Pérdida de audición y enfermedades relacionadas con la memoria

La dificultad para escuchar puede llevar al paciente a desarrollar otros problemas de salud.

Dra. Jeamillette O'neil

    Pérdida de audición y enfermedades relacionadas con la memoria

    La perdida de audición es la falta de capacidad del sistema auditivo de poder llevar los sonidos hasta el cerebro donde son finalmente procesados. Según investigaciones; entre ellas las de la Universidad de Johns Hopkins, la pérdida de audición no solo significa que una persona experimenta dificultad para escuchar la televisión, sino que se trata de una condición que puede llevar al paciente a desarrollar otros problemas de salud (tanto físicos como mentales). 

    La falta de esta capacidad le impide al cerebro poder concentrarse en una conversación.  Esto ocurre por el esfuerzo que tiene que realizar el cerebro para entender.  Al no poder concentrarse la persona con pérdida de audición tampoco podrá procesar correctamente una conversación, analizar o guardar detalles en su memoria.

    Existen factores que pueden aumentar esta situación como el uso de mascarilla, la presencia de ruidos en el ambiente en una reunión familiar, aires acondicionados, abanicos, música, tráfico y hasta la acústica del lugar.

    El deterioro mental puede llegar a aumentar por el aislamiento que viven muchas personas hoy día. Trayendo así otras condiciones secundarias como la ansiedad y la depresión, las cuales tanto laceran las relaciones familiares. Existen investigaciones que relacionan el desarrollo del Alzheimer y más aún colocan la pérdida de audición como uno de los factores principales para desarrollar esta triste enfermedad. Sin embargo, la pérdida de audición a diferencia de otras enfermedades tiene remedio. 

    Si usted conoce de alguien que sospecha de problemas de la memoria, haga incluir una evaluación audiológica dentro de sus exámenes diagnósticos. Un examen auditivo determina si el paciente tiene la capacidad para poder realizar una evaluación neurológica objetiva. Una persona no puede recordar o analizar lo que no puede ser procesado en el órgano auditivo periferal. 

    Si la persona experimenta pérdida de audición y se sospecha de demencia, se debe escoger el audífono adecuado para su condición y su estilo de vida. Acompañado de un programa adecuado de rehabilitación auditiva y tratamiento integrado del resto de los especialistas, y sobre todo apoyo familiar. 

    En mi práctica he visto pacientes con diagnóstico de Alzheimer neurológicamente tratados y debidamente amplificados cuya condición permanece controlada por un mayor período de tiempo y tienen calidad de vida. Sin embargo, tristemente hemos visto pacientes no tratados deteriorarse un muy corto periodo de tiempo.

    Para más información puede comunicarse con el Instituto de Audición y Balance al 787-284-7792, localizados en la suite 200 del Edificio Porrata Pila, Boulevar Luis A Ferré, Ponce, PR.

    Mas noticias de Otorrinolaringología