Afecciones oculares se pueden prevenir, pero las tasas no son favorables

Según la OMS, para 2030, el número de personas que padecerán una afección ocular aumentará a 1.400 millones de personas en el mundo.

Alexander Triana Yanquén

    Afecciones oculares se pueden prevenir, pero las tasas no son favorables

    Recientemente se dio a conocer el Informe Mundial sobre la Visión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en él se revela que según las previsiones, la necesidad mundial de atención ocular aumentará notablemente en las próximas décadas, lo que supondrá un reto considerable para los sistemas de salud. A pesar de las medidas concertadas que se han adoptado en los últimos 30 años, persisten importantes problemas. 

    El documento tiene por objeto estimular la acción en los países para que hagan frente a estos retos, proponiendo la atención ocular integrada y centrada en la persona como estrategia para fortalecer los sistemas de salud y así sentar las bases de una prestación de servicios que atienda las necesidades de la población. 

    En una sociedad global basada en la capacidad de ver, los problemas de visión tienen consecuencias de gran alcance para las personas, sus familias y sus cuidadores. Mientras que algunas afecciones oculares causan deficiencia visual, muchas no lo hacen y aun así pueden ocasionar dificultades personales y financieras debido a la necesidad de tratamiento que conllevan. 

    Visión, afecciones oculares

    La visión, el más dominante de nuestros sentidos, tiene un papel esencial en cada aspecto y etapa de nuestra vida. Damos por sentada la visión, pero sin ella, nos resulta difícil aprender a caminar, leer, participar en la escuela y trabajar. 

    Las afecciones oculares son muy comunes, pueden causar deficiencia visual y ceguera, como las cataratas, el tracoma y los errores de refracción, son, por buenas razones, el objetivo principal de la prevención y otras estrategias de atención ocular. Sin embargo, no se debe pasar por alto la importancia de las afecciones oculares que no suelen causar deficiencia visual, como el ojo seco y la conjuntivitis. 

    Estas enfermedades se encuentran entre los principales motivos de consulta en los servicios de atención ocular de todos los países. 

    Magnitud mundial, datos de las afecciones oculares

    Sin embargo, para la planificación se requieren datos más confiables sobre las necesidades satisfechas e insatisfechas de atención ocular. Además, la carga de las afecciones oculares y la deficiencia visual no está distribuida equitativamente, ya que tiende a ser mayor en los países de ingresos bajos y medianos y en las poblaciones subatendidas, como las mujeres, los migrantes, los pueblos indígenas, las personas con determinados tipos de discapacidad y las comunidades rurales. 

    El crecimiento y el envejecimiento de la población, junto con los cambios de comportamiento y de estilo de vida y la urbanización, harán aumentar notablemente el número de personas con afecciones oculares, deficiencia visual y ceguera en las próximas décadas. 

    Aunque faltan estimaciones mundiales fiables sobre la prevalencia de las afecciones oculares que no suelen causar deficiencia visual, pero que son motivos comunes de solicitud de asistencia, sí se dispone de algunos datos. En un examen de 20 estudios poblacionales realizados en todo el mundo se calculó que la prevalencia mundial del pterigión era del 10,2 %, con tasas que variaron entre el 2,8% en una zona urbana de Australia y el 33% en una zona rural de China. 

    También se han documentado datos epidemiológicos subnacionales sobre la prevalencia del síndrome del ojo seco entre adultos de 40 años de edad o más en muchos países; las tasas varían entre el 8% reportado en los Estados Unidos y más del 30% en algunas regiones de Taiwán y China.

    Estadísticas a nivel mundial

    • 2.600 millones de personas de todas las edades con miopía en 2020 (intervalo de incertidumbre, de 1.970 millones a 3.430 millones ). 

    • 312 millones de menores de 19 años con miopía en 2015 (intervalo de credibilidad del 95%, de 265 millones a 369 millones). 

    • 76 millones de personas de 40 a 80 años de edad con glaucoma en 2020 (intervalo de credibilidad del 95%, de 51,9 millones a 111,7 millones). 

    • 2,5 millones de personas de todas las edades con triquiasis tracomatosa en 2019. 

    • 1.800 millones de personas de todas las edades con presbicia en 2015 (intervalo de confianza, de 1.700 millones a 2.000 millones). 

    • 146 millones de adultos con retinopatía diabética, calculados aplicando la prevalencia mundial de cualquier forma de retinopatía diabética (34,6%) reportada por Yau et al. [2012] al número mundial estimado de adultos mayores de 18 años que tenían diabetes en 2014 (422 millones), según el Informe mundial sobre la diabetes (OMS, 2016). 

    • 195,6 millones de personas de 30 a 97 años con degeneración macular senil en 2020 (intervalo de credibilidad del 95%, de 140 millones a 261 millones)

    Proyecciones de afecciones oculares - Envejecimiento de la población 

    El envejecimiento de la población tendrá un efecto importante en el número de personas con afecciones oculares. Para 2030, se estima que el número de personas de 60 años o más en todo el mundo aumentará de 962 millones (2017) a 1.400 millones, mientras que el número de personas de más de 80 años aumentará de 137 millones (2017) a 202 millones. 

    Estos cambios en la población conducirán a un aumento considerable en el número de personas con afecciones oculares importantes que causan deficiencia visual. Por ejemplo, se ha proyectado que el número de personas con glaucoma senil aumentará 1,3 veces entre 2020 (76 millones) y 2030 (95,4 millones); y el de personas con degeneración macular senil, 1,2 veces entre 2020 (195,6 millones) y 2030 (243,3 millones). 

    Del mismo modo, se prevé que el número de personas con presbicia aumente de 1.800 millones en 2015 a 2.100 millones en 2030. Como la mayoría de las personas mayores de 70 años padecerán cataratas, el número de personas con esta afección también crecerá sustancialmente. 

    Asimismo, el envejecimiento de la población también llevará a un incremento del número de personas con otras afecciones oculares, incluidas las que no suelen causar problemas de visión, como el ojo seco.

    Recomendaciones del informe: cinco acciones importantes 

    1. Hacer de la atención ocular una parte esencial de la cobertura sanitaria universal. 

    2. Implementar la atención ocular integrada y centrada en la persona en los sistemas de salud. 

    3. Promover la implementación y la investigación de alta calidad en los sistemas de salud, a fin de complementar la base empírica de intervenciones efectivas en la atención ocular. 

    4. Hacer un seguimiento de las tendencias y evaluar el progreso hacia la implementación de la atención ocular integrada y centrada en la persona. 

    5. Concientizar, hacer partícipes y empoderar a las personas y las comunidades en relación con las necesidades de atención ocular

    Afecciones oculares comunes que pueden causar deficiencia visual

    • Degeneración macular senil: Daños en la parte central de la retina, responsable de la visión detallada, que producen manchas oscuras, sombras o distorsión de la visión central. El riesgo de padecer degeneración macular aumenta con la edad. 

    • Cataratas: Nubosidad en el cristalino del ojo que ocasiona una visión cada vez más borrosa. El riesgo de padecer cataratas aumenta con la edad. 

    • Opacidad corneal: Un grupo de afecciones que hacen que la córnea se vuelva cicatrizada o turbia. La opacidad es causada con mayor frecuencia por lesiones, infecciones o deficiencia de vitamina A en los niños.

    • Retinopatía diabética: Daño a los vasos sanguíneos de la retina, que se vuelven permeables o se obstruyen. La pérdida de visión ocurre más comúnmente debido a una inflamación en la parte central de la retina que puede conducir a la deficiencia visual. También es posible que se generen nuevos vasos sanguíneos en la retina, que puede sangrar o causar cicatrización de la retina y ceguera.

    • Glaucoma: Daño progresivo al nervio óptico. Inicialmente, la pérdida de visión se produce en la periferia y puede avanzar hasta convertirse en una deficiencia visual grave (esto se conoce como glaucoma de ángulo abierto, el tipo más común de glaucoma y el que generalmente se menciona en este informe). 

    • Error de refracción: Debido a una forma o longitud anormal del globo ocular, la luz no se enfoca en la retina, lo que produce visión borrosa. Existen varios tipos de errores de refracción; los más comúnmente mencionados en este informe son los siguientes:

    - Miopía : dificultad para ver objetos distantes.

    - Presbicia : dificultad para ver objetos a corta distancia a medida que se envejece (después de los 40 años de edad). 

    • Tracoma: Enfermedad causada por una infección bacteriana. Después de muchos años de infecciones repetidas, las pestañas pueden volverse hacia adentro (triquiasis), lo que puede causar cicatrices en la córnea y, en algunos casos, ceguera.

    Afecciones oculares comunes que no causan deficiencia visual

    • Blefaritis: Inflamación de los párpados cerca de la base de las pestañas caracterizada por enrojecimiento e irritación del ojo y del párpado. 

    • Chalazión y orzuelo: Trastornos comunes de los párpados debidos a una glándula obstruida o una infección localizada, que puede causar dolor.

    • Conjuntivitis: Inflamación de la conjuntiva (la membrana transparente que recubre el interior de los párpados y cubre la parte blanca del ojo) causada más comúnmente por alergia o infección.

    • Ojo seco: Se debe a una producción insuficiente de lágrimas, que puede provocar irritación y visión borrosa.

    • Pterigión y pinguécula: Crecimientos anormales en la conjuntiva que pueden causar dolor. En casos avanzados, la pterigión puede invadir la córnea y causar pérdida de visión.

    • Hemorragia subconjuntival: Rotura de vasos sanguíneos debajo de la conjuntiva. 

    El costo de subsanar el déficit de cobertura 

    El costo de atender las cataratas y los errores de refracción no tratados en todo el mundo se estima en 24.800 millones de dólares estadounidenses. Estos son los fondos adicionales que precisaría el sistema de salud actual en un horizonte temporal inmediato. Esta inversión financiera se necesita sin tardanza; requiere una planificación adecuada y depende de inversiones adicionales para fortalecer los sistemas de salud. 

    Hoy en día, millones de personas viven con una deficiencia visual o ceguera que podría haberse evitado pero, lamentablemente, no fue así. Aunque se desconoce el número exacto, se estima que 11,9 millones de personas en todo el mundo tienen una deficiencia visual moderada o grave o ceguera que podría haberse evitado, a causa del glaucoma, la retinopatía diabética y el tracoma. 

    El costo estimado de prevenir la deficiencia visual en estas personas habría sido 32.100 millones de dólares. Esto constituye una gran oportunidad perdida de prevenir la considerable carga personal y social vinculada con la deficiencia visual y la ceguera. 

    Conclusiones del informe

    La carga de las afecciones oculares y la deficiencia visual es desigual: a menudo es mucho mayor en los países de ingresos bajos y medianos, entre las personas mayores y las mujeres, y en las comunidades rurales y desfavorecidas. Afortunadamente, gracias a las medidas concertadas que se han adoptado en los últimos 30 años, se han logrado avances en muchos ámbitos. 

    También vale la pena mencionar que ciertas enfermedades que no suelen causar deficiencia visual pueden llegar a hacerlo, si no se tratan. Por ejemplo, una forma de conjuntivitis causada por una infección gonocócica puede llegar a ocasionar deficiencia visual cuando penetran en la córnea bacterias que causan ulceración y cicatrización corneal. Lo anterior pone de relieve la importancia del diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno para todas las afecciones oculares.

    Por ejemplo, de los 196 millones de personas estimados a nivel mundial que presentan degeneración macular senil, 10,4 millones (5,3%) tienen una deficiencia moderada o grave de la visión de lejos o ceguera debido a formas más graves de la enfermedad. 

    De manera similar, se estima que 64 millones de personas en todo el mundo padecen glaucoma, de las cuales solamente 6,9 millones (10,9%) tienen una deficiencia moderada o grave de la visión de lejos o ceguera como resultado de formas más graves de la enfermedad. 

    Fuente consultada aquí:

    Mas noticias de Salud Pública