Las mujeres de todo el mundo sufren malos tratos y violaciones de sus derechos durante el parto

La agencia mundial de salud llama a mejorar la calidad de la atención durante el embarazo y el parto en el mundo.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Las mujeres de todo el mundo sufren malos tratos y violaciones de sus derechos durante el parto

    La  Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer que el maltrato de mujeres, niñas o adolescentes embarazadas, así como de sus recién nacidos, es un problema generalizado en todo el mundo, independientemente del estado de los sistemas de salud.

    Los datos recopilados en los sistemas de atención de maternidad de países, desde muy ricos hasta muy pobres, indican que una gran cantidad de mujeres se enfrenta a malos tratos durante el parto.

    La publicación señala que el maltrato a los padres y recién nacidos se ha "normalizado" en la cultura hospitalaria y se exacerba por la falta de conocimiento de los pacientes sobre sus derechos, la discriminación de género y la falta de empatía clínica y perspectiva humana.

    De acuerdo con la investigación, existe una aceptación tácita del maltrato como algo habitual e incluso esperado tanto a nivel individual como comunitario.

    Hay muchos casos de abuso físico y verbal, humillación, negligencia y abandono del cuidado de mujeres de algunos segmentos de la sociedad, incluidos algunos grupos raciales, étnicos y religiosos, migrantes, adolescentes y mujeres con discapacidad.

    Para las personas de colectivos muy vulnerables o desfavorecidos hay una serie de obstáculos que les impide acceder a los servicios o ser maltratadas cuando consiguen recibirlos, a menos que haya alguna persona u organismo que abogue por ellas.

    El artículo considera inaceptables las violaciones de los derechos a la privacidad, el consentimiento informado y la compañía de alguna persona de confianza durante el parto.

    Según la OMS, el maltrato puede socavar la confianza en las instalaciones médicas, llevándolas a no buscar atención antes, durante y después del parto, con consecuencias funestas para la salud y el bienestar de las mujeres y sus bebés, que en los casos más graves pueden producir la muerte.

    Para poner fin a los abusos que sufren las mujeres y mejorar los cuidados que reciben, es imperativo que se investiguen y comprendan mejor sus experiencias durante el parto y a lo largo de los periodos de atención materna, señala la publicación.

    "Es esencial mejorar la experiencia de las mujeres durante el parto para ayudar a aumentar la confianza que tienen en los centros de salud, así como para garantizar el acceso a una atención posnatal de calidad", explicó Özge Tunçalp, médico de la OMS y del Programa de Reproducción Humana.

    Entre las principales violaciones de los derechos humanos, las normas de atención y la humanidad básica para las personas en edad fértil y los recién nacidos, sobre todo en el momento del alumbramiento, la agencia de la ONU destaca las siguientes:

    Las mujeres en trabajo de parto son llevadas a la cirugía para el parto por cesárea sin consentimiento informado

    Las madres posparto son detenidas durante días después del parto para extorsionar el pago de la atención

    Las guarderías intercambian a los bebés para las familias con más poder y riqueza; los recién nacidos son tratados con rudeza

    Las mujeres en edad fértil son golpeadas y humilladas, se les ordena limpiar el piso y la cama inmediatamente después del parto

    Se separa a las madres y los recién nacidos

    Las mujeres en edad fértil son ridiculizadas por sus elecciones y obligadas a soportar tratamientos que no quieren

    Poner fin al problema

    Estos abusos, sutiles o manifiestos, intencionales o no, han dado lugar recientemente a un movimiento global que va en ascenso y que reconoce la urgencia de poner fin al flagelo mediante la calidad de la atención y la educación en temas de salud, derechos humanos y defensa de los derechos civiles.

    El artículo de la OMS subraya la evidencia de un estudio multinacional sobre el impacto positivo de los acompañantes en el parto, la necesidad de mayores medidas de privacidad y mejores formas de medir las experiencias, y la satisfacción que tienen las mujeres al dar a luz en centros de salud que las tratan bien.

    "Cuando las mujeres y sus bebés reciben atención respetuosa, de calidad y centrada en la persona, es más probable que se acerquen a los trabajadores sanitarios y que accedan a la atención que podría salvarles la vida en un centro de salud", sostuvo el doctor Tunçalp.

    El análisis sobre el acompañamiento durante el trabajo de parto mostró que las mujeres sin acompañante son más propensas a denunciar abuso físico, procedimientos médicos no consentidos y mala comunicación en comparación con las mujeres con acompañante durante el parto.

    El apartado sobre el examen vaginal y el maltrato durante el parto reveló la importancia de una buena comunicación y procesos claros de consentimiento durante el parto. Además, encontró que una solución sencilla y práctica como contar con cortinas de separación, reduce la exposición de las mujeres y aumenta la privacidad.

    Fuente consultada aquí


    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Ginecología-Obstetricia