La propagación metastásica del cáncer de mama se acelera durante el sueño

Un nuevo estudio señala que las células cancerosas que forman metástasis surgen en la noche principalmente.

Isbelia Farías

    La propagación metastásica del cáncer de mama se acelera durante el sueño

    El cáncer de mama es uno de los tipos más comunes de cáncer. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 2.3 millones de personas en el mundo enferman cada año a causa de ello.

    Si el cáncer se detecta a tiempo, los pacientes tienen mejor pronóstico. No obstante, si el cáncer ha hecho metástasis, se complica el escenario.

    La creencia que prevalecía hasta ahora en la comunidad científica era que los tumores de mama liberaban las células metastásicas de manera continua, pero un nuevo estudio ha demostrado que las células cancerosas que forman metástasis aparecen en la fase de sueño.

    La investigación la ha realizado un equipo científico suizo, liderado por investigadores de la Escuela Politécnica Federal (EHT) de Zúrich, el Hospital Universitario de Basilea y la Universidad de Basilea, bajo la dirección del profesor de oncología molecular de la ETH de Zúrich, Nicola Aceto. El estudio fue difundido por la revista Nature y se llevó a cabo con 30 pacientes y modelos de ratón.

    La metástasis se produce cuando las células cancerosas circulantes se desprenden del tumor original y viajar a través de los vasos sanguíneos, formando nuevos tumores en otros órganos.

    Los investigadores señalaron que la diseminación metastásica del cáncer se logra mediante la diseminación hematógena de células tumorales circulantes (CTC), y a menudo se supone que estos se desprenden constante de los tumores de crecimiento o se eliminan a consecuencia de agresiones mecánicas.

    Un patrón inesperado

    Sin embargo, se observó un patrón inesperado y sorprendente en la generación de las células tumorales circulantes, tanto en los pacientes con cáncer de mama como en modelos de ratón, pues, la mayoría de eventos de intravasación, o invasión de células cancerosas, ocurren durante el sueño.

    Además, el estudio arrojó que las células tumorales circulantes en fase de reposo son propensas a metastatizar, mientras que las células tumorales circulantes generadas durante la fase activa carecen de capacidad metastásica.

    El estudio plantea que: "el análisis de secuenciación de ARN de una sola célula de CTC revela una marcada regulación positiva de los genes mitóticos exclusivamente durante la fase de descanso tanto en pacientes como en modelos de ratón, lo que permite la competencia de metástasis. Sistémicamente, encontramos que las hormonas clave del ritmo circadiano, como la melatonina, la testosterona y los glucocorticoides, dictan la dinámica de generación de CTC y, como consecuencia, que la insulina promueve directamente la proliferación de células tumorales in vivo, pero de manera dependiente del tiempo".

    Nicola Aceto afirmó que: "Cuando la persona afectada está dormida, el tumor se despierta", es decir, que el tumor produce más células circulantes cuando el organismo duerme. Estas células que abandonan el tumor por la noche se dividen más rápido, a diferencia de las que lo hacen en el día.

    Otro investigador, Zoi Diamantopoulou, agregó que: "Nuestra investigación demuestra que la huida de las células cancerosas circulantes del tumor original está controlada por hormonas como la melatonina, que determinan nuestros ritmos diurnos y nocturnos".

    Aunado a ello, el estudio enfatiza la importancia de la hora en la cual se toman las muestras del tumor o la sangre, ya que esto influye en las conclusiones de los oncólogos, por lo que hay necesidad de que los profesionales sanitarios consideren la hora en la que realizan las biopsias.

    Por último, Aceto destaca la necesidad de investigar si otros tipos de cáncer se comportan igual y si las terapias que existen pueden tener más o menos éxito, dependiendo del momento en el cual el paciente es tratado.

    Fuente consultada aquí



    Mas noticias de Oncología-Hematología