Nueva esperanza para el alzhéimer: los fármacos inesperados que pueden mejorar sus síntomas

Tratamientos para el TDAH han demostrado ser seguros y eficaces para mejorar la cognición y la apatía en pacientes con alzhéimer.

Luisa Ochoa

    Nueva esperanza para el alzhéimer: los fármacos inesperados que pueden mejorar sus síntomas

    Según un nuevo estudio publicado en el Journal of Neurology Neurosugery & Psychiatry, los medicamentos que se usan en el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) también podrían tratar aspectos clave de la enfermedad de Alzheimer.

    Los investigadores del estudio indican que los ensayos clínicos con fármacos noradrenégicos, como son algunos tipos de antidepresivos o medicamentos para tratar la hipertensión arterial, tendrían potencial frente a la enfermedad neurodegenerativa.

    Actualmente, el tratamiento para la enfermedad de Alzhéimer logra ralentizar la progresión de la enfermedad, sin embargo, no ocurre así en todos los pacientes, especialmente en quienes presentan síntomas moderados o graves de demencia.

    Cabe mencionar que aún no existe la cura para esta condición neurodegenerativa, sin embargo, las nuevas investigaciones están logrando avances en el control de los síntomas y la disminución de la progresión.

    De acuerdo con los investigadores, los fármacos noradrenérgicos se dirigen al neurotransmisor noradrenalina, el cual es liberado por una red neuronal noradrenérgica especializada. Esta red es fundamental para la producción de muchos procesos cognitivos, como son la atención, el aprendizaje, la memoria, la preparación para la acción y la supresión de conductas inapropiadas.

    El sistema noradrenégico se interrumpe de forma temprana en el Alzhéimer, y dicha interrupción contribuye a desarrollar los síntomas cognitivos y neuropsiquiátricos característicos de la enfermedad, lo que indica que el sistema noradrenégico sería un buen objetivo farmacológico.

    Bajo esta premisa, los científicos buscaron ensayos clínicos publicados entre los años 1980 y 2021, en los cuales se hubiesen usado estos fármacos como la atomoxetina, metilfenidato y guanfacina para mejorar síntomas cognitivos y/o neuropsiquiátricos de los pacientes con enfermedades neurodegenerativas.

    El metilfenidato, más conocido como Ritalin, es un fármaco de uso muy común para tratar el TDAH y el estudio consistió en incluir 19 ensayos controlados y aleatorizados centrados en la enfermedad de Alzheimer y el deterioro cognitivo leve, con un total de 1.811 pacientes.

    En 11 ensayos clínicos se estudió la cognición global: orientación/atención, memoria, fluidez verbal, lenguaje y capacidad visioespacial y se observó un efecto positivo pequeño, pero significativo, del uso de fármacos noradrenégicos en la cognición general según las escalas específicas para evaluar el Alzhéimer.

    Por otro lado, los resultados de los 8 ensayos clínicos restantes, donde participaron 425 pacientes, se agruparon para analizar datos sobre comportamiento, síntomas neuropsiquiátricos, agitación y apatía. En este caso se objetivó un gran efecto de los fármacos noradrenérgicos sobre la apatía, incluso tras eliminar los valores atípicos para tener en cuenta diferencias en el diseño de los ensayos y los resultados previstos.

    Los investigadores concluyen que los datos sugerirían que los fármacos noradrenégicos conocidos y ya en uso frente a otros trastornos, como el TDAH, también podrían ofrecer mejoras en cuanto a la cognición general y la apatía se refiere en el caso de la enfermedad de Alzheimer.

    Sin embargo, indican que se deberían considerar varios factores antes de usar estos medicamentos, como orientar adecuadamente los grupos de pacientes que podrían beneficiarse de esta terapia, usar las dosis correctas, y evitar las interacciones con otros tratamientos para minimizar los efectos secundarios.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Neurología