Trasplante de riñón e hígado en adultos con VIH arroja buenos resultados a largo plazo

Los hallazgos respaldan la provisión de trasplantes de órganos a pacientes con VIH, lo que proporciona un acceso equitativo a estos recursos para los pacientes.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

Trasplante de riñón e hígado en adultos con VIH arroja buenos resultados a largo plazo

Los pacientes con trasplante de riñón e hígado con VIH pueden esperar buenos resultados a largo plazo después de un trasplante, lo que es comparable con los de pacientes similares sin VIH, según un nuevo estudio.

"Los hallazgos respaldan la realización de trasplantes a pacientes seropositivos, lo que puede ser un uso apropiado de los recursos de trasplantes y proporciona un acceso equitativo para los pacientes seropositivos", escriben la Dra. Arya Zarinsefat de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) y sus colegas. en Cirugía JAMA.

Sin embargo el trasplante de riñón y el trasplante de hígado en pacientes con VIH se han adoptado ampliamente, pero faltan datos que analicen los resultados a largo plazo de la supervivencia del paciente y del injerto, señalan.

El equipo recurrió a los datos del programa de trasplantes de la Universidad de California en San Francisco , para comparar los resultados a largo plazo de 119 receptores de trasplante de riñón seropositivos y 655 seropositivos y seronegativos, y 80 seropositivos y 440 seropositivos y seronegativos.

En el estudio 15 años después del procedimiento de trasplante de riñón , la supervivencia del paciente fue del 53,6% en los receptores VIH positivos y del 79,6% en los receptores VIH negativos y la supervivencia del injerto fue del 75,0% y 57,0%, respectivamente. 

En este caso la infección por VIH no se asoció con una peor supervivencia del injerto (razón de riesgo, 1,09; IC del 95 %, 0,61 a 1,97).

La reducción de la supervivencia a largo plazo de los pacientes entre la cohorte de trasplante de riñón con VIH probablemente se relacione con comorbilidades cardiovasculares a largo plazo relacionadas con el VIH/SIDA, dicen los investigadores.

Los receptores de TR VIH positivos con al menos un episodio de rechazo agudo tuvieron una supervivencia del injerto del 52,8 % a los 15 años, frente al 91,8 % en los que no tenían rechazo agudo. "Por lo tanto, el manejo y la prevención del rechazo agudo en KT con VIH seguirán siendo un componente clave en el cuidado de estos pacientes", escriben los investigadores.

En la cohorte de TH, 15 años después del trasplante, la supervivencia de los pacientes fue del 60,3% en los receptores VIH positivos y del 65,3% en los receptores VIH negativos. La infección por VIH no fue un predictor estadísticamente significativo de la supervivencia del paciente (HR, 1,36; IC del 95 %, 0,83 a 2,24).

El estudio también mostró mejores resultados en trasplante de riñón y trasplante de hígado desde la llegada de los agentes de acción directa contra el virus de la hepatitis C. "El tratamiento exitoso de la coinfección por el Virus de la hepatitis C fue el último obstáculo para lograr resultados comparables a los del receptor de trasplante VIH negativo", escriben los investigadores.

"Los hallazgos, en combinación con trabajos publicados anteriormente, respaldan la provisión de trasplantes de órganos a pacientes con VIH, lo que el equipo del estudio cree que es un uso apropiado de los recursos para trasplantes y proporciona un acceso equitativo a estos recursos para los pacientes con VIH", concluyen.

El estudio no contó con financiación comercial y los autores han declarado que no tienen ningún conflicto de interés relevante.

Fuente consultada aquí.

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Nefrología