Expiración de medicamentos y ambientes controlados: claves para evitar exacerbación del asma

Abordar los signos y síntomas a tiempo evita que se ponga en riesgo la vida del paciente

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Expiración de medicamentos y ambientes controlados: claves para evitar exacerbación del asma

    Las condiciones ambientales son factores determinantes en los procesos asmáticos en los pacientes, así lo indicó el Dr. Wilfredo de Jesús, neumólogo pediátrico, quien enfatizó en entrevista exclusiva con la Revista de Medicina y Salud Pública que "el polvo del Sahara desde que conocemos Puerto Rico es uno de los elementos que exacerba las posibilidades de los ataques de asma. Debemos estar con filtros, con mascarillas y en áreas cerradas".

    El neumólogo pediátrico indicó que la ola de calor y las altas temperaturas también son otro elemento que exacerba los síntomas de las crisis de asma, "así que durante estas temperaturas tan altas también es importante mantenernos hidratados". 

    Precisó que la combinación de altas temperaturas, el polvo del Sahara, las esporas y el COVID-19, son la tormenta perfecta para que los niños estén en la sala de emergencias, y para evitar esto es necesario tener los medicamentos, "porque sí usted no tiene los medicamentos de rescate, comuníquese con su médico, pediatra o neumólogo para tener así su medicamento que es el que se va a usar cuando se tiene el ataque de asma". 

    Otro aspecto relevante que destacó es la fecha de vencimiento del medicamento, en este sentido indicó que es necesario que los padres y representantes verifiquen y no esperen a estar muy cerca de la fecha de vencimiento, "porque deben buscar el medicamento para tenerlo en el momento oportuno".

    Recordó que hay medicamentos que ayudan en el mantenimiento diario. "Cuando el paciente no responde a esas terapias, se pueden ir subiendo las dosis. Si el paciente no tiene control, se le puede dar otra familia de medicamentos, o inyectables, que se conocen como biológicos, que apagan la respuesta que crea el cuerpo ante las exacerbaciones".  

    Indicó que antes de hacer cualquier uso del medicamento o implementar un cambio, es importante conocer si el paciente tiene:

    *Peso adecuado

    *Alergias (a hongos, ácaros, mascotas)

    *Apnea de sueño

    *Consumo de los medicamentos indicados

    Proceso diagnóstico del asma 

    "Aparte del historial y el examen físico, existen las pruebas de función pulmonar y dependiendo de la clasificación, es que vamos a utilizar los medicamentos que están disponibles para tratar al paciente", explicó el doctor.  

    El doctor añadió que existen dos tipos de medicamentos que se conocen como de escape y mantenimiento, y la diferencia radica en el uso del mismo en el momento adecuado, "hay es cuando hablamos del plan de acción del asma, el cual nos ayuda a saber cuándo es que tenemos que utilizar estos medicamentos". 

    En esencia, estos medicamentos, según lo explicado por el neumólogo, lo que hacen es que bajan la inflamación para que cuando lleguen los virus o bacterias el paciente no tenga un ataque de asma en el trabajo o en la escuela. 

    No obstante, el Dr. Wilfredo de Jesús, advirtió que, aunque es raro, han encontrado a algunos pacientes alérgicos a los medicamentos, aunque sí es posible usar otros medicamentos que ayudan a controlar el asma en esta población. 

    Adicionalmente, recordó que el asma es una enfermedad crónica, que inflama las vías respiratorias y al estar más pequeñas dificulta la respiración del menor. Entre los síntomas se destacan la tos seca, dificultad para respirar. "Es importante identificar estos signos y síntomas porque de no hacerlo se pone en riesgo la vida del paciente".  

    Advirtió que la evaluación es la primera barrera de contención para la exacerbación de los síntomas del asma en pacientes pediátricos. "Ya que las pruebas diagnósticas permiten precisar si el asma es leve, moderado o severo". 

    COVID-19 en niños

    El neumólogo pediátrico indicó que el COVID-19, al igual que otros virus, ataca nuestro sistema respiratorio, desde la vía aérea alta, con síntomas como congestión nasal, estornudos, dolor de garganta, pero también puede darnos infección de las vías respiratorias afectando al paciente con bronquitis o neumonía; y esas son las cosas que queremos evitar. 

    "Es importante estar vacunado, utilizar la mascarilla, el distanciamiento mientras sea posible, y así vamos a evitar que el COVID-19, incluso con las variantes que aparezcan en el camino, afecte más el asma de nuestros niños". 

    En los estudios realizados en Puerto Rico y en otros países, indican que no necesariamente el paciente asmático se va a enfermar tan severo, como aquellos que no tienen asma. "Incluso muchos pacientes tienen síntomas leves, moderados o ninguno y esto es un beneficio, pero de igual manera no deja de ser relevante evitar el contacto, y protegerlos porque las secuelas pudieran ser significativas". 

    Reportó que ha tenido pacientes que luego de seis meses positivos para COVID-19 aún tienen síntomas como fatiga, cansancio, disminución en sus tareas o capacidad para hacer ejercicios. En resumen, es importante evitar el contagio para no tener los efectos a corto y largo plazo, "más ahora que tenemos tantos contagios" en la Isla. 

    No sabemos cómo va a reaccionar la mayoría de los niños, algunos presentan síntomas leves, o ninguno, pero hay un porcentaje que, dependiendo de las comorbilidades, provocando síntomas adicionales, y eso puede hacer que el paciente tenga que acudir a emergencias, inclusive el COVID-19 pudiera causar un ataque de asma. 

    Por esa razón, recomienda a los padres que ante la presencia de síntomas se haga la prueba al menor y se consulte con el médico el tratamiento que está disponible para esta afección, al mismo tiempo advirtió que nunca se debe dejar de usar el medicamento para asma si está infectado con COVID-19, porque es parte del tratamiento, porque se agregan unos que ayudan a controlar el asma. 

    El refuerzo va a depender de la edad del paciente, "sabemos que al momento tenemos la dosis de refuerzo a partir de los 5 años, después de los 12 años se consideran las vacunas adicionales. Sin embargo, siempre es importante que usted discuta el calendario de vacunación con su médico y tome en cuenta las necesidades particulares del niño". 

    En general, la mayoría de los pacientes han tolerado bien las vacunas y los efectos secundarios pueden ser mínimos o nada. Asimismo, enfatizó en el esquema de vacunación, que también es un coadyuvante en el proceso de protección de la salud de los menores. 

    Vea el programa completo: 


    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Neumología