Hacen llamado a unión de voluntades para combatir la trata humana en Puerto Rico

La trata humana en Puerto Rico ha aumentado en los últimos años lo que requiere especial atención y una política pública articulada.

Tania León

    Hacen llamado a unión de voluntades para combatir la trata humana en Puerto Rico

    La trata de personas es un flagelo mundial que comprende varias ramificaciones, entre las que se destacan casos acelerados de prostitución, tráfico de drogas, pornografía infantil, tráfico de órganos entre otros, pese a que es una problemática que ha crecido en gran escala en los últimos años, es procedente indicar que Puerto Rico no escapa a esta problemática.

    La trata humana es un acto ilegal que obliga a las personas a realizar labores forzadas, en donde además se hallan violentados sus derechos fundamentales, sobre este hecho en particular se expresó el doctor Cesar A. Rey Hernández, doctor de sociología y catedrático de la escuela de derecho de la universidad de Puerto Rico y experto en la trata de personas, quién indicó que se necesitan cambios políticos, culturales y de salud pública en la Isla. 

    "Existen rasgos bastante reveladores, puesto no hay estadísticas, lo que tenemos son aproximaciones donde la trata humana se ejerce por parte de centros de albergues, maestros, líderes religiosos, inclusive los propios familiares de las víctimas", aclaró el experto. 

    Agregó que las condiciones económicas precarias en las que se encuentran muchos ciudadanos del país, pero sobre todo las mujeres y los niños, es un detonante importante para que por medio de la manipulación sean convencidos para realizar actividades ilegales, en países como Estados Unidos

    A la fecha se calcula que hay aproximadamente 200.000 menores que son víctimas de explotación infantil, y este hecho también afecta a la isla que no escapa a esta problemática, ya que hay reportes que datan desde marzo de año 2021 el cual estima que antes de la pandemia el 56 por ciento de los menores abusados vivían bajo niveles de pobreza, el cual aumentó debido a la pandemia en un 65 por ciento, de acuerdo con el Instituto de Desarrollo de la Juventud en Puerto Rico.   

    "La pobreza lleva a buscar remedios fáciles para salir de esta situación, inclusive en tiempos de pandemia como la que vivimos y las que hemos vivido se ha agravado notablemente esa situación", Indicó el doctor Rey.

    Salud pública y trata de personas

    Para el experto en temas de salud pública la trata humana en Puerto Rico carece de cifras exactas en cuanto a actividades ilegales como el tráfico de órganos, por lo que se requiere más seguimiento, investigación y compromiso por parte del Estado, por ello son esporádicos los casos reconocidos en cuanto a este flagelo en particular. Sin embargo, esto no significa que puedan estar ocultos como sucede siempre.

    "Hubo un caso de una posible venta de un riñón de un estudiante de catorce años, por parte de su madre, este caso llegó a mí por parte de una directora de escuela, pero aquí se practican otros casos de trata de personas, como por ejemplo la pornografía infantil que es un negocio muy lucrativo", comentó. 

    En esa línea, tal y como lo menciona el doctor Rey, los centros hospitalarios en Puerto Rico deben cumplir con la función de identificar y documentar posibles casos de trata de personas, ya que en el ejercicio diario se entienden diversos casos donde es posible detectar si hay presencia de este flagelo.

    "La realidad es que no existe una política pública articulada en Puerto Rico, las salas de emergencia son lugares privilegiados para detectar sobre todo la explotación sexual, no existen protocolos, estamos iniciando hasta ahora un convenio con ciencias médicas para trabajar de la mano y respetar el interés sobre todo de la política pública", dijo. 

    La trata de personas, un fenómeno creciente en Puerto Rico

    La trata de personas está calificada como un delito tipo uno, es decir que es considerado un crimen por el alcance y las secuelas que esta actividad ilegal produce en sus víctimas, mayormente mujeres y los niños quienes son los que más padecen este flagelo.

    En Puerto Rico se estima que más  del 70 por ciento de la venta de droga la lideran menores de edad.  En cuanto a casos de prostitución y violencia sexual es común ver que en muchas ocasiones tanto mujeres como hombres son víctimas de algún conocido o familiar cercano, no obstante, como lo menciona el doctor Rey, infortunadamente en los tribunales la voz de los menos de edad no es a menudo tenida en cuenta.

    "Estamos investigando qué ocurre, porque desgraciadamente en los tribunales los menores no tienen mucha credibilidad o son fácilmente manipulados, a la impunidad en el país se suma otro hecho grave, el desconocimiento total, que permite que proliferen problemáticas con estas", explicó el experto.

    En el país ha proliferado la prostitución tanto femenina como masculina, inclusive se ha detectado la presencia de personas extranjeras en la isla siendo víctimas de violencia sexual. Al respecto el doctor Rey explico que muchos de los jóvenes puertorriqueños son seducidos y engañados para posteriormente ser vendidos como mercancía en otros países.

    "Estamos hablando de situaciones muy riesgosas, que atentan contra la integridad de todo un pueblo, todos los años se estiman que alrededor de 800.000 personas cruzan fronteras en el mundo y 50% de esas fronteras que son cruzadas de manera ilegal por menos de edad", relató. 

    Más compromiso por parte del gobierno e instituciones aliadas

    La importancia de documentar, pero sobre todo de visibilizar el crimen, permite tomar acciones respecto a estos actos ilegales, lo que requiere un compromiso imperante del gobierno otras instituciones para tomar acciones prontas e impedir que más puertorriqueños sigan siendo víctimas de este tipo de flagelos que afectan su dignidad e integridad, para el doctor Rey es urgente protocolizar las medidas que se requieren para combatir la problemática.

    "Todos los gobernantes se comprometen y siente que deben hacerlo, pero en realidad no pasa nada, inclusive no hay un protocolo instituido para la policía y la familia y el departamento educativo tampoco ha evolucionado en esta dirección, entonces es un problema grave porque ahí es donde está la población".

    Vea la entrevista completa: 

    Mas noticias de Salud Pública