Reportan caso de coriorretinitis unilateral y ceguera parcial en paciente infectado por el virus Nilo

Se trató de una paciente de 28 años.

Belinda Z. Burgos González Belinda Z. Burgos González
  • Belinda Z. Burgos González  - Correo Electrónico

Reportan caso de coriorretinitis unilateral y ceguera parcial en paciente infectado por el virus Nilo

Aunque el Virus del Nilo Occidental (VNO) en su mayoría se manifiesta de manera asintomática en los humanos, existen casos donde la infección puede provocar encefalitis, meningitis y según literatura, puede presentar una enfermedad neuroinvasiva en 1 de cada 150 pacientes.

Los vectores del VNO incluyen, entre otros, a mosquitos del tipo Aedes (más predominante en Puerto Rico), Ochlerotatus y del género Culex, también abundante en el País. Según literatura, para el 2002 se evidenció de manera serológica aves infectadas en la isla por el virus.   

Precisamente estos datos se refuerzan desde una perspectiva salubrista con base científica en un caso reportado en Puerto Rico, en una joven de 28 años infectada con VNO, lo que demuestra que no solo los humanos han tenido que verse obligados a convivir con COVID-19, sino que continuamos conviviendo con otros patógenos infecciosos de los cuales también se debe levantar educación que redunde en la prevención de enfermedades como esta, debido a su potencial de complicarse y causar serios cuadros clínicos. 

La mujer se presentó con una historia de 18 meses de fotopsia-sensación de visión de luces o destellos sin estímulos luminosos externos- y alteración del campo visual del ojo izquierdo. Los médicos sostienen que no tenía  antecedentes de otros síntomas neurológicos o enfermedad de tipo viral concurrente con el inicio de sus síntomas. 

Aunque el campo visual fue corregido en ambos ojos, el ojo izquierdo de la mujer reveló coriorretinitis multifocal, en distintos estadios de evolución, lesiones de color naranja claro y múltiples lesiones pequeñas perforadas.

"Las pruebas de campo visual revelaron un agrandamiento del escotoma fisiológico agudo. La serología del anticuerpo para el Virus del Nilo Occidental en suero reveló IgM negativa e IgG positiva (significa que hubo una reciente infección). El paciente fue tratado con prednisona oral durante dos semanas, seguido de una reducción gradual de la terapia por unas 13 semanas, que resultó en la normalización del defecto del campo visual", detallan los autores, adscritos al Recinto de Ciencias Médicas.

Un escotoma se trata de una alteración en el campo de visión donde una zona en la que la visión es nula. Se trata de una ceguera parcial, puesto que no limita la visión total y la persona no los percibe (escotoma negativo).

Mientras, la coriorretinitis por toxoplasma se produce cuando un parásito llamado Toxoplasma gondii penetra en la retina - capa sensible a la luz en el ojo- y en la coroides -capa del globo ocular cerca de la retina-, y causa una inflamación que puede dejar cicatrices en la retina y reducir la visión.

"Hasta donde sabemos, nuestro caso es la primera descripción en la literatura médica del agrandamiento agudo del escotoma fisiológico agudo en un paciente con hallazgos de fondo de ojo y serología sugestiva de coriorretinitis por Virus del Nilo Occidental. Nuestro caso también plantea la posibilidad de que ocurra una infección primaria por el Virus del Nilo Occidental dentro de la isla de Puerto Rico. Nuestro caso plantea la posibilidad de que se presenten manifestaciones oftálmicas en algunos pacientes con infección asintomática con este virus. Además, este caso proporciona evidencia que sugiere que la transmisión primaria del Virus del Nilo Occidental es posible en Puerto Rico", se revela.

Igualmente, el Dr. Armando Torres, oftalmólogo y catedrático del Recinto de Ciencias Médicas, sostuvo que este caso refuerza la necesidad de que se tome en cuenta de que en Puerto Rico existe este tipo de virus, y explicó que la forma de transmitirse es que la especie Culex pica al ave infectada con VNO y luego pica al humano, y lo infecta.

El VNO es un arbovirus transmitido por artrópodos de la familia Flaviviridae, género Flavivirus. Se aisló por primera vez en el distrito del Nilo Occidental de Uganda en 1937 y finalmente se reconoció como una causa de meningitis y encefalitis humanas graves en 1957, según literatura.

Se ha documentado en África, Europa, Asia, Australia y, más recientemente, en las Américas. En 1999, el primer caso norteamericano de encefalitis humana por VNO se registró en la ciudad de Nueva York. 

Los casos posteriormente continuaron extendiéndose hacia el oeste a través de los Estados Unidos en los años siguientes.

Científicos de la Unidad de Vectores de Puerto Rico han identificado más de 40 especies de mosquitos en la isla y las especies Aedes y Culex son las más comunes.

Otros autores del caso fueron los doctores Mariam Vila Delgado, Gabriel Sanz y Edgar De Jesus Rodriguez.

Lea el caso completo aquí.

Periodista y MPH, Bachillerato en Periodismo y Prejurídico de la Universidad del Sagrado Corazón y graduada de la Maestría en Salud Pública, de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, Jefa de Redacción con 11 años de experiencia y líder de Redacción de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Mas noticias de Casos-Clinicos