Advertencia del sobrediagnóstico: "Menos del 10% de nódulos tiroideos son malignos", Dr. García

Debido a que solo algunos nódulos tiroideos pueden desarrollar malignidad, hacer un diagnóstico innecesario afecta la salud del paciente y, a su vez, de las cifras de incidencia nacionales.

Isbelia Farías

    Advertencia del sobrediagnóstico: Menos del 10% de nódulos tiroideos son malignos, Dr. García

    El doctor José García Mateo, pasado presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología, advirtió que el sobrediagnóstico del cáncer de tiroides debe evitarse, ya que una vez se detectan los nódulos, la primera opción es usar tratamientos agresivos cuando las investigaciones señalan que menos del 10% de estas lesiones son malignas. 

    El doctor citó las guías de endocrinología de los Estados Unidos, donde "se recomiendan pacientes que tienen nódulos muy pequeños, que podrían tener características de cáncer, que sean diagnosticados con sonografías, y evitar las cirugías".

    Los nódulos tiroideos son bultos sólidos que se forman dentro de la tiroides, la pequeña glándula ubicada en la base del cuello. Estos bultos se llenan de líquido, pero, en su mayoría, no son graves, y tampoco presentan síntomas.  Apenas un pequeño porcentaje de dichos nódulos son cancerosos.

    De hecho, muchas personas que padecen de la tiroides no se dan cuenta de que tienen uno de estos nódulos, hasta que el médico lo descubre en un examen de rutina. En otros casos, estos nódulos pueden crecer tanto como para hacerse notar, dificultar la respiración o la deglución. Todas las opciones, en cuanto a tratamientos, van a depender del nódulo tiroideo que presente la persona.

    Tal como se ha mencionado, estos nódulos no causan síntomas, pero, cuando son grandes, es posible que se puedan palpar, verse como una inflamación en la base del cuello, presionar la tráquea o el esófago y causar falta de aliento o problemas para tragar.

    Causas de los nódulos tiroideos

    Las causas pueden ser varias, incluidas las siguientes:

    Excesivo crecimiento del tejido tiroideo normal: o adenoma de la tiroides, no es canceroso ni se considera grave, a menos que cause molestia por su tamaño.

    Quiste tiroideo: cuando las cavidades se llenan de líquido. Tampoco suelen considerarse cancerosos, aunque ocasionalmente contienen componentes cancerosos.

    Inflamación crónica de la tiroides: la enfermedad de Hashimoto puede causar inflamación en la tiroides y dar paso a nódulos grandes; se asocia a menudo con hipotiroidismo.

    Bocio multinodular: puede ser causado por una deficiencia de yodo o un trastorno de la tiroides. Estos contienen múltiples nódulos dentro del bocio.

    Cáncer de tiroides: aunque las probabilidades de que un nódulo sea canceroso son muy mínimas. Sin embargo, si el nódulo es muy grande y causa molestia, es recomendable la revisión con el médico.

    Deficiencia de yodo: en la dieta; esto puede hacer que la glándula tiroides desarrolle nódulos. Sin embargo, esta causa es poco común.

    Para el especialista es de crucial importancia que el médico trate al paciente que realmente lo necesita con una clara individualización del tratamiento. "Muchas veces se dice que el resultado de estos estudios, con estas estadísticas tan altas, se debe también al sobrediagnóstico, que es algo que se debe evitar".

    Por esa razón, el endocrinólogo enfatizó en que los médicos pueden tener otra opción para tratar aquellos nódulos pequeños sin que signifique algún riesgo para la salud del paciente. De igual manera, comentó que a través de las sonografías se puede hacer una evaluación completa de los nódulos o cáncer de tiroides que necesitan tratamiento.

    Es importante resaltar que el doctor fue muy claro sobre cómo el sobrediagnóstico, puede resultar poco eficiente y afectar las cifras que se tienen actualmente, "la prevalencia ha aumentado en todo lado, sin embargo, los nódulos incidentales, los encontraron porque hicieron una evaluación diferente para otro diagnóstico, la mayoría de estos nódulos, no son algo de emergencia", afirmó el doctor García.

    "Hay que ver las causas que llevaron a esta incidencia de cáncer tan alta en hombres y en mujeres, mayormente en mujeres, que impresiona, y obviamente tenemos que investigar más sobre eso, para ver si hay unas causas específicas en esta población", dijo.

    Ante los temas de tratamiento de nódulos tiroides o cáncer de tiroides, el especialista enfatizó sobre cómo se busca tratar esta condición con menos agresividad que antes, sin embargo, si en algunos casos se necesita que el tratamiento sea más agresivo, así se debe realizar.

    Por otro lado, el doctor García mencionó que no existe una prevención para el problema de tiroides y condiciones autoinmunes, sin embargo, destacó la importancia del diagnóstico temprano y la prevención de complicaciones que pueden desarrollarse por esta enfermedad.

    Para el diagnóstico temprano de esta condición se recomienda el examen físico, el cual se procede de la siguiente manera: "la glándula de tiroides es como una H y se palpa, luego se va hacia atrás, arriba y abajo palpando, luego de tragar, y al subir la glándula se puede palpar el tamaño, si palpar los bordes".

    Actualmente, existen factores de riesgo en la población puertorriqueña, como lo es la obesidad y la resistencia a la insulina, "debido a que esto puede aumentar la probabilidad de malignidad, sin embargo, se recomienda hacer uso del sistema de salud, para un diagnóstico más pronto de la condición", comentó el especialista.

    Es de vital importancia, según lo indicó el experto, que ante una anomalía o factor de riesgo, se lleve a cabo un buen diagnóstico del paciente, a través del examen físico y su historial, así se podrá hacer una sonografía para detectar el nódulo afectado y darle su respectivo tratamiento.

    Vea la rueda de prensa completa:

    Mas noticias de Oncología-Hematología