Dolor de pecho por ansiedad: ¿cómo identificarlo y manejar los síntomas?

Identificar la ansiedad como la causa del dolor en el pecho es un paso importante en el tratamiento del trastorno.

Luisa Ochoa

    Dolor de pecho por ansiedad: ¿cómo identificarlo y manejar los síntomas?

    Algunas personas experimentan ansiedad habitualmente. Los síntomas pueden ir más allá de sentimientos de preocupación o inquietud, y reflejar otras reacciones físicas, aunque ocasionalmente estos síntomas se asocian erróneamente con otras afecciones.

    Por ejemplo, el dolor de pecho a veces es un síntoma de ansiedad. A menudo, como resultado de un ataque de pánico o de una reacción más intensa, el dolor de pecho es motivo de preocupación debido a la posible conexión con ataques cardíacos y otras afecciones cardíacas.

    Cómo se siente el dolor en el pecho por ansiedad

    Los síntomas de ansiedad rara vez son los mismos de una persona a otra. Algunos días, los síntomas ni siquiera son los mismos para la misma persona. La ansiedad se presenta de diversas maneras, y eso dificulta poder detectar o comprender los síntomas.

    El dolor en el pecho asociado con la ansiedad también se percibe de forma diferente en cada persona. Algunas personas pueden experimentar dolor en el pecho de forma gradual. Para otras, el dolor puede ser repentino e inesperado. Este dolor de pecho por ansiedad puede describirse como:

    Dolor agudo y punzante;

    dolor persistente en el pecho;

    una contracción muscular inusual o un espasmo en el pecho;

    ardor, entumecimiento o un dolor sordo;

    presión incisiva;

    y tensión u opresión en el pecho.

    Si la persona no tiene antecedentes de dolor en el pecho con ansiedad, es posible que se alarme. Muchas personas asumen que están teniendo un ataque cardíaco y van a la sala de emergencias del hospital para recibir tratamiento.

    En un estudio, los investigadores encontraron que el trastorno de ansiedad era prevalente entre las personas con dolor torácico inespecífico (NSCP, en inglés). El NSCP se describe como un dolor de pecho atípico con otros síntomas que no son el resultado de un evento cardíaco.

    Dolor en el pecho por ansiedad vs. dolor de pecho por un ataque cardíaco

    El dolor en el pecho puede ser una señal de advertencia de un ataque al corazón. Estos son algunos consejos para ayudar a determinar si el dolor en el pecho es causado por la ansiedad o por un ataque cardíaco:

    ¿Qué causa el dolor en el pecho por ansiedad?

    Cuando una persona está ansiosa, el cuerpo puede producir, y a menudo produce, reacciones físicas como sudor o falta de aliento.

    La respuesta al estrés también puede incluir una respuesta psicológica o emocional. La persona podría volverse agresivo o alterarse con mayor facilidad. Estas respuestas se conocen como la respuesta de lucha o huida.

    De igual forma, en un momento de mayor estrés, el ritmo cardíaco puede aumentar, y la fuerza de los latidos puede ser más fuerte. Todo esto, combinado con la tensión de los músculos del pecho, puede hacer que se sienta un dolor inusual.

    Cuándo consultar a un médico

    Si la ansiedad y el dolor en el pecho son severos o crónicos, puede que se necesite consultar con un terapeuta. Él o ella puede hablar sobre situaciones que causan ansiedad y ayudar a aprender técnicas de afrontamiento. Es posible que estas técnicas no resulten algo natural si a menudo la persona está ansiosa. 

    Un terapeuta o médico puede enseñar técnicas para enfrentar las necesidades diarias que permitan a la persona sentirse en control y seguro. Cuando empiece a recuperar la calma, los síntomas, incluyendo el dolor en el pecho, disminuirán.

    Si las técnicas de coaching o los ejercicios mentales no tienen éxito, es posible que tenga que considerar tomar medicamentos. Los medicamentos ansiolíticos conllevan efectos secundarios y riesgos. Pero usarlos provisionalmente mientras se aprende a lidiar con los síntomas puede ser útil.

    Pronóstico

    Identificar la ansiedad como la causa del dolor en el pecho es un paso importante en el tratamiento de la afección. A medida que se aprende a controlar los efectos secundarios de la ansiedad, también se aprenderá a manejar las complicaciones no deseadas, como el dolor en el pecho.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Psiquiatría y psicología