Síntomas tempranos de la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es un trastorno progresivo mediado por el sistema inmune. Esto quiere decir que el sistema diseñado para mantener tu cuerpo sano ataca erróneamente partes de tu cuerpo que son vitales para el funcionamiento diario.

Redacción MSP

    Síntomas tempranos de la esclerosis múltiple

    ¿Qué es la esclerosis múltiple?

    La esclerosis múltiple (EM) es un trastorno progresivo mediado por el sistema inmune. Esto quiere decir que el sistema diseñado para mantener tu cuerpo sano ataca erróneamente partes de tu cuerpo que son vitales para el funcionamiento diario. La cubierta protectora de las células del nervio se daña, lo cual ocasiona una función reducida en el cerebro y la columna vertebral.

    La EM es una enfermedad con síntomas impredecibles cuya intensidad puede variar. Aunque algunas personas experimentan fatiga y entumecimiento, los casos graves de EM pueden ocasionar parálisis, pérdida de la vista y función reducida del cerebro.

    Los síntomas tempranos más comunes de la esclerosis múltiple (EM) incluyen: problemas de la vista, hormigueo y entumecimiento, dolores y espasmos, debilidad o fatiga, problemas de equilibrio o mareos, entre otros.

    1. Problemas de la vista

    Los problemas visuales son uno de los síntomas más comunes de la EM. La inflamación afecta el nervio óptico y altera la visión central. Esto puede ocasionar visión borrosa, visión doble o pérdida de la vista.

    Es posible que no notes los problemas de la vista de inmediato, ya que la degeneración de la visión clara puede ocurrir lentamente. La pérdida de la vista puede estar acompañada de dolor cuando miras hacia arriba o hacia a un lado. Existen muchas maneras de enfrentarse a los cambios de la vista relacionados con la EM.

    2. Hormigueo y entumecimiento

    La EM afecta los nervios en el cerebro y la columna vertebral (el centro de mensajes del cuerpo). Esto significa que puede enviar señales contradictorias alrededor del cuerpo. A veces, no envía señales. Esto ocasiona entumecimiento.

    Las sensaciones de hormigueo y entumecimiento son una de las señales de advertencia más comunes de la EM. Los sitios comunes del entumecimiento incluyen la cara, brazos, piernas y dedos.

    3. Dolor y espasmos

    El dolor crónico y los espasmos musculares involuntarios también son comunes de la EM. De acuerdo con la Sociedad Nacional de EM, un estudio demostró que la mitad de las personas con EM tenían dolor crónico.

    La rigidez muscular o los espasmos (espasticidad) también son comunes. Podrías experimentar músculos o articulaciones rígidos al igual que movimientos espasmódicos de las extremidades que son incontrolables y dolorosos. Las piernas se ven afectadas con frecuencia, pero el dolor de espalda también es común.

    4. Fatiga y debilidad

    La fatiga y debilidad inexplicables afectan a aproximadamente el 80 por ciento de las personas en las primeras etapas de la EM.

    La fatiga crónica ocurre cuando los nervios en la columna vertebral se deterioran. La fatiga suele aparecer repentinamente y durar semanas antes de mejorar. Al principio, la debilidad es más notable en las piernas.

    5. Problemas de equilibrio y mareos

    Los mareos y los problemas de coordinación y equilibrio pueden disminuir la movilidad de algunas personas con EM. Tu médico puede referirse a estos síntomas como problemas con tu modo de andar. Las personas con EM con frecuencia se sienten aturdidas, mareadas o como si su alrededor estuviera girando (vértigo). Con frecuencia, este síntoma ocurre cuando estás de pie.

    Getty Images

    6. Disfunción de la vejiga e intestinos

    Una vejiga disfuncional es otro síntoma que ocurre hasta en el 80 por ciento de las personas con EM. Esto puede incluir micción frecuente, fuerte necesidad de orinar o incapacidad de retener la orina.

    Los síntomas relacionados con la orina con frecuencia se pueden controlar. Con menos frecuencia, las personas con EM experimentan constipación, diarrea o pérdida de control de los intestinos.

    7. Disfunción sexual

    La excitación sexual también puede ser un problema para las personas con EM debido a que empieza en el sistema nervioso central, donde ataca la EM.

    8. Problemas cognitivos

    Aproximadamente la mitad de las personas con EM desarrollarán alguna clase de problema con su función cognitiva. Esto puede incluir: problemas de memoria, menor capacidad de atención, problemas del habla, dificultad para organizarse. La depresión y otros problemas de salud emocional también son comunes.

    9. Cambios en la salud emocional

    La depresión severa es común entre las personas con EM. El estrés de la EM también puede ocasionar irritabilidad, cambios de humor y una condición llamada incontinencia afectiva. Esto involucra ataques de llanto o risa incontrolables.

    Enfren ytar los síntomas de la EM, junto con problemas en una relación en la familia, pueden hacer que la depresión y otros trastornos emocionales sean aún más difíciles.

    10–16. Otros síntomas

    No todas las personas con EM tendrán los mismos síntomas. Se pueden manifestar diferentes síntomas durante recaídas o ataques. Junto con los síntomas mencionados en las imágenes anteriores, la EM también puede ocasionar: pérdida auditiva, convulsiones, temblores incontrolables, problemas respiratorios, problemas al hablar y dificultad para tragar.

    imagen-cuerpo

    Getty Images

    ¿Es hereditaria la EM?

    La EM no es necesariamente hereditaria. Sin embargo, una persona tiene una probabilidad muy alta de desarrollar la enfermedad si tiene un familiar cercano con EM, de acuerdo con la Sociedad Nacional de EM.

    La población general solo tiene el 0.1 por ciento de probabilidad de desarrollar EM. Sin embargo, el número aumenta entre 2.5 por ciento y 5 por ciento si tienes un hermano o padre con EM.

    La herencia no es el único factor que determina la EM. Un gemelo idéntico solamente tiene una probabilidad del 25 por ciento de desarrollar EM si su gemelo tiene la enfermedad. Aunque está claro que la genética es un factor de riesgo, no es el único.

    Diagnóstico: 

    Un médico, muy probablemente un neurólogo, realizará varias pruebas para diagnosticar la EM, incluyendo: examen neurológico: tu médico verificará la función de los nervios afectados, examen de la vista: una serie de pruebas para evaluar tu visión y verificar que no haya enfermedades en los ojos, imágenes de resonancia magnética (IRM): una técnica que utiliza un poderoso campo magnético y ondas radiales para crear imágenes transversales del cerebro y la columna vertebral y punción espinal (también llamada punción lumbar): una prueba que involucra una aguja larga que se inserta en tu columna para retirar una muestra del líquido que circula alrededor de tu cerebro y columna vertebral

    Los médicos utilizan estas pruebas para buscar daños en el sistema nervioso central en dos áreas diferentes. También deben determinar que haya transcurrido al menos un mes entre los episodios que ocasionaron el daño. Estas pruebas también se usan para descartar otras condiciones.

    La EM con frecuencia sorprende a los médicos debido a cuánto puede variar tanto en su gravedad como en las formas en las que afecta a las personas. Los ataques también pueden durar unas cuantas semanas y luego desaparecer. Sin embargo, las recaídas pueden empeorar progresivamente, ser más impredecibles y tener diferentes síntomas. La detección temprana puede ayudar a evitar que la EM progrese rápidamente.

    Tomado de: healthline.com

    Mas noticias de Neurología