Las 5 principales enfermedades crónicas que matan a los latinos en los Estados Unidos

Los hispanos durante décadas han intrigado a los investigadores médicos, pues se caracterizan por vivir más tiempo que los blancos no hispanos.

Pedro Felipe Cuellar

    Las 5 principales enfermedades crónicas que matan a los latinos en los Estados Unidos

    Está lista de enfermedades que pueden afectar la salud de los hispanos cambia a medida que la población envejece. Haciendo que cada cierto tiempo se deba cambiar las elecciones saludables, pero aun así, la comunidad hispana no puede dejar de que esta "paradoja hispana" adormezca sus esfuerzos en el cuidado de la salud. 

    Las investigaciones sugieren que las tasas inusualmente bajas de mortalidad infantil y adulta de los hispanos y su mayor esperanza de vida se verán compensadas en las próximas generaciones por dos disciplinas de la dieta occidental: la obesidad y la diabetes. De hecho, se espera que para el 2035 los hispanos pierdan el liderazgo en cuanto a esperanza de vida respecto a los blancos no hispanos, según las proyecciones de la Oficina del Censo de los Estados Unidos.

    Alrededor de 8 de cada 10 hispanos adultos tenían sobrepeso o eran obesos en 2018, según los datos federales más recientes; algunas de las estrategias para una mejor salud, tiene que ver con los genes, y cómo determinan gran parte de su vulnerabilidad a las enfermedades, todavía puede hacer mucho para reducir su riesgo de enfermedades crónicas.

    "Se puede reducir el riesgo de todas estas enfermedades, y en particular de las enfermedades cardíacas y el cáncer, siguiendo cuatro estrategias simples", dijo el Dr. Jeffrey Hutchings, los médicos de familia de Novant Health Crown Point en Charlotte. "No fume tabaco, mantenga un peso corporal saludable, haga actividad física y coma una dieta saludable".

    Dado el aumento de los niveles de obesidad en todo el país, Hutchings monitorea de cerca a los pacientes para detectar signos de:

    • Aumentando los niveles de grasa en la sangre.

    • Presión sanguínea elevada.

    • Niveles elevados de azúcar en la sangre.

    • Reducciones en el "colesterol de lipoproteínas de alta densidad", o HDL C, el llamado "colesterol bueno" que ayuda a eliminar el exceso de colesterol.

    La presencia de tres o más de estas condiciones indica un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, derrame cerebral y diabetes de tipo 2.

    Aquellos que no tienen acceso regular a tales pruebas pueden vigilar el tamaño del tamaño de su cintura. Tener una barriga es un signo revelador de lo que los proveedores de atención médica llaman "obesidad central", que es un precursor de las cinco enfermedades crónicas más mortales para los hispanos de los Estados Unidos

    Basado en un análisis de los certificados de defunción de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aquí están las 5 enfermedades más mortales para los latinos a partir del 2017.

    1. Enfermedad cardíaca

    Las enfermedades cardíacas son responsables de 1 de cada 5 muertes de hispanos en los Estados Unidos. En Carolina del Norte, fue la segunda causa de muerte de los hispanos después del cáncer, según un estudio estatal.

    Carolina del Norte informa que los mayores factores de riesgo de enfermedades cardíacas entre la población hispana del estado eran el sobrepeso o la obesidad.

    Para reducir el riesgo, Hutchings insta a sus pacientes a mantener la presión arterial bajo control, limitar el consumo de alcohol, controlar el estrés, controlar la diabetes y asegurarse de que duermen lo suficiente.

    2. Cáncer

    El cáncer es responsable de aproximadamente 1 de cada 5 muertes de hispanos, y los índices de cáncer entre los hispanos nacidos en el extranjero son sustancialmente más bajos que los de sus contrapartes nacidas en los Estados Unidos.



    La falta de atención médica y las revisiones regulares se han citado como los principales riesgos de cáncer para los hispanos que tienen menos probabilidades de ser revisados por cáncer colorrectal, cáncer de seno y cáncer de cuello uterino que los blancos no hispanos.

    Para reducir el riesgo de cáncer, Hutchings recomienda proteger la piel del sol, practicar sexo seguro, evitar conductas de riesgo, vacunarse contra el VPH y la hepatitis, conocer el historial médico y hacerse exámenes periódicos.

    3. Derrame cerebral

    Excluyendo los accidentes automovilísticos, envenenamientos y otras lesiones no intencionales, el derrame cerebral fue la tercera mayor causa de muerte de los hispanos en los Estados Unidos, aunque muy lejos de las enfermedades cardíacas y el cáncer. Ese año, los CDC estiman que las enfermedades cerebrovasculares fueron la causa de 1 de cada 20 muertes de hispanos.

    La presión sanguínea alta es el factor de riesgo más importante para el derrame cerebral y la tasa de hipertensión no controlada (lecturas de al menos 140/90) es mayor entre la población masculina hispana adulta que entre la población masculina adulta general.

    La mejor manera de reducir el riesgo de sufrir un derrame cerebral, dijo Hutchings, es no fumar ni volverse obeso.

    4. Diabetes

    Si bien los hispanos tienen una tasa de mortalidad general más baja que los blancos no hispanos, tienen una probabilidad significativamente mayor de morir de diabetes. Esto se debe probablemente, en parte, a un inglés limitado, a menores ingresos y a la falta de seguro médico, lo que hace más difícil obtener la atención médica, los medicamentos, los alimentos, los servicios recreativos y otros recursos que son básicos para un estilo de vida saludable.

    La prevención de la obesidad es especialmente importante para prevenir y controlar la diabetes, que aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, ceguera y amputaciones.

    5. Enfermedad de Alzheimer

    La tasa de mortalidad de esta enfermedad ha aumentado considerablemente entre los hispanos de los Estados Unidos en los últimos años, debido, en gran parte, al envejecimiento de la población. En 2017, el Alzheimer fue responsable de casi 1 de cada 20 muertes de hispanos, un gran aumento con respecto a 2011.

    Aunque se cree que la enfermedad de Alzheimer está impulsada en gran medida por la genética, existe un consenso cada vez mayor en la comunidad médica de que la obesidad y la diabetes de tipo 2 son factores de riesgo valiosos. El sueño inadecuado, la dieta y la nutrición deficientes, el estrés y la falta de ejercicio pueden aumentar el riesgo de padecer la enfermedad.

    En otras palabras, la amenaza de la enfermedad de Alzheimer le da una razón más para tomar decisiones saludables.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Salud Pública