Ataque múltiple de virus respiratorios tiene en jaque a los hospitales de EE.UU, y algunos de Suramérica

Preocupación y alarma frente al aumento de niños que presentan afectación por virus respiratorios. Hospitales de Estados Unidos y algunos países del cono sur no dan abasto para atender la emergencia.

Alexander Triana Yanquén

    Ataque múltiple de virus respiratorios tiene en jaque a los hospitales de EE.UU, y algunos de Suramérica

    Nota construida con información de Veronica Smink, BBC News Mundo

    El mundo ha venido retomando sus actividades en diversos sectores, dejando atrás la emergencia sanitaria que trajo consigo el COVID, y cuando se pensaba que todo estaba siendo superado con buenos resultados, se prenden las alarmas nuevamente por una ola de virus respiratorios que está llenado las unidades pediátricas en hospitales de Estados Unidos y algunos países de Sudamérica. 

    Los expertos advierten que la "tripledemia" es un fenómeno más grave que el de la pandemia del Coronavirus, la cual entre diciembre de 2019 y este año, cobró la vida de aproximadamente 6,5 millones de personas en el mundo, según Our World In Data. 

    ¿En qué consiste la Tripledemia?

    Esta tripledemia son tres epidemias que coexisten y han vuelto a colmar hospitales en varias partes del continente americano, en especial de niños. La mayoría de los infectados padece síntomas leves que no requieren ingreso al hospital, pero la confluencia de gérmenes está generando un caos al que se le tiene puesta la lupa. 

    Por un lado persiste el Covid-19, pero ya no es el virus predominante y ocupa el segundo lugar de este escalafón, a pesar que han surgido nuevas variantes que son mucho menos letales, pero más contagiosas. En primer lugar estaría la Influenza A, la cual tiene dos tipos diferentes que provocan la conocida gripe porcina (la que generó su propia pandemia en 2009-2010).

    Es preciso indicar que la mayoría de las personas presentan no más que una molestia, lo cual los lleva a tomar unos días de reposo con medicación para tratar los síntomas, de ser necesario. No obstante, para quienes tienen sistemas inmunológicos más vulnerables (como los bebés, las personas mayores o quienes tienen factores de riesgo) pueden ser peligrosos.

    Especialmente porque, cuando atacan a todos a la misma vez, pueden llevar a los sistemas de salud al borde del colapso y generar un problema de ausentismo laboral por la cantidad de personas enfermas al mismo tiempo.

    La OPS y su data

    La Organización Panamericana de la Salud (OPS), revela que los países más afectados en la región por esta tripledemia son: Estados Unidos, en el hemisferio norte, y las naciones más australes del hemisferio sur (Argentina, Chile, Uruguay y el sur de Brasil).

    Alerta en Estados Unidos

    En el país norteamericano los centros hospitalarios reportan que están presentando problemas por la alta cantidad de pequeños que llegan con problemas respiratorios. El diario The New York Times, reveló el 1 de noviembre que: "Un aumento drástico e inusualmente temprano en el VRS, una infección que obstruye las vías respiratorias, está abrumando las unidades pediátricas en EE.UU., provocando largas esperas para recibir tratamiento y obligando a los sistemas hospitalarios a reorganizar el personal y los recursos para satisfacer la demanda". 

    Por su parte, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) informaron que en algunas regiones del país "se está alcanzado los niveles máximos estacionales" de RSV. Sin embargo, a esto se le suma la gripe. 

    El reporte epidemiológico más reciente de la OPS, asegura que: "la mayor parte del país notificó un aumento temprano de la actividad de la influenza", dice el informe. Frente a esto, los CDC señalan que se trata de la peor temporada otoñal de esta enfermedad desde la pandemia de gripe porcina (H1N1).

    Preocupación de los expertos

    La preocupación de los expertos y de las organizaciones de control, es que estas enfermedades están golpeando tan fuerte cuando aún no ha pasado la mitad del otoño boreal y falta para que llegue la temporada más fría. Lo cual remite a estimar que la influenza arribó unas seis semanas antes de lo habitual y hasta el 22 de octubre ya había registrado al menos 6.900 hospitalizaciones y 360 muertes, según los CDC.

    Los investigadores y especialistas aseguran que la cepa predominante de influenza A es diferente a la que se presentó en 2009, llamada H3N2.

    La situación en EE.UU., y el cono sur

    Lo que sucede en este momento en Estados Unidos es similar a lo que se reporta en algunos países de Sudamérica. Los hospitales registran un aumento considerable por pacientes con síntomas gripales, sobre todo niños pequeños.

    Frente a este hecho, en Argentina y Chile hubo un aumento de la influenza A, con dos variantes de la gripe porcina que circulan a la vez: la H3N2 y la H1N1, según la OPS y agregan que: "la actividad del VRS se mantiene elevada en Brasil y Uruguay". Algo curioso, teniendo en cuenta que en esta época del año hace calor en estos países. 

    Factores de la Tripledemia

    Este fenómeno se asocia a la pandemia y como resultado de lo que representó el Sars-Cov-2 para el mundo, generado por una serie de factores. 

    Gustavo Puerta, pediatra argentino, declaró para BBC Mundo que: "el coronavirus ocupó un espacio muy importante -lo que los médicos llamamos nicho epidemiológico- durante los dos años previos, y en 2020 y 2021 fue prácticamente el único virus que circulaba", dijo. Además, agrega que: "Cuando bajó la circulación, gracias a las vacunas, todos los virus que habitualmente están durante todo el año explotaron en forma exponencial".

    La situación ha tomado por sorpresa a todos y Puerta asegura que en sus años de experiencia no ha visto algo similar: "Los pediatras estamos acostumbrados a tener momentos de mucha demanda en determinados momentos del año, pero este año los chicos pasan de una enfermedad a otra", cuenta.

    Otro factor que se atribuye a la situación es pospandémico. Se presume que lo que contribuyó a que estos virus se dispersaran fue la baja inmunidad de la población, en especial de los niños. Esto debido a la falta de exposición por las medidas de aislamiento, evitando que se desarrollaran anticuerpos: "Es como una tormenta perfecta", resume Pueta. "Explosión de virus por un lado y, por el otro, baja inmunidad natural de la gente por falta de vinculación".

    ¿Qué hacer? Medidas de contingencia

    Si bien es cierto que en su momento el aislamiento preventivo fue implementado como medida contra el Covid-19, salvando la vida de millones de personas; esto supone ahora un aumento de infecciones como resultado de esas acciones preventivas. 

    Expertos han explicado previamente en diferentes espacios que durante esos dos años, muchos bebés nacieron, antes o después y no fueron expuestos a ningún tipo de virus, reduciendo así la producción de anticuerpos, que ahora son necesarios.

    La población infantil es la más golpeada y la mejor medida que se tiene de momento es la vacunación, según la conclusión de los expertos a nivel mundial. Es importante mencionar que aún faltan varias semanas para llegar a la temporada invernal en Estados Unidos, la época en la que suele ser peor la transmisión de enfermedades respiratorias y en especial, la influenza.

    La recomendación de los profesionales no está fuera de lugar y sobre todo ampliando el rango incluyendo las personas mayores de 65 y los menores de 2 años, además de quienes tienen factores de riesgo, el doctor Pueta dice que "se está pensando en vacunar a todos los chicos de hasta 5 años, para que todos los niños en edad preescolar estén cubiertos".

    Ahora, aunque todavía no existe una vacuna contra el VRS, el médico señala que en la actualidad hay laboratorios trabajando para crear una vacuna que proteja no solo contra ese virus, sino también contra la influenza y la covid.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Pediatría