Efectos secundarios leves tras inmunización de COVID-19

Tener efectos secundarios leves tras vacunarse contra el COVID-19 es normal y esto es un signo de que la vacuna está funcionando efectivamente en el cuerpo del paciente.


Efectos secundarios leves tras inmunización de COVID-19

Tener efectos secundarios leves tras vacunarse contra el COVID-19 es normal y esto es un signo de que la vacuna está funcionando efectivamente en el cuerpo del paciente.

Los pacientes que generan efectos secundarios (alergias) son personas que tienen un historial de alergias.

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública 

Después de la inmunización es posible que aparezca fiebre, malestar general, dolor o cansancio, cada persona vacunada puede experimentar uno de los síntomas anteriormente ya mencionados, una combinación de ellos o ninguno, normalmente estos efectos secundarios desaparecen a las pocas horas o días

"La enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna. Las vacunas salvan vidas con un alto grado de protección", le dice a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Se ha demostrado que tener reacciones alérgicas suelen ser poco probables, de acuerdo a un estudio liderado por especialistas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, ya que la prevalencia de una reacción anafiláctica es de entre 2,5 y 11,1 casos por millón de dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo.

Los pacientes que generan alergias son personas que tienen un historial de alergias, por eso dicha estadística puede variar según el tipo de población o de la misma vacuna.

"Es difícil dar números concretos sobre qué tan probable será desarrollar un efecto secundario leve porque cada población o individuo responde de manera distinta", aclara Julian Tang.

Tenemos el ejemplo de Reino Unido, uno de los países más avanzados en campañas para vacunación, allí una de cada 10 personas experimentan algún efecto adverso leve, esto es algo completamente normal.

"La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos", explica a BBC Mundo la doctora Josefina López, quien participa en la campaña de vacunación en Madrid, España.

"Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus", agrega la especialista.

¿En qué momento pueden desarrollarse efectos secundarios?

Lleva muy pocos meses de vacunación esto implica que los estudios se actualizan constantemente para poder llegar a ser más certeros.

"Los efectos adversos en personas jóvenes pueden ser más notorios, lo cual no implica gravedad", dice López. Esto es porque "habitualmente las personas mayores experimentan un deterioro de la respuesta inmune que es normal al envejecer", apunta Wilbur Chen.

En las vacunas que requieren dos dosis, como la de Pfizer, Moderna o Sputnik V, parece haber cierta inclinación a experimentar algún efecto secundario tras recibir la segunda dosis.

"La primera dosis genera una respuesta inmune media y la segunda la refuerza. Es por ello que la segunda genera una respuesta más robusta y se asocia más a experimentar algún efecto secundario", explica a BBC Mundo el doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo, en Estados Unidos.


Artículos Relacionados