ACTUALIZACIÓN EN EL DIAGNÓSTICO Y MANEJO DE PACIENTES CON LEUCEMIA LINFOCÍTICA CRÓNICA (CLL)


ACTUALIZACIÓN EN EL DIAGNÓSTICO Y MANEJO DE PACIENTES CON LEUCEMIA LINFOCÍTICA CRÓNICA (CLL)

La leucemia linfocítica crónica (CLL) es un trastorno maligno, caracterizado por una acumulación de linfocitos B en el cuerpo. El diagnóstico final se establece utilizando citometría de flujo demostrando una población monoclonal de linfocitos. En los últimos años, un número importante de marcadores moleculares se han establecido como relevantes en establecer el pronóstico de pacientes con CLL. Estos marcadores incluyen el estado de mutación de la cadena pesada de inmunoglobulina (IGHV), el nivel sérico de la b2 microglobulina, la presencia de mutación del oncogene TP53 (asociado a la eliminación del segmento corto del cromosoma 17), y mutaciones que incluyen la supresión del (11q), trisomía (+12) y del (13q). El inicio temprano de la quimioterapia no ha demostrado beneficio en la CLL e incluso puede aumentar la mortalidad a corto plazo. Los criterios que se utilizan para definir cuándo hay que comenzar a tratar un paciente incluye pérdida de peso significativa, fiebre de origen tumoral, sudoraciones nocturnas, citopenias progresivas, organomegalia progresiva, incremento de un 50% o más de linfocitos neoplásicos en menos de seis meses, presencia de enfermedad autoinmune importante y finalmente pacientes que tengan características moleculares de alto riesgo.

[sdfile id="79932"]


Artículos Relacionados