Cuidados paliativos en el final de la vida: cuando "no interesa cuánto, sino cómo"

El objetivo de este enfoque de la medicina es brindarles comodidad y paz, en lugar de una cura.

Denis Carolina Londoño

    Cuidados paliativos en el final de la vida: cuando "no interesa cuánto, sino cómo"

    Recientemente en España presentaron un programa que se enfoca en este momento de la vida de las familias, se trata del Programa para la Atención Integral a Personas con Enfermedades Avanzadas de la Fundación La Caixa, es ofrecer una atención de calidad a las personas que se encuentran al final de la vida y la humanización de la salud en situaciones de cronicidad avanzada y vulnerabilidad social en todas las provincias de España y las dos ciudades autónomas.

    Cuidados Paliativos: Lo que dice la literatura médica 

    Los cuidados paliativos son un abordaje holístico que se enfoca en tratar el dolor y los síntomas, y mejorar la calidad de vida de personas con enfermedades graves.

    La atención para pacientes terminales ayuda a las personas con enfermedades que no pueden ser curadas y que están cerca de la muerte. El objetivo es brindarles comodidad y paz, en lugar de una cura. La atención para pacientes terminales proporciona:

    *Apoyo para el paciente y la familia

    *Alivio para el dolor y los síntomas del paciente

    *Ayuda para los miembros de la familia y los seres queridos que quieren estar cerca del paciente que está muriendo

    *La mayoría de los pacientes en los hospicios se encuentran en sus últimos 6 meses de vida. 

    *Los últimos días de la vida

    Por un tiempo, las señales de que la muerte está cerca pueden aparecer e irse. Familiares y amigos pueden necesitar ayuda para entender estas señales que significan que una persona está cerca de la muerte.

    Lo que usted podría ver

    A medida que una persona se acerca a la muerte, usted verá señales de que su cuerpo se está apagando. Esto puede durar desde unos pocos días hasta un par de semanas. Algunas personas atraviesan este proceso de manera calmada, otras pueden estar más agitadas.

    La persona podría:

    *Tener menos dolor

    *Tener dificultad para tragar

    *Tener visión borrosa

    *Tener problemas de audición

    *No ser capaz de pensar o recordar claramente

    *Comer o beber menos

    *Perder el control de la orina o las heces

    *Oír o ver algo y creer que es algo más o experimentar malos entendidos

    *Hablar con personas que no están en la habitación o que ya no viven

    *Hablar respecto a irse para un viaje o partir

    *Hablar menos

    *Quejarse

    *Tener las manos, los brazos, los pies o las piernas frías

    *Tener la nariz, la boca, los dedos de las manos o de los pies morados o grises

    *Dormir más

    *Toser más

    *Tener la respiración que suena húmeda, tal vez con sonidos burbujeantes

    *Tener cambios de respiración: la respiración puede detenerse por un momento, luego continuar con varias respiraciones rápidas y profundas

    *Dejar de reaccionar al tacto o a los sonidos o entrar en coma

    Lo que usted podría hacer

    Usted puede ayudar a que los días finales de su ser querido sean más cómodos, tanto física como emocionalmente. Sus esfuerzos ayudarán a tranquilizar a su ser querido al final del viaje. Estas son maneras en las que puede ayudar.

    Si usted no entiende lo que ve, pregúntele a un miembro del equipo del centro de cuidados paliativos.

    Si piensa que la persona quiere ver a otros familiares y amigos, deje que ellos visiten a la persona, incluso los niños, unos pocos a la vez. Trate de planificar las visitas en los momentos en los que la persona está más alerta.

    Ayude a la persona a lograr una posición cómoda.

    Dele el medicamento según lo indicado para tratar los síntomas o aliviar el dolor.

    Si la persona no está tomando líquido, remoje su boca con trocitos de hielo o una esponja. Aplique bálsamo labial para humectar los labios secos.

    Preste atención a las señales que indican que la persona está muy fría o caliente. Si la persona está caliente, ponga un paño húmedo y frío en su frente. Si la persona está fría, utilice mantas para calentarla. No utilice almohadillas o mantas eléctricas, que pueden causar quemaduras.

    Aplique loción para suavizar la piel seca.

    Cree un ambiente suave. Mantenga una luz encendida, pero no muy brillante. Si la persona tiene visión borrosa, la oscuridad puede ser aterradora. Ponga música suave que a la persona le guste.

    Toque a la persona. Tome sus manos.

    Hable calmadamente con la persona. Incluso si no obtiene respuesta, probablemente la persona puede oírlo todavía.

    Anote lo que dice la persona. Esto puede consolarlo a usted posteriormente.

    Deje que la persona duerma.

    "La pandemia nos ha recordado la importancia de sentirnos arropados en tiempos difíciles, especialmente en casos de enfermedad. Por eso, queremos reafirmar nuestra voluntad de acompañar en todas las provincias a las personas que se encuentran en la fase final de la vida, así como a sus familiares, mediante una red de cuidados", ha indicado Fainé, presidente de la Fundación La Caixa.

    Fuente consultada aquí



    Mas noticias de Investigación