Rol de los antiinflamatorios no esteroideos y corticosteroides en el manejo de Artritis Reumatoide

El objetivo del tratamiento para la Artritis Reumatoide, no es solo quitar el dolor, sino de poder controlar el mecanismo que activa la condición.

Alexander Triana Yanquén

    Rol de los antiinflamatorios no esteroideos y corticosteroides en el manejo de Artritis Reumatoide

    En el marco del foro para pacientes con artritis reumatoide llevado a cabo el pasado 5 de noviembre, la Dra. Amarilis Pérez De Jesús, reumatóloga y miembro fundador de la Junta de Directores de la Fundación Puertorriqueña de Enfermedades Reumáticas (FER), comentó que el objetivo del tratamiento para la artritis es poder aliviar los síntomas.

    "Cuando se diagnostica la artritis reumatoide, usualmente el paciente lo que quiere es que le quiten el dolor. Porque básicamente eso es lo que les agobia, los hace sentir incómodos, eso le complica y disminuye la calidad de vida del paciente", detalla. 

    "Sin embargo, yo les hago la aclaración: tú vienes para que te quite el dolor, pero mi meta es controlar el proceso inflamatorio... Yo puedo quitarles el dolor, pero si no hago nada para controlar ese proceso inflamatorio, su condición va a seguir deteriorándose.".

    Tratamiento esteroideo y no esteroideo

    Cuando se habla de tratamientos, muchas veces los pacientes asisten a consultorio al ser remitidos con uso de un antiinflamatorio no esteroideo, pero se debe a muchos otros factores como la asignación de la cita, el desconocimiento del paciente, demora entre la evaluación del médico primario a la remisión con el reumatólogo, entre otras.

    "El sueño de todo reumatólogo es que llegue entre los primeros tres meses en los que manifestó la condición, para nosotros poder tratar de controlar esos signos y síntomas y lograr una remisión lo más pronto posible. Pero eso no es la realidad", dice. 

    Es decir que esto retrasa el tratamiento y mientras tanto, la enfermedad avanza, retrasando así el manejo oportuno de la enfermedad. 

    "Estamos conscientes que con el antiinflamatorio no esteroidal lo que vamos a hacer es tratar de controlar un poco esos síntomas, pero no le estamos ofreciendo la alternativa de controlar el mecanismo por el cual ocurre la enfermedad", asegura.

    Otros medicamentos que suelen utilizarse son los corticoesteroides: "En la periferia (antes que el paciente llegue con el médico primario), lo tratan con corticosteroides porque actúan rápido, quitan el dolor, bajan la inflamación y el paciente se siente mucho mejor", explica.

    El papel de los corticoesteroides

    Este tipo de tratamiento suele usar como medida alterna, como un rescate para el manejo de la condición del paciente, y suele ser temporal: "lo voy a dar temporalmente en lo que el otro medicamento va a hacer efecto, pero la idea no es tener un paciente en esteroides por siempre, mucho menos en dosis altas, porque sabemos que va a causarles complicaciones como osteoporosis, descontrol de azúcar, hipertensión y otras. Así es que si utilizamos el corticosteroide va a ser utilizado en periodos bien cortos y en dosis bien bajitas", afirma.

    Ahora, destaca la doctora que una de las condiciones que siempre se debe tener presente es el compromiso del paciente: "si yo veo que ese paciente no va a ser cumplidor con el uso de corticosteroides, mejor no lo utilizo. Muchas veces le dan la cortisona al paciente, se siente mejor y no lo quiere dejar. Entonces ya eso constituye un problema y estamos añadiendo más morbilidad al paciente que ya tiene una condición crónica, sistémica con múltiples complicaciones", asegura.

    Es importante que se atienda que esta enfermedad tiene una serie de complicaciones que limitarán la vida cotidiana de los pacientes, por ello es vital que se atienda con dedicación las recomendaciones del especialista en tanto al manejo que se le da la condición. Teniendo como clave, que cada persona reacciona diferente y no es usual ver dos pacientes con la misma formulación o etapa de la condición. 

    "Yo creo que es muy difícil encontrar un mismo paciente o dos pacientes que estén utilizando exactamente la misma dosis de medicamentos. Las terapias para AR son diseñadas específicamente para cada paciente", afirma.

    Vea el programa completo acá:



    Mas noticias de Reumatología