Artritis Infecciosa: La importancia de reconocerla a tiempo

Uno de los tratamientos es la aspiración articular que se usa para extraer el fluido articular de una articulación hinchada, esto puede permitir al especialista diagnosticar la causa de la inflamación.

Sebastián Salguero, Yolimarian Torres

    Artritis Infecciosa: La importancia de reconocerla a tiempo

    Este padecimiento es una infección en la articulación que proviene de una infección bacteriana, viral o por hongos que se disemina desde otra parte del cuerpo.

    La mayoría de los tipos de artritis causan dolor e hinchazón en las articulaciones que es donde se unen los huesos, por ejemplo, el codo, la rodilla, entre otros.

    Síntomas

    *Dolor intenso en la articulación 

    *Enrojecimiento e hinchazón

    *Escalofríos y fiebre

    *Imposibilidad de mover el área de la articulación infectada

    Causas

    La artritis séptica puede deberse a infecciones bacterianas, virales o micóticas. La infección bacteriana por Staphylococcus aureus (estafilococo) es la causa más común. El estafilococo vive normalmente incluso en la piel sana.

    La artritis séptica puede manifestarse cuando una infección, como una infección en la piel o en las vías urinarias, se propaga a través del torrente sanguíneo a una articulación. Con menor frecuencia, una herida punzante, una inyección de medicamento o una cirugía en una articulación o cerca de esta (incluso una cirugía de reemplazo de articulación) pueden dejar pasar gérmenes al espacio de la articulación.

    El revestimiento de las articulaciones tiene poca capacidad para protegerse de las infecciones. La reacción del organismo a la infección, como una inflamación que puede aumentar la presión y disminuir el flujo de sangre dentro de la articulación, contribuye a causar daños.

    Factores de riesgo

    Los factores de riesgo de la artritis séptica son:

    Problemas existentes en las articulaciones. Las enfermedades y trastornos crónicos que afectan las articulaciones (tales como artrosis, gota, artritis reumatoide o lupus) pueden aumentar el riesgo de artritis séptica, como también puede causarlo una cirugía de articulación previa y una lesión en la articulación.

    Una articulación artificial. Las bacterias pueden introducirse durante una cirugía de reemplazo de una articulación, o bien, una articulación artificial se puede infectar si los gérmenes llegan a la articulación desde otra parte del cuerpo por el torrente sanguíneo.

    Medicamentos para la artritis reumatoide. Las personas con artritis reumatoide tienen un mayor riesgo, ya que los medicamentos que toman pueden suprimir el sistema inmunitario y así aumentar la probabilidad de infecciones. Diagnosticar la artritis séptica en las personas con artritis reumatoide es difícil, ya que muchos signos y síntomas son similares.

    Fragilidad de la piel. La piel que se quiebra con facilidad y cicatriza en forma deficiente puede ser una vía de acceso al cuerpo para las bacterias. Las enfermedades de la piel, tales como psoriasis y eccema, aumentan el riesgo de artritis séptica, al igual que las infecciones en las lesiones de la piel. Las personas que regularmente se inyectan drogas también tienen un mayor riesgo de infección en el lugar de la inyección.

    Sistema inmunitario débil. Las personas con un sistema inmunitario débil tienen un mayor riesgo de artritis séptica. Esto comprende a personas con diabetes, problemas renales y hepáticos, y personas que toman medicamentos para suprimir el sistema inmunitario.

    Traumatismo en las articulaciones. Las mordeduras de animales, las heridas de punción o los cortes en las articulaciones pueden generar riesgo de artritis séptica.

    La combinación de factores de riesgo genera mayor riesgo que la existencia de un solo factor de riesgo.

    Artritis reactiva

    Es un tipo de este padecimiento infeccioso que afecta generalmente la rodilla, el tobillo o el pie. Además, la infección que causa la artritis reactiva ocurre en la vejiga, la uretra o en mujeres en la vagina. Se puede transmitir por una bacteria transmitida sexualmente y también al consumir alimentos contaminados o manejar algo infectado con bacterias.

    Diagnóstico y exámenes 

    Análisis del líquido sinovial

    Antígeno HLA-B27

    Conteo sanguíneo completo

    Cultivo de líquido articular

    Prueba de cultivo de bacterias

    Prueba de proteína C reactiva

    Rayos X óseo

    RMN del sistema muculoesquelético

    Tratamientos

    Uno de los tratamientos es la aspiración articular que se usa para extraer el fluido articular de una articulación hinchada, esto puede permitir al especialista diagnosticar la causa de la inflamación.

    Los riesgos asociados con este procedimiento son mínimos y rara vez se produce infección, sangrado u otro riesgo importante.

    Las inyecciones se llevan a cabo con un aerosol frío u otro anestésico local, primero se debe limpiar la superficie de la piel y luego se atraviesa la articulación con una aguja en una jeringa. De esta forma se puede obtener el líquido de la articulación que se utiliza para ser analizado en un laboratorio.

    La rodilla, el hombro, el tobillo, el codo, la muñeca la base del pulgar y las pequeñas articulaciones de manos y pies suelen inyectarse.

    Mas noticias de Reumatología