María Cecilia Abreu, la joven puertorriqueña promesa de la medicina y salud pública

Su mayor motivación para estudiar medicina fue ayudar a su abuelo a curarse sus heridas por cáncer de piel.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    María Cecilia Abreu, la joven puertorriqueña promesa de la medicina y salud pública

    María Cecilia Abreu es la primera de su familia en formarse como médico y todo surgió a través de algunos eventos, pero el más impactante fue acompañar a su abuelo paterno a enfrentar un raro caso de cáncer de piel, "recuerdo que me sorprendió lo que podían hacer los profesionales médicos", relató a la revista de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin. 

    Abreu González ingresó a la escuela de medicina como miembro de la clase 2022 de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin. La joven reflexionó sobre la cultura, su familia y la influencia que ha tenido de su abuelo y su mamá, a quien ve como "otro increíble modelo a seguir".

    La familia de María Cecilia Abreu forma parte de la historia de Puerto Rico, ya que su abuela fue la primera mujer electa gobernadora, mientras que su madre, la licenciada María Elena Calderón, una destacada abogada y líder cívica puertorriqueña, fue nombrada como primera dama durante ese periodo de gobierno. Un hecho que también forma parte del carácter de la joven estudiante, quien fue testigo de la labor humanista y sensible de su familia frente a las necesidades de todos los sectores de la población.

    Esa misma sensibilidad la llevó a dedicar más de 500 horas como voluntaria en un hospital de Milwaukee, llenando su currículum con actividades que le apasionaban.

    Experiencias determinantes en su futuro con la medicina

    La joven estudiante de medicina relató con detalle lo ocurrido con su abuelo, un hecho que la llevó a estar desde temprana edad cerca de su futura profesión. "Estaba más que feliz de ayudarle y poner crema en su herida. Me dijo que tenía que ser médico. Y dije: 'Sí, voy a ser médico y te cuidaré', pero no sabía nada sobre la capacitación ni cuánto tiempo tomaría para ingresar a la medicina".

    Su abuelo falleció cuando estaba en décimo grado, haciendo que su deseo de ser médico se detuviera momentáneamente. No obstante, un par de años después, en 2016, ser testigo de un atentado terrorista en Niza, Francia, le permitió conectarse nuevamente con su deseo de ser médico.

    María Cecilia Abreu González junto su abuelo, Francisco Xavier González. Foto: Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin.
    Después de su Ceremonia de Bata Blanca en agosto de 2022, María Cecilia Abreu González (centro) posó en el campus de UW-Madison con su mamá (izquierda) y su hermana. Foto: Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin.

    "Luché por un tiempo, pero comencé a darme cuenta de que es una bendición poder ayudar a los demás. Mi experiencia al ver a los socorristas ayudar a la gente en Francia me hizo darme cuenta de que esto es lo que quiero hacer", dijo. 

    Desafíos y aprendizajes

    Durante la pandemia de COVID-19, Abreu González comenzó a ver cómo las disparidades de salud estaban causando que miembros de las comunidades latinas y negras murieran a causa del nuevo coronavirus a tasas más altas que otras poblaciones. Esto demostró cuán valiosa puede ser la integración de la salud pública y la medicina. 

    Ella dice que el énfasis de la SMPH en esta intersección de la medicina y la salud pública fue una gran atracción. Debido a que quiere regresar a Puerto Rico para ejercer la medicina, Abreu González sabía que este tipo de capacitación sería valiosa. Además, dice que fue la única escuela que la puso en contacto con la Oficina de Asuntos Multiculturales incluso antes de que decidiera matricularse.

    "Las personas que conocí en UW-Madison sabían que podía sentirme diferente a la mayoría de la población estudiantil y querían asegurarse de que me sintiera cómodo y tuviera un sentido de comunidad incluso antes de unirme", comparte Abreu González. "Pensé que esto era muy importante y reflejaba las misiones de equidad en salud y salud pública de la escuela".

    "Pensar en estar en Wisconsin fue extraño para mí al principio porque parecía muy lejos de mi isla", dice Abreu González. "Pero sabía que estaba decidiendo ir a Marquette por mi abuelo, y terminé amándolo. Y ahora que asisto a la Facultad de Medicina y Salud Pública de la UW, siempre he pensado que él ha estado conmigo, guiándome. Al quedarme en Wisconsin, todavía me siento conectado con él".

    Esta entrevista se publicó originalmente en el sitio web de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin, y fue escrita por la redactora Kaine Korzekwa.


    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Salud Pública