¿Rinitis y rinosinusitis son lo mismo? Sepa qué las hace diferentes

La rinitis y la rinosinusistis pueden ser consideradas enfermedades banales, porque no representan mayor riesgo para la salud del paciente. Sin embargo, tiene complicaciones molestas como la halitosis.

Alexander Triana Yanquén

    ¿Rinitis y rinosinusitis son lo mismo? Sepa qué las hace diferentes

    Ambas enfermedades afectan la nariz y se asemejan en sus síntomas y tratamiento, pero no son lo mismo ¿Cómo reconocer una y otra?

    Según la Organización Mundial de la Salud, para el año 2050, la mitad de la población será alérgica. Por esta razón le brindamos información sobre la rinitis y la rinosinusitis (también conocida como sinusitis), enfermedades que tienen similitud en sus síntomas y se caracterizan por ser derivadas de alergias, en algunos casos.

    Picazón, congestión nasal, estornudos, moco en abundante cantidad, son algunos de los síntomas que presentan la rinitis y la rinosinusitis, enfermedades bastante molestas que afectan el desempeño social de las personas e incluso pueden llegar a comprometer otros órganos cercanos a la nariz.

    El doctor Juan Fernando Muñoz, médico otorrinolaringólogo de la Clínica Medellín, explica en qué consiste cada una, cuáles son sus diferencias, qué tratamiento es el indicado y algunas recomendaciones para atender en caso de que usted las padezca.

    ¿Qué es la rinitis?

    Es la inflamación de la mucosa nasal, y puede ser alérgica o no alérgica. La más común es la primera, que está mediada por una respuesta inmunológica tipo IgE a un estímulo de los llamados alérgenos (Caspa y proteínas de animales, polvo, alimentos, polen, entre otros).

    La no alérgica está relacionada con agentes irritantes o hormonales. Como la exposición al cigarrillo, a agentes químicos para quienes trabajan en determinadas industrias; los cambios hormonales en las mujeres embarazadas o que llegan a la menopausia, entre otros factores.

    "Cerca del 30% de mis consultas son por rinitis", asegura el otorrinolaringólogo Muñoz.

    ¿Qué es la sinusitis o rinosinusitis?

    En este caso también hay una inflamación de la mucosa nasal y de los senos paranasales, pero viene acompañada de un proceso infeccioso que puede ser por un virus, una bacteria o un hongo. Producto de esto, la coloración del moco no va a ser clara sino amarilla o verdosa, y su viscosidad y volumen también pueden variar.

    Un ejemplo es la rinosinusitis viral aguda, que es el equivalente al conocido resfriado común o gripa.

    Sintomatología

    La persona que desarrolla la enfermedad puede presentar picazón en la nariz, congestión nasal, moco claro o técnicamente rinorrea hialina; disminución de olfato o hiposmia y la pérdida total de este sentido (anosmia), halitosis (mal aliento), en ocasiones la fiebre podría estar presente. Al examen físico se evidencia hipertrofia y palidez en los cornetes y en la mucosa del tabique nasal.

    Además, hay otros síntomas asociados a la rinitis alérgica, como la dermatitis, el asma o la conjuntivitis.

    Los tratamientos

    En el caso de rinitis leves, se formulan tratamientos con antihistamínicos orales. Algunos de ellos tienen efecto sedante, por lo que los especialistas recomiendan aquellos cuyo efecto adverso sea menor.

    Si la rinitis es persistente, se utilizan inhaladores tipo corticosteroides nasales, que hacen efecto localizado en la nariz sin que se absorba en la sangre y en ocasiones se ordenan con antihistamínico en spray. La cirugía se reserva cuando se detecta alteración estructural que cause obstrucción por los cornetes o el tabique nasal.

    Si aparecen signos o síntomas muy intensos como dolores fuertes de cabeza, alteraciones neurológicas focales, dolor intenso del oído, supuración, abscesos, se deberá acudir al médico por ser estos síntomas compatibles con complicaciones.

    Algunas de las recomendaciones del especialista para la rinitis

    1. Para menores de dos años la lactancia materna

    2. Evitar exposición a mascotas sí se conoce exacerbar síntomas

    3. Fumigar contra ácaros y cucarachas

    4. Consumo de probióticos

    5. higiene de las manos

    6. Limpieza del polvo en el hogar con trapos húmedos.

    Los filtros de aire en el hogar, contrario a lo pensado, no tienen mayor utilidad para el control de síntomas.

    Recomendaciones del especialista para la rinosinusitis

    Cuando son infecciones virales se les da un manejo como cualquier resfriado, más de vigilancia médica y de seguimiento. Si se da por bacterias, se formulan antibióticos y cirugía endoscópica según lo requiera cada paciente, y si es por hongos es necesario hacer uso de antifúngicos y/o cirugía.

    La cirugía también es el camino cuando la rinosinusitis complica otros órganos como los ojos o el cerebro.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Infectología