cánceres tienen más probabilidad de propagarse y son más difíciles de tratar.

Un cáncer de vejiga también se puede describir como superficial o invasivo que no compromete la capa muscular. Estos términos incluyen a los tumores no invasivos y a cualquier tumor invasivo que no ha crecido hacia la capa muscular principal de la vejiga.

Periodista y MPH, Bachillerato en Periodismo y Prejurídico de la Universidad del Sagrado, Maestría en Salud Pública de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, Jefa de Redacción con 11 años de experiencia en el Grupo Editorial Mundo, jefa de Redacción de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Mas noticias de Urología