Adherencia al tratamiento de Artritis Reumatoide es clave para controlar la condición, enfatiza experta

El tratamiento para la enfermedad no depende solo de los medicamentos que le sean suministrados al paciente, sino del compromiso del mismo.

María Camila Sánchez

    Adherencia al tratamiento de Artritis Reumatoide es clave para controlar la condición,  enfatiza experta

    La artritis reumatoide es una condición sistémica crónica que afecta no solo a las articulaciones, sino que está relacionada con algunas afecciones de los órganos, como anemia, enfermedad cardiovascular, osteoporosis, fracturas e incluso cáncer.

    Por lo general, esta enfermedad cuenta con cuatro síntomas centrales, en los cuales se incluye el dolor, enrojecimiento, hinchazón y aumento de temperatura en las zonas afectadas. Además, el paciente presenta cuadros de rigidez que suelen durar aproximadamente 30 minutos y agotamiento crónico a causa del proceso de inflación sistémico.

    En exclusiva para la revista Medicina y Salud Pública, la reumatóloga Amarilis Pérez de Jesús explicó que, para dar un diagnóstico certero de la enfermedad, es necesario que la sintomatología concuerde con una serie de parámetros expuestos por el Colegio Estadounidense de Reumatólogos: "no todo el que tiene un factor reumatoideo positivo necesariamente tiene artritis reumatoide", aseguró.

    Por otra parte, la doctora explicó que la artritis reumatoide se presenta simétricamente, es decir afecta ambos hemisferios del cuerpo en igual medida, como un efecto espejo, y aunque muchas personas consideren que la enfermedad solo afecta a personas de edad avanzada, desafortunadamente no existe una reglamentación biológica en la que se determine la afectación a un rango poblacional en específico.

    Evolución de los tratamientos para la artritis reumatoide con el paso de los años.

    La especialista detalló que, con el paso de los años y la evolución tecnológica y científica, ha sido implementado en pasadas décadas tratamientos y medicamentos que ejercían un mayor control de la enfermedad, a medida que eran descubiertos. Esto permitió que los pacientes pudieran hacer un mejor frente a la situación, mejorando la expectativa y la calidad de vida.

    "Para los años 30, se comenzó a utilizar antiinflamatorios no esteroidales y tratamientos con oro inyectable. Para los 50, se empezó a utilizar la hidroxicloriquina y esteroides; en los años 60, se implementa la sulfasalazina; para la década de los 70, inicia el uso de D-pencilamina y azatioprina; para la década de los 80, llega el metotrexato; en los años 90, comenzamos con los antagonistas del factor necrótico tumoral, leflunomida y la ciclosporina. Y finalmente, para año 2000 comenzamos a desarrollar terapias dirigidas a las células B."

    Las investigaciones que se han llevado a cabo en materia de la artritis reumatoide han permitido determinar que no todos los medicamentos cumplen las mismas funciones en todas las personas: "Vamos desarrollando unos modelos terapéuticos para cada paciente; cada paciente es un mundo y tiene diferentes enfermedades asociadas, de manera que las terapias van a variar".

    La experta resalta no solo la importancia de un diagnóstico temprano, sino la correcta adherencia al tratamiento para lograr el objetivo establecido por médico y paciente desde un principio, siempre en pro del bienestar de la persona; se debe seguir y cumplir con la terapia bajo la supervisión de un profesional.

    Alivie y prevenga los síntomas de la artritis reumatoide desde casa

    Realice estiramientos matutinos para evitar la rigidez de las articulaciones.

    Haga caminatas. Inicie con paseos cortos y vaya alargándolos cada vez más. El objetivo es poder mantener las articulaciones en movimiento.

    Haga ejercicios acuáticos.

    Ejercítese en bicicletas estáticas.

    Practique pilates o yoga. 

    Vea el programa completo aquí: 

    Artritis reumatoide en Puerto Rico: gran prevalencia en población envejeciente

    Por su parte, el doctor Oscar Soto raíces, aclaró cuáles son los tipos de enfermedades que atacan a la población longeva, qué tipo de factores influyen en la incidencia de la enfermedad en mujeres, la importancia de la actividad física y los tratamientos que se pueden implementar para los diversos tipos de padecimientos que  presenta un paciente con artritis.

    "La población envejeciente tiene unas particularidades porque la incidencia o la probabilidad es mayor cuando hablamos de osteoartritis porque es un tipo de artritis que se considera no inflamatoria pero que sale o proviene del desgaste usual de la articulación con los años, es decir que a mayor edad mayor probabilidad de tener síntomas o cambios degenerativos en las articulaciones, por lo tanto es lo más común en personas de edad avanzada, pero esto no significa que esta población no pueda desarrollar artritis reumatoide por ejemplo, una artritis psoriásica, en sí tienden a presentar tipos de artritis inflamatorias. La polimialgia reumática es muy importante tenerla en cuenta en esta edad pues tiende a ser común en pacientes con 65 años o más, con dolor inflamación y rigidez en las articulaciones" añadió el reumatólogo.

    Mas noticias de Reumatología