Estudio en primera fase sugiere que vacunas de ARN mensajero podrían curar fracturas

El cmRNA regeneró el hueso a través de la osificación endocondral, mientras que la rhBMP-2 impulsó la osteogénesis intramembranosa; cmRNA proporciona una tecnología innovadora.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Estudio en primera fase sugiere que vacunas de ARN mensajero podrían curar fracturas

    Recientemente, un grupo de investigadores de la Clínica Mayo en Estados Unidos y sus colegas de Países Bajosencontraron que la tecnología desarrollada de las vacunas de ARN mensajero podrían convertirse en una alternativa menos arriesgada para la regeneración de huesos luego de fracturas.

    Durante el estudio se determinó que, aunque la mayoría de las fracturas se curan normalmente, los casos más severos donde no se produce la regeneración ósea se convierte en problemas clínicos para el paciente, incluida la amputación. 

    Uno de los principales resultados se enmarcó en que las ratas, se encontró que el ARN mensajero puede utilizarse a dosis bajas para regenerar hueso sin efectos secundarios. Además, la calidad del nuevo hueso es superior a la del hueso formado por BMP-2.

    Otro aspecto relevante, según el estudio, es que el ARN mensajero es una buena opción para la regeneración ósea porque puede no necesitar dosis repetidas. "Los resultados mostraron que el crecimiento del nuevo tejido que se produjo tras aplicar el ARN mensajero fue biomecánicamente superior al método alternativo y se mantuvo así durante las 8 semanas de seguimiento", revela el informe publicado en Science Advances.

    Los especialistas recordaron que el hueso humano se desarrolla de dos maneras: mediante la formación directa de células óseas a partir de células progenitoras mesenquimales, o mediante la osificación endocondral, en la que primero se forma el cartílago y luego se convierte en hueso.

    En medio de la discusión se encontró que el tratamiento con BMP-2 utiliza el primer método, mientras que el de ARN mensajero emplea el segundo. En general, los investigadores afirman que su trabajo demuestra que este método "puede curar defectos óseos segmentarios de gran tamaño crítico de los huesos largos de forma superior a su homólogo de proteína recombinante".

    Los autores afirman que estos resultados están en una primera fase, y que se debe continuar investigando una segunda fase. 

    Fuente consultada aquí

    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Ortopedia y Traumatología