La esquizofrenia podría aumentar el riesgo de enfermedad inflamatoria intestinal, según estudio

Según el estudio, se encontró más evidencia de un vínculo intestino-cerebro, postulando a la esquizofrenia como un riesgo.

Pedro Felipe Cuellar

    La esquizofrenia podría aumentar el riesgo de enfermedad inflamatoria intestinal, según estudio

    La investigación determinó, que los pacientes con esquizofrenia desarrollan Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) a una edad más temprana y que el riesgo aumenta con la esquizofrenia controlada inadecuadamente o fuera de tratamiento. 

    Kuan-Yi Sung, del Departamento de Medicina del Hospital General de Veteranos de Taipei, afirma que, "la vigilancia y el conocimiento de esta correlación por parte de los médicos mejorarán el diagnóstico y tratamiento de la EII entre esta población vulnerable de pacientes", dentro del estudio publicado en línea en Alimentary Pharmacology and Therapeutics.

    Riesgo mayor a tres veces mayor

    La prevalencia de la EII, un trastorno gastrointestinal crónico, está aumentando en todo el mundo y la etiología exacta del trastorno sigue sin estar clara. La esquizofrenia, un trastorno psiquiátrico crónico y grave, afecta a casi el 1% de la población mundial.

    Dada la evidencia creciente de las conexiones entre el intestino y el cerebro, Sung y sus colegas investigaron el riesgo de EII de nueva aparición en 116 164 pacientes con esquizofrenia y 464 656 personas de control emparejadas, utilizando la base de datos de investigación del seguro de salud nacional de Taiwán.

    La incidencia general de EII fue significativamente mayor entre los pacientes con esquizofrenia en relación con las personas de control emparejadas. Esto fue cierto tanto para la colitis ulcerosa como para la enfermedad de Crohn.

    Los pacientes con esquizofrenia también desarrollaron EII a una edad más temprana que las personas de control emparejadas.

    En análisis ajustados, los pacientes con esquizofrenia tenían más del triple de riesgo de desarrollar EII. El riesgo de EII fue mayor tanto para la colitis ulcerosa como para la enfermedad de Crohn.

    Más pacientes con esquizofrenia tenían EII de moderada a grave en comparación con las personas de control.

    "Curiosamente, el riesgo de EII fue mayor entre los pacientes con esquizofrenia más grave, lo que se refleja en hospitalizaciones psiquiátricas más frecuentes", escriben los investigadores.

    El riesgo de desarrollar EII también fue mayor entre los pacientes con trastornos de ansiedad, pero no entre los pacientes con otras enfermedades autoinmunes, obesidad, tabaquismo, trastorno bipolar o trastorno depresivo mayor.

    Ni el uso de antipsicóticos típicos ni atípicos tuvo un impacto en el inicio de la EII.

    Los investigadores dicen que sus observaciones están en línea con un estudio previo de pacientes psiquiátricos hospitalizados del norte de Finlandia, que encontró que la EII estaba significativamente sobrerrepresentada en pacientes con esquizofrenia.

    Sung y sus colegas dicen que su estudio proporciona "la evaluación más sólida y completa del riesgo de EII de nueva aparición entre los pacientes con esquizofrenia".

    Soporte para conexiones intestino-cerebro

    Miguel Regueiro, MD, presidente del Instituto de Cirugía y Enfermedades Digestivas de la Clínica Cleveland en Ohio, se puso en contacto para que comentara: "Este es un estudio interesante y es evidencia adicional de que puede haber un vínculo entre el cerebro y el intestino.

    "Hay otras enfermedades psiconeurológicas que han mostrado una asociación similar, por ejemplo, el autismo, la demencia y la depresión", dijo Regueiro, quien no participó en el estudio; el vínculo cerebro-intestino puede estar interrelacionado para estas enfermedades. No entendemos muy bien si existe una relación causal o si el microbioma en el intestino en la EII y estas afecciones neurológicas y psiquiátricas están vinculados.

    "En este punto, no examinaríamos a todos los pacientes con esquizofrenia para detectar EII, pero deberíamos ser más conscientes de considerar la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa si un paciente con esquizofrenia desarrolla síntomas gastrointestinales, como dolor, pérdida de peso, sangrado rectal o diarrea", aconsejó Regueiro.

    El diseño retrospectivo es una limitación del estudio, anotó, y dijo que el estudio "no puede determinar por completo una verdadera causa y efecto. "Además, la población de pacientes es taiwanesa y no sabemos si esto sería extrapolable a otras poblaciones", dijo.

    El estudio fue apoyado por el Hospital General de Veteranos de Taipei, la Fundación Médica Yen Tjing Ling y el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Taiwán. Los autores y Requeiro han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

    Fuente consultada aquí. 

    Mas noticias de Neurología