Puerto Rico innova en la intervención mínimamente invasiva contra las deformidades en la caja torácica

El manejo quirúrgico ha cambiado con el tiempo y el mismo se ha podido aplicar satisfactoriamente en los niños de Puerto Rico.

Belinda Z. Burgos González

    Puerto Rico innova en la intervención mínimamente invasiva contra las deformidades en la caja torácica

    El Dr. Víctor N. Ortiz Justiniano, especialista en cirugía pediátrica, catedrático de la Escuela de Medicina de Puerto Rico y director de Cirugía Pediátrica del Recinto de Ciencias Médicas aguarda en sus manos el éxito de los avances que ha tenido el País en el manejo de pacientes pediátricos con afecciones en la caja torácica.

    Puerto Rico tiene un gran porcentaje de niños con deformidad en la caja torácica, especialmente de la caja toráxica anterior, pues el tratamiento administrado para este tipo de condiciones no muestra la efectividad esperada, aseguró en entrevista exclusiva a Medicina y Salud Pública (MSP).

    Esta afección, que se considera afecta en mayor porcentaje a niños que a niñas, puede ser muy poco visible en casos leves, mientras que en casos graves de pectus excavatum puede crear una profunda hendidura en el pecho que ejerce presión sobre los pulmones y el corazón, pudiendo causar problemas al hacer ejercicio o mucha actividad física, cansancio, dolor intenso de pecho, frecuencia cardíaca rápida o palpitaciones, infecciones respiratorias frecuentes y haciendo que la condición empeore con el paso de los años, tras el proceso de crecimiento de esta población.

    Casos de pecho hundido y pecho de paloma pudieran relacionarse a un trastorno de la pared torácica, o pectus excavatum y se presentan con una malformación genética en el pecho, que hace que varias costillas y el esternón crezcan de forma anormal, añadió.

    Generalmente, las costillas y el esternón se proyectan hacia delante. Pero en el pectus excavatum, el esternón se proyecta hacia dentro, formando una depresión en el pecho. Esto da al pecho un aspecto ahuecado o cóncavo.

    El manejo quirúrgico ha cambiado con el tiempo y las nuevas técnicas se han podido aplicar en Puerto Rico, beneficiando la calidad de vida de muchos pequeños.

    “Desde 1985 yo he venido viendo estos casos y he podido ver el cambio que ha venido transcurriendo a través de los años y he podido ver las diferentes mutaciones que ha habido en estos casos, y los hemos seguido y ahora pertenecemos a un círculo internacional con otros países para divulgar el manejo que ha ido surgiendo de estos casos”, destacó el también director de Cirugía Pediátrica del Hospital Pediátrico Universitario y del Puerto Rico Children's Hospital.

    A la fecha, el Dr. Ortiz se mostró humildemente satisfecho de fungir como el único que está atendiendo en Puerto Rico este tipo de casos como el de pecho hundido, pecho de paloma y variaciones del tema, efectuándose solamente en dos hospitales, el Hospital Pediátrico Universitario y el Children's Hospital de Bayamón

    “Siempre tengo a mi lado estudiantes de medicina y residentes de cirugía para que vayan aprendiendo sobre el manejo de estos pacientes”, expuso.

    Resaltó que el tratamiento ha avanzado tanto, que los casos de reconstrucción severa o grande se practican con cirugía mínimamente invasiva, adicional a ello, compañías ofrecen todos los equipos y el personal como técnicos para el doblamiento de las barras de acuerdo con el tamaño de cada paciente y demás procesos.

    “La cirugía mínimamente invasiva a nivel torácico y abdominal y fuera de estas áreas en niños ha acelerado enormemente en los últimos años. En Puerto Rico tal vez por la alta incidencia de obesidad han entrado en juego otros tipos de cirugías que antes no se veían y no se sabía si estaban indicadas y esto, con la innovación ha hecho que muchos jóvenes cirujanos se interesen en la cirugía pediátrica”, recalcó.

    La cirugía pediátrica es la cirugía general que se realizaba antes llevada con técnicas modernas en un paciente mucho más pequeño y fisiológicamente diferente al adulto, es un área que requiere mucha disciplina, pero da mucha satisfacción. 

    Mas noticias de Casos-Clinicos