Recomendaciones para la salud del corazón: sentarse menos y moverse más

La actividad física no solo reduce los problemas cardiovasculares, también genera un menor riesgo de contraer algunos cánceres.

Redacción MSP

    Recomendaciones para la salud del corazón: sentarse menos y moverse más

    El sedentarismo o estar demasiado tiempo sentado y realizar poca actividad física, es determinante para reducir la presión arterial leve a moderadamente elevada y el colesterol en sangre en adultos, así lo informó la nueva declaración científica publicada en la revista Hypertension de la American Heart Association.

    Aunque el mundo laboral de hoy obliga a las personas a estar sentado, esto también va en aumento debido a la pandemia de COVID-19, por esta razón los especialistas invitan a sentarse menos y moverse más para el beneficio de la salud cardiovascular.

    Estadísticas en Estados Unidos informan que el 21% de los adultos estadounidenses, aproximadamente 53 millones, tienen presión arterial sistólica entre 120-139 mm Hg o presión arterial diastólica entre 80-89 mm Hg; en los dos casos son valores muy altos. “Se estima que el 21% de los adultos estadounidenses, aproximadamente 53 millones, tienen presión arterial sistólica entre 120-139 mm Hg o presión arterial diastólica entre 80-89 mm Hg; ambos valores son anormalmente altos”, comentó Bethany Barone Gibbs, Ph.D., FAHA, presidenta del grupo de redacción de declaraciones y profesora asociada en el departamento de salud y desarrollo humano y ciencias clínicas y traslacionales de la Universidad de Pittsburgh en Pittsburgh, Pensilvania.

    Bethany Barone Gibbs también destacó que la actividad física no solo reduce los problemas cardiovasculares, también genera un menor riesgo de contraer algunos cánceres, mejora de la salud ósea, cerebral y mental, y mejor sueño.

    El aumento de la actividad física genera reducciones clínicamente significativas en la presión arterial sistólica y diastólica, lo que indica una reducción promedio de 3 o 4 mm Hg. También se observan mejoras similares con el colesterol en sangre. Por ejemplo, el aumento de la actividad física normalmente reduce el colesterol LDL de 3 a 6 mg / dL, confirma la declaración.

    Las personas físicamente activas tienen un 21% menos de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y un 36% menos de riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares en comparación con aquellas que no son físicamente activas., destaca la declaración de la investigación.

    El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. recomienda que las personas participen en 150 minutos acumulativos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada o 75 minutos de actividad aeróbica semanalmente, con más dos o más sesiones de entrenamiento de fuerza cada semana, dejando un beneficio para la salud, así sea en pequeños lapsos de 5 a 10 minutos por día, concluye la Dra. Gibbs.

    Mas noticias de Cardiovascular