Vacuna experimental contra el VIH: Ya fueron administradas las primeras dosis

Investigadores se encuentran a la espera de la respuesta inmunológica en pacientes ya vacunados

María Camila Sánchez

    Vacuna experimental contra el VIH: Ya fueron administradas las primeras dosis

    Actualmente, se adelanta un ensayo clínico de fase 1, patrocinado por la Iniciativa Internacional para la Vacuna contra el Sida (IAVI) en colaboración con la empresa biotecnológica Moderna. Dicho procedimiento constó en la aplicación de la primera dosis de la vacuna experimental de la compañía, contra el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH).

    Es así como este hito podrá poner a prueba la hipótesis científica de que la administración secuencial de inmunógenos de VIH sensibilizadores y de refuerzo suministrados por ARN mensajero, puede inducir la respuesta de las células B y contribuir a su maduración temprana para el desarrollo de anticuerpos neutralizantes del virus.

    Los antígenos de la vacuna contra el VIH que se están evaluando como ARN mensajero fueron desarrollados como proteínas por el doctor William Schief, profesor de Scripps Research y director ejecutivo de diseño de vacunas en el Centro de Anticuerpos Neutralizantes (NAC) de IAVI, y sus colegas.

    Lo cierto es que este no es el primer ensayo que se realiza contra el VIH, pues en 2021 fueron anunciados los resultados del primer estudio clínico encabezado por el doctor Schief, en los cuales se demostró que una versión basada en proteínas del inmunógeno de cebado, indujo la reacción deseada de las células B en el 97% de los receptores. 

    Con este nuevo procedimiento, no solo se pretende evaluar la respuesta inmunitaria durante la administración del mismo componente, sino también la posibilidad de añadir un inmunógeno de refuerzo para poder, incluso, acelerar aún más la maduración de las células B.

    Es así como, con la rapidez con la que pueden producirse las vacunas de ARN mensajero, esta plataforma ofrece un enfoque más ágil y receptivo para el diseño y las pruebas de las mismas, de esta manera, la industria ahorraría años a los plazos típicos del desarrollo normal de las vacunas.

    Las respuestas inmunitarias de cada participante del estudio serán examinadas con detalle molecular para evaluar las reacciones del organismo y compararlas con las previstas.

    "Estamos encantados de participar en este esfuerzo que pretende inducir el siguiente paso de la maduración de las células B hacia el objetivo de generar anticuerpos que puedan neutralizar una amplia gama de variantes del VIH. Se necesitarán más inmunógenos para guiar al sistema inmunitario por este camino, pero esta combinación de primo y refuerzo podría ser el primer elemento clave de un eventual régimen de inmunización contra el VIH", afirmó David Diemert, investigador principal de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad George Washington (GWU).

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Investigación