Expertos sugieren que las caries afectan cerca del 94 % de los jóvenes adultos

Los dientes sanos están limpios y no tienen caries. Las encías sanas son rosadas y firmes, y no sangran

Pedro Felipe Cuellar

    Expertos sugieren que las caries afectan cerca del 94 % de los jóvenes adultos

    La literatura médica confirma que más del 90% de las personas mayores de 40 años de edad ha tenido caries en los dientes permanentes, lamentablemente, es riesgo de caries siempre está presente. 

    Los cambios relacionados con el envejecimiento implican que, incluso, los adultos pueden tener caries. Para el 2020, la entidad el Departamento de Salud, se encargó de gestionar políticas de prevención, promoción e intervención para la salud mundial, por su parte los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), manifestaron que aproximadamente 3,500 millones de personas, alrededor del mundo, sufren enfermedades bucodentales.

    Caries la enfermedad más común de las enfermedades bucales

    "La enfermedad más común es la caries dental, producida por la placa bacteriana que se acumula en la boca. Luego, tenemos la enfermedad periodontal que afecta las encías y el hueso alveolar", mencionó José Matos Pérez, el decano de la Escuela de Medicina Dental del Recinto de Ciencias Médicas de Puerto Rico. 

    Las caries son las zonas de una pieza dental que han perdido sustancia como resultado de un proceso que gradualmente disuelve la dura superficie externa del diente o esmalte dental, para finalmente avanzar al interior de la pieza.

    "Más del 19% de los niños, entre los 2 y 19 años, tiene caries sin tratar. Un programa completo de prevención dental debería incluir tratamientos con flúor, el cepillado dos veces al día, la elección inteligente de alimentos y la atención odontológica", compartieron los CDC.

    ¿Cómo se forman las caries?

    Se forma de la acumulación de placa, que inicia un proceso de acumulación luego de 20 minutos después de comer. Si esta no se quita, comenzará a endurecerse y terminará convirtiéndose en sarro (cálculo).

    Los ácidos de la placa dañan el esmalte que cubre los dientes, y a su vez crean orificios en los dientes llamados caries, que generalmente no duelen a no ser que sean muy grandes y afecten los nervios o causen una fractura del diente. 

    Sin el tratamiento, pueden llevar a una infección en el diente llamada un absceso dental, y que puede también destruir el interior del diente, daño que requiere un tratamiento más extenso o posiblemente la extracción del diente.

    Estos son los factores de riesgo que pueden llevar a desarrollar una carie

    • Placa.

    • Sarro.

    • Defectos en la superficie dental.

    • Alimentos azucarados o ácidos.

    • Déficit de flúor en la dentadura.

    • Flujo reducido de saliva.

    • Predisposición genética.

    • La placa bacteriana, compuesta de bacterias, saliva, restos de comida y células muertas.

    Tipos de Caries que puedes desarrollar

    La caries de la superficie lisa 

    Esta es de lento desarrollo y constituye el tipo más evitable y reversible. En este caso, la caries se inicia como un punto blanco donde las bacterias disuelven el calcio del esmalte; este tipo de caries en la dentadura permanente suele comenzar entre los 20 y los 30 años de edad.

    La caries de fosa y fisura

    Comienza en adolescencia en los dientes permanentes, se forma en las ranuras estrechas de la superficie de masticación y en el lado de los carrillos de los dientes posteriores. La caries dental en estos puntos progresa rápidamente.

    La caries de la raíz 

    Cubre la superficie que recubre la raíz, con el crecimiento de esta, va a dejar la raíz expuesta por el retroceso de las encías y, por lo general, afecta a personas que pasan de la edad madura, es el tipo de caries dental más difícil de evitar y tratar.

    Recomendaciones para su salud dental 

    • Cepíllese los dientes dos veces al día con una pasta de dientes con flúor para eliminar la placa bacteriana.

    • Utilice hilo dental diariamente para eliminar la placa depositada entre los dientes y debajo de la encía evitando que se endurezca y se convierta en sarro. 

    • Use enjuague bucal antes o después de cepillarse los dientes.

    • Limite el consumo de almidones y azúcares, especialmente los alimentos pegajosos. 

    • Visite al dentista periódicamente para que le realice exámenes periódicos y limpiezas profesionales.

    Mas noticias de Salud Pública